Translate

viernes, 29 de febrero de 2008

Melinda y Melindo

Mi hermana y yo somos incompatibles a la hora de ver series; si yo disfruto con Nip/Tuck o PERDIDOS (la mejor serie de la historia), ella lo hace con aquellas que no sólo no me gustan, sino que me resultan insoportables (Fiscal Chase, Caso abierto, Shark, …). La única que podemos ver juntos, y sólo un rato porque es tan ñoña que empalaga, es Entre Fantasmas, pero no porque me guste (en absoluto, es infumable), sino porque se le puede sacar miga, si cuentas con la persona adecuada para hacerlo.

La protagonista es Melinda, una joven que posee la capacidad de comunicarse con los muertos, a los que ayuda a pasar “al otro lado”. Vive en uno de esos pequeños pueblos estadounidenses en los que más allá de la calle principal no hay NADA, y tiene un marido que más de una quisiera para ella: es joven, atlético, bombero (que eso siempre tira mucho), altruista, un poco calzonazos (para qué engañarnos), y tremendamente comprensivo con el don de su esposa, a la que apoya incondicionalmente en su labor de médium. Da igual que ella de un grito de terror al ver a un muerto delante de la tele, “Melindo” lo comprenderá, y lejos de dejarse intimidar por convivir con fenómenos paranormales siniestros, le cogerá las manos a su mujer y hablarán de lo ocurrido mirándose a los ojitos. Ellos son una pareja modelo y saben que incluso en esas circunstancias, la comunicación es la base de la felicidad conyugal.

Los dos son de estampa, él es guapo, atento y buena persona, y ella, además de todo lo anterior, es adorable y posee una voz de niña inocente, que se contradice mucho con su actitud de lolita. Melinda no es una calientabraguetas de forma deliberada, pero es obvio que va levantando pasiones (y otras cosas) allá donde va. Su lema vital es “Antes muerta que sencilla”… ¡y tanto que si! No importa si está trabajando, viendo la tele, paseando, o en un funeral; siempre está perfecta. Siempre.

Se despierta con el pelo perfectamente peinado (tirabuzones incluidos), jamás se le ha visto con ropa que no le favorezca, y tiene los ojos pintados incluso en las situaciones más insospechadas, como cuando le dieron un piñazo, y lucía media cara hecha un cristo y la otra media perfectamente maquillada; ver para creer. Pero si hay algo que realmente la define son sus tetas…si, sus tetas, porque son parte importante del personaje y atraen a más de un espectador, razón por la cual las lleva siempre bien visibles con vertiginosos escotes. Cualquier día la veremos limpiando el retrete con el pelo cardado, el gloss, el rimel, el picardías y los tacones de aguja, y ni así se le acercará Melindo, que o bien es gay, o bien vive en un estado de sobreexcitación sexual que sabe canalizar satisfactoriamente de algún modo (a no ser que descargue con el cuerpo de bomberos), porque para estar recién casados son más mojigatos que el cura que los unió, y destilan menos energía sexual que Epi y Blas.

En cualquier caso creo que ella se basta y se sobra consigo misma, de modo que con sólo mirarse en los escaparates u observar la reacción de los hombres que se le cruzan, tiene autoestima suficiente como para poder prescindir del sexo. ¡Qué grande eres Melinda!


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo cierto es que opino igual que usted, todas esas series que ha mencionado que le encantan a su hermana yo las odio tambien, mas que nada...nunca me he parado a verlas, pero en fin...en cuanto a entre fantasmas opinio casi lo mismo, de vez en cuando la he visto y me he percatado de melinda y melindo, quien no querria tener un marido asi...o una mujer!! lyo llegue una vez a opinar que estaba embarazada porque todos los modelos que lucia eran de faldon largo, es decir ancho por la cintura para dicimular las chichas, pero claro toos sabemos que ella chicha no tiene.
Yo apuesto mas por otra serie con medianamente el mismo argumento, e es Medium, esa si es una mujer normal, que en antaño fue deseada supongo, y tiene unas hijas normales y un marido que se sale, discuten, se rien y tal...si me gustaria tener ese matrimonio. Pero tal vez para mi una de las mejores cosas de la serie es la hija mediana, todo el dia con cara enfurruñada...es una monada!!!

Sara dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Oh dios! xDDDDD Me indigna realmente que no hayas puesto mi granito de arena en la denominacion de "Melinda y Melindo", que bien nos reimos de ellos, sobre todo recuerdo el ataque de risa que te dio cuando te dije lo del ojo en tinta de Melinda y su ojo normal con el eye liner perfecto. Es que ella nació con la raya del eye liner, yo creo.
Pero si, como la serie es, realmente una mierda, y tienen poco que decir, pues tienen que poner algo que llame la atencion, y ya se sabe que tiran mas dos tetas, que dos carretas, y si encima ponemos al Melindo, pos ya está.
Si es que está claro....

Peibol dijo...

Jajajajaja. Iba a dedicarte el artículo, porque obviamente lo escribí inspirado por ti, pero entre unas cosas y otras se me fue.Sorry

Besos