Translate

jueves, 30 de octubre de 2008

Singing in the rain


Qué llueva, qué llueva,
y todos en sus “cuevas”,
se purifica el aire,
se limpian nuestras calles.

¡Qué sí, qué no!,
Qué caiga un chaparrón!

Qué siga lloviendo,
las “cucas” pereciendo,
pues mueren ahogadas,
con la que está cayendo.

¡Qué sí, qué no!
¡Qué caiga un chaparrón!
¡Y que me moje yo!


A pesar de la incompresión generalizada que despierto al decir lo mucho que me gusta mojarme bajo la lluvia, me consta que es algo más común de lo que en un primer momento pudiera parecer. Esos días fríos, con nubes oscurísimas amenazando con descargar sobre tu cabeza, y en los que el olor a humedad lo impregna todo, me invade una inexplicable sensación de felicidad, que incluso consigue hacerme sonreír involuntariamente por la calle, hasta que me doy cuenta de cómo me miran y trato de disimularlo. Me encanta.

Las calles se limpian, la población de mosca blanca y cucarachas queda diezmada, y el aire se “purifica”, quedándose todo oliendo a nuevo; le damos una alegría a la madre naturaleza y los embalses, y estar calentitos en casa mientras diluvia no nos resulta demasiado horrible. Pero lo mejor sin duda es (cuando se trata de una lluvia moderada, y nunca exponiéndote a coger pulmonías por abusar), salir a la calle como si nada, hacer tu vida, y empaparte a base de bien. Es maravilloso. Sientes las gotas cayéndote en el pelo y rodando por la frente, mojándote la cara, humedeciéndote los labios, y envolviéndote por completo de un frío muy agradable.

Supongo que si viviera en Galicia y no en Tenerife, no me gustaría tanto, pero hoy nos ha caído todo el agua que llevábamos meses esperando, y estoy que no quepo en mí de contento. ¡Qué llueva, qué llueva!





8 comentarios:

Oliver dijo...

Hola Peibol!!
Discrepo contigo, no me gusta mojarme, a mi los días de lluvia me gustan cuando me puedo quedar en casita viendo pelis de miedo.
En cambio, hoy me tocó ir a currar y empaparme de arriba a abajo, lo cual me incomoda bastante.
Fuera de mi casa marca 13 grados, vivo en la laguna y a los que piensan que en Canarias no bajamos de 25 grados en todo el año, están invitados a pasar frío de verdad. Lamento tirar por la borda los millones gastados en publicidad sobre nuestra isla pero lo que es, es.
Saludetes

El Sombrerero Loco dijo...

A mi me encanta que llueva! pero cojo paraguas :D pero me encanta ke llueva esté donde esté, en casa, en el curro, en la calle o en un bar. Es más cuando en la tele dicen que va a llover y luego amanece un sol abrasador me pillo unos rebotes... xD

peibol dijo...

A el sombrero loco:
Así me gusta, eres de los míos ;). Yo sólo cojo paraguas cuando es absolutamente imprescindible.

A oliver:
Tú puedes acogerte a lo que digo de que si viviera en Galicia, no me gustaría tanto, porque La Laguna es un universo paralelo de frío y humedad, y Guajara ya ni te cuento.

¡Saludos!

María dijo...

A mí también me encanta que llueva... eso sí, mejor si llevo lentillas (no soporto las gotas en las gafas) ;) No disfruto tanto como tú el hecho de salir a mojarme, pero sí el ambiente que se vive en las calles con los paraguas y el olor tan especial que se crea en el ambiente.

Como no, también adoro estar en casa calentita, enrollada en una manta y oyendo el ruido del agua cayendo y corriendo por la calle.

Un beso nené

Anónimo dijo...

A mi si me gusta que llueva pero cuando debe hacerlo. Por ejemplo cuando en verano cae un chaparron me molesta muchisimo al igual que me molesta que en invierno haga calor....me encata la lluvia para estar en casa con una manta y un buen libro o una buena peli o serie de television. Y que decir de cuando caen dos gotas todos se asustan y nos ponen en alerta para que luego no pase nada.... Mucho me temo que gracias al calentamiento global dentro de unos años, las estaciones estaran completamente equivocadas o mezcladas y no podremos disfrutar de la lluvia o del calor en su estado way....

P.D: yo recuerdo la cancion de otra manera.....?¿

Mery

peibol dijo...

A María:

Debe ser un coñazo lo de las gafas y las gotitas...¿para cuando gafas con limpiaparabrisas diminutos?

A ver si algún día de estos nos llueve mientras estamos en tu casa, viendo una peli bajo una manta ¡Qué rico!

A Mery:
Recuerdas la canción de otra manera, porque esta es mi versión particular. ;)

JuanRa Diablo dijo...

Comparto plenamente contigo ese gusto por la lluvia.
De los recuerdos de infancia que más regocijo me produce recordar están aquellos días en los que llovía a mares y había que salir corriendo del coche para entrar en el cole. Y aún así te calabas. Y luego tenían que encender las luces de la clase porque el cielo estaba encapotado y no había suficiente luz. Y nos llegaba el sonido del agua cayendo por los canales hacia el patio... Me encantaban esos momentos.
Lamentablemente vivo en una de las zonas de España en la que menos llueve. Será por eso.

peibol dijo...

Te pasa lo que a amí, que ves tres gotas de agua al año, y te llenas de felicidad. En cualquier caso, prefiero que sea así, y no que estuviera harto por vivir en un sitio de continuas lluvias. Ya se sabe: "lo poco gusta y lo mucho cansa."

Saludos ;)