Translate

sábado, 6 de diciembre de 2008

La ruindad

Los seres humanos tendemos a desarrollar conductas sin explicación, que a base de ser repetidas se convierten en hábitos que nos cuesta dejar, también denominados manías. Hay quien siente la necesidad de ponerse primero un zapato que otro, jugar con un rizo en particular o pisar sólo baldosas alternas. Yo, a pesar de considerarme una persona honrada, tengo una reprochable costumbre desde hace años, que es ya todo un ritual personal: robar bolitas de coco.

Cuando se acercan las navidades, los supermercados empiezan a colocar enormes contenedores repletos de dulces que coger al peso, y entre todos, destaca una caja llena de bolitas doradas: se trata de las bolitas de coco, que son de lo poco que realmente me gusta comer en estas fechas. Pues bien, desde hace mucho, en cuanto llega el stock navideño, siento la necesidad de coger una cada vez que voy al supermercado. Sólo una. Hay quien reza por las pascuas y a mí me da por esto. Será una cuestión de falta de espiritualidad…

Ayer fui a hacer la compra y descubrí que Mercadona estaba empezando a ponerse festiva. Me acerqué a las bolitas con mi carro de tela (de los que llevan las doñas al mercado), introduje la mano, cogí una y la metí dentro. Al salir, cuando ya había pagado toda la compra y estaba el carro vacío, el chico de caja me pidió echar un vistazo al interior:

-¿Cómo? –le dije.

-Sí, que me dejes echar un vistazo por dentro – contestó tajante.

-Eh… ah, claro, sí sí – respondí.

Abrí el carro, tratando de dejar oculta las pelotita brillante que había al fondo, que al contrastar notoriamente con el forro negro, iba a ser difícil. No me podía creer que a estas alturas fuera a pasar la vergüenza de ser reprendido por mi pequeña ruindad ¡Qué bochorno!

El chico echó un ojo, y no sé si vería algo, pero al verme a mí tan tranquilo, imagino que pensaría que se trataba de una platina aplastada de una compra anterior, y siguió a lo suyo.

-Oye pero, se pueden entrar los carros ¿no? Lo digo porque he visto que más gente lo hace. –le pregunté por quitarme la tensión.

-Sí sí –me tranquilizó- pero luego pedimos que los abran para controlar – añadió con una sonrisa cordial.

-Claro claro, es que si no, a saber lo que pueden meter ahí dentro. Bueno, venga, hasta luego – concluí alejándome de allí lo más rápido posible.


¡Qué estrés sin necesidad!

19 comentarios:

Nils dijo...

y todo por una bolita de coco de ¿20 centimos? por esa razón nunca me cuelo en el metro o en el bus en el extranjero, no compensa el nerviosismo.

Oliver dijo...

Una idea que te puede servir es la de coger un par de polvorones al peso y pesarlo sin cerrar aún la bolsa, cuando te salga la pegatina se la pegas a la bolsa y luego metes un par de dulces más y la cierras. El de caja no sabrá si realmente eso pesa un gramo más o un gramo menos.
Desde luego sería también una vergüenza que te pillaran haciéndolo. Para otra vez, mete la bolita de coco en el bolsillo de tu chaqueta que ahí no te harán enseñar nada.
Yo también llevo carrito a la compra, es de Zara Home y es la mar de práctico porque es plegable y ocupa lo mismo que un neceser.
Saludetes

peibol dijo...

A Nils:
Yo también pienso que no compensa, pero... después de tantos años, ¿quién iba a pensar que me iban a coger?

Por otra parte, si te cogen, siempre puedes salir mejor del paso habiendo robado un bombón que una pata de jamón XD

A Oliver:
¡Eso ya es premeditación y alevosía! Pero lo tendré en cuenta...

En realidad, es más por la costumbre que por otra cosa; normalmente me la como mientras hago la compra, pero no me tienta comprar una bolsa entera. Nunca he sido muy goloso.

Mi carro es como el que sale en la foto, que según supe mientras buscaba imágenes para el artículo, recibió el premio al diseño 2007 ¡Toma ya!

Saludos ;)

Stultifer dijo...

Muy bien. Hazlo siempre que vayas. Yo seguiré tus pasos y cada vez que vaya a Mercadona robaré una bolita de coco. No vale comerla dentro del establecimiento. Hay que sacarla. Si me pillan con la bolita en caja diré que soy un ladrón y que la he robado. No hay nada mejor que decir siempre la verdad. ¿Qué quieres, que me la coma dentro?

Yo tenía costumbre de "colar" artículos innecesarios en carritos de otros clientes (guantes de goma, estropajos...). Cuando me pillaban echándoles algo mi cara sonreía diciendo: Pensé que lo necesitaba.

peibol dijo...

A Stultifer:
¡He creado moda! Y si, es mejor ir con la verdad por delante, pero... sin pasarse. XD

Me gustó la idea de lo de poner artículos en carros ajenos, yo conocí a uno que se dedicaba a cambiar las pegatinas de precio... y se armaba siempre la de dios.

Saludos y bienvenido

Stultifer dijo...

Lo cierto es que cuando he visto la foto de la bolita de coco he bajado a la cocina a cojer una. Tenía la mala costumbre de comprarlas.
Hay una oveja muy interesante en este blog de Ignacio Lozano. Podías traerla para tu colección.

Chocolatecontrocitos dijo...

Tengo que reconocer que no me gustan las bolitas de coco... y también tengo que decir que yo no podría hacer eso... se me notaría en la cara, como si llevara un cartel, no sirvo, de verdad...

Eso sí, mira qué prestos andan en los supermercados para pedirte que les enseñes tu bolsa. Lo del carrito lo entiendo pero...

A mí una vez me pidieron que abriera mi mochila (después de un finde fuera de casa, no veas lo que había dentro, si me apuras, gremlins y todo...) y les dije que na-nai, que era privado, y además, es que lo es, no tienen derecho a abrirtela a no ser que tengan razones más que fundadas de que te has robado algo... de que has cogido una bolita de coco... jisjisjis...

Saluditos.

Peter Pan dijo...

ja,ja,ja ante todo, gracias por tu comentario y tus "frases". A continuación decirte que te meto entre los enlazes a mis blogs favoritos de mi pagina porque pienso leerte a menudo :) Y para terminar decir, que tienes una foto de Peter Pan como yo... somos dos Peter Panes ?? :P A mi tambien me encantan las bolitas de coco, bueno, el coco en general. Y tambien compro en mercadona !! :)

Salu2 y gracias

El Zorrocloco dijo...

Pues ahora que lo pienso, suelo irme de las cafeterías sin pagar, si lo veo viable (o si el servicio no ha sido muy bueno). El año pasado en la facul desayuné gratis casi todo el curso XDD Y no te creas que salgo corriendo o algo así, a veces hasta alcanzo el plato y el vaso a la barra XDD

Me ha encantado el post ;)

Trouble dijo...

Si algún día te pillan creo que bastará con que les digas: ¿robar yo? ¿qué he robado? ¿bolitas de coco? ¿las mismas bolitas que llacen a sus anchas en una caja enorme, sin alarmas ni encargados que las vigilen? Creo que es evidente que son gratuitas, no serán ustedes tan insulsos como para dejar a merced de todo el mundo algo que no es gratis. ( Y que por cierto, en el super al que voy yo no tienen el precio marcado)
P.D: Consejo de choriza: Aunque un empleado de un supermercado tenga pruebas de que has robado (testigos o incluso videos), no puede obligarte a que le enseñes tu carrito, bolso o mochila. No puede obligarte a nada. Ni siquiera un segurita puede hacerlo. Solo puede hacerlo la policía. Y en el caso de que llamasen a la policía (que nunca ocurrirá) puedes irte tranquilamente (o corriendo) porque tampoco te pueden retener.

peibol dijo...

A Stultifer (2):
¡Es que son un vicio!

A Chocolatecontrocitos:
Yo tengo dos amigas que robaban con todas las de la ley, abriendo mochilas y metiendo cosas sin conocimiento, o probándose ropa en tiendas, quitándoles la etiqueta, y saliendo con todo puesto. Yo no llego a esos extremos...

A Peter Pan:
De nada, gracias, y encantado de tenerte por aquí, Por cierto, ¿a que no sabes qué película vi anoche...?

A El Zorrocloco:
¡Dios! Tú no tienes vergüenza... ¡y me encanta! Si tuviera a alguien que me secundara, igual me atrevería a hacerlo, pero la gente es muy cortada. Tendré que tomarte un día algo contigo. XD

A Trouble:
¡Si es que no es una cuestión de ser ilegal, sino que lo ponen a huevo!

Respecto a lo que pones en la posdata, tienes razón. Mi madre, cuando le piden dejar el bolso en una taquilla, siempre dice lo mismo: "¿Ustedes se hacen cargo si me lo roban? ¿No? Pues entonces lo entro"

Además, es un total sinsentido, porque si entras con una mochila de campaña en la espalda, no te suelen decir zape, pero como entres con una bolsa en la mano, aunque sea de pipas, ya se ponen tiquismiquis.

¿Conclusión? Son ellos los que incitana robar... por inconscientes y tocapelotas XD

Saludos a todos

raangul dijo...

ERES UNA OVEJA?

peibol dijo...

Lo de las ovejas viene de una coña familiar muy vieja, y ya que le di ese nombre el blog, ¿qué menos que custumizarlo con ovejas?

Hasta los cojones. dijo...

Pilarfarf Rubioarfarf, hay oma que rica. Le metía de todo menos miedo. Ja, ja, ja…

Un abrazo.

JuanRa Diablo dijo...

Uf, ahí el cajero fue un poco como el "coco" de nuestra niñez. ¿Te supo dulce la bolita después?

anna dijo...

No se que decir, yo no tengo manias... a lo mejor una si, cuando me levanto sigo siempre el mismo ritual: me enciendo un cigarro, enciendo el ordenador, y mientras se carga me tomo un cafe con leche insultando el ordenador que tarda demasiado y yo tengo que controlar mi mail

peibol dijo...

A Hasta los cojones:
Tú y media españa XD. Tendrás que hacer mucha cola

A JuanRa Diablo:
Me supo estupendamente porque hacía ¡un año! que no las comía ;)

A anna:
Menos mal que los ordenadores no tienen sentimientos, porque si no, estarían todos enganchados a los antidepresivos. Yo al mío le digo de todo menos bonito.

AmoaGuilleMostaza dijo...

como te comprendo.....yo sufí una etapa cleptómana parecida.Sólo mangaba en grands superficies no españolas.Además birlaba cositas sin apenas valor,no me dio nunca por las bolas de coco,fijate tú...
saludetes!!!

peibol dijo...

Las bolitas de coco no se consideran cleptomanía, sino vicio. Es que son taaaan buenas. :)