Translate

sábado, 28 de julio de 2007

La cocinera siniestra

¿Por qué cualquier pueblucho que se retrate en una película, puede ser un escenario idóneo para que se desarrollen las más diversas y entretenidas tramas de misterio, aventura, o thriller policiaco, mientras a uno le da la impresión de que en su ciudad no ocurre nunca nada interesante?
La respuesta podría ser más sencilla, y sobre todo menos desmoralizante, que achacarlo a que el sitio en el que vives es un muerto, donde la rutina puede acabar con tu vida por puro aburrimiento, y es que no observamos. Si uno se detiene tan sólo unos segundos a contemplar el comportamiento de la gente; el modo en que interactúan unos con otros, y lo que puede inferirse de la combinación entre diálogos, aspecto externo y lenguaje gestual, nos saldrían argumentos para varias películas cada día. ¡Hagan la prueba!

Para los menos observadores también hay regados por el mundo cientos de personajes de apariencia normal, pero extrañamente siniestros, como la cocinera de la cafetería mi facultad: una mujer en apariencia profesional, serena e impasible, pero que a mí no me engaña, pues sé que bajo esa mirada perdida en el horizonte, propia de un de ser nihilista y aislado, se esconde la fría mente de una asesina calculadora y despiadada, que seguramente estará eligiendo entre los jóvenes universitarios a la próxima víctima de sus macabros crímenes.

Esta mujer de penetrantes ojos azules, más creible como personaje Hitchcockiano que como la señora mentalmente estable que quiere hacernos creer que es, algún día dará que hablar, proporcionando así un poco de emoción a la vida sencilla que llevamos en nuestra humilde isla. Tiempo al tiempo...

6 comentarios:

María dijo...

La verdad es que yo, sinceramente, después de enterarme de las recientes cuchilladas en cajeros automáticos, me he concienciado de que nuestras ciudades sí pueden ser escenarios de thrillers... prefiero no pensarlo, aunque últimamente cierro el fechillo cuando saco dinero XDD "porsiaca". Bueno, y ya más teniendo que ver con tu entrada... la verdad que tienes toda la razón, hay mucha gente "interesante" o "siniestra", como quieras llamarlo, suelta por nuestro alrededor, que cualquier día se destapan y... buff!! jajaja

Un bacio, amore!

JuanRa Diablo dijo...

Jeje, detectivesca tu forma de mirar a la gente.
Aquí en el centro de mayores, a fuerza de observar, también sospecho de dos:
De uno estoy seguro que se hace el cojo. No puede ser que tarde tanto tiempo en llegar a un sitio unas veces y tan poco otras. ¿Por qué se hace el cojo? Estaré al tanto.
El otro tiene a la mujer atada en la casa y la deja muy a gusto pero luego se arrepiente y se va a soltarla. No me digas cómo lo sé, lo intuyo.
Un saludo!
(PD. Dice la cocinera de la cafetería de Guajara que vayas, que quiere decirte algo)

peibol dijo...

A María:
Que no se destapen, mejor seguir viviendo en la ignorancia sobre sus macabros planes :p. Besos

A JuanRa Diablo:
Jajajajaja, veo que eres de los míos, ¿verdad que es apasionante inferir estas tramas, aunque sean más fantasiosas que probables? :)

(Dile a la cocinera que soy un hombre muy ocupado... XD)


¡Saludos!

El Zorrocloco dijo...

Y ladrona de guantes, debo añadir XD

Misaoshi dijo...

No me preguntes cómo he llegado aquí.

Diox tío, qué acojone. Deja de linkar XD ¿Cómo te acuerdas de TODO lo que escribes? XD

peibol dijo...

Zorro:

Jajajajaja. Eso no lo sabía yo. :o

Misa:

Fácil. Tengo una memoria fascinante para cosas absolutamente inútiles. XD


¡Saludos!