Translate

domingo, 11 de enero de 2009

Trabajos en grupo

Odio hacer trabajos en grupo, porque antes de que surjan los problemas, sé que los va a haber. No tendría objeciones en llevarlos a cabo si pudiera hacerlos con gente afín y eficiente, pero cuando es el profesor quien elige a tus compañeros de fatiga, la probabilidad de que la tarea acabe resultando un infierno es bastante alta.

Mi licenciatura es por definición la carrera de los trabajos; parece que si enseñas psicología y no atiborras a tus alumnos de trabajos cansinos, no serás valorado por tus colegas de departamento. Al poco de entrar en la universidad tuve que lidiar con uno que, si bien no era complicado, exigía coordinar a demasiadas personas, no todas válidas (sin paños calientes). Unos faltaban regularmente a las citas, otros no aparecieron nunca, y otros intentaban colaborar, pero para lo que hacían era mejor que se quedaran en casa. Aún así no fue del todo horrible, o igual sí, pero el cerebro es listo y elimina lo traumático con facilidad. El que me ha ocupado las últimas semanas ha sido espantoso.

Se trata de un informe para una de las asignaturas más coñazo de todos los cursos. La profesora nos puso juntos a cuatro “sueltos” que arrastrábamos la materia: un cuarentón más perdido en la facultad que Marco en el día de la madre, una cuarentañera (que no cuarentona en este caso), muy vivaracha, con mucha energía y mucha verborrea, pero también con mucha tontería encima (unos aires de mentora y un conservadurismo ultra católico que espantaban), y otra chica con la que choqué desde un principio. ¿Saben esa sensación tan intensa que se da, cuando nada más conocer a alguien se produce una química única, porque sientes que conectas con la persona? Pues todo lo contrario: Era borde, seca, sin sentido del humor, pesimista, amargada, cortalotes, enterada, retrógrada, anodina… y fea, que no es que sea importante, pero ya que nos ponemos, resultaba desagradable de mirar, y eso ayudaba a que le cogiera más rabia.

Después de que nuestros dos compañeros nos abandonaran al poco de empezar, la profesora nos puso con dos chicas que se habían peleado con los de su grupo; aquello prometía...
Desde un primer momento se dio ese estúpido comportamiento tan sexista y patético, que impulsaría a cualquiera a ser misógino: el avasallamiento masculino por colegueo. Parece que si eres mujer y te juntas con dos amiguitas y un hombre, estás en la obligación moral de soltar pullas y bromas tontas con las que tratar de hundirlo. Las compadezco.
El caso es que la oligofrénica primigenia se vio en su salsa, de repente empezó a revelarse como una persona divertida (¡hasta era capaz de reírse!), y trató de meterse conmigo con las chicas nuevas por querer redactar el trabajo como dios manda, poniéndose ellas en evidencia.
Y es que la gente no sabe escribir; tienen la capacidad de juntar malamente un par de letras y que salga algo parecido a una frase, no siempre con sentido. No hablo de estilo escribiendo, ingenio o vocabulario, sólo de la capacidad de redactar algo con un mínimo de coherencia y con más recursos que un niño de diez años. Es desmoralizante. Se pasaron todo el tiempo acusándome de ser rebuscado y perfeccionista: por lo visto no querer entregar una puta mierda escrita con un lápiz entre las nalgas, es ser "tiquismiquis"; yo lo llamo hacer las cosas como dios manda, fíjate tú.

Garabateaban despropósitos sin pies ni cabeza, auténticos disparates sin sentido; frases que empezaban diciendo una cosa y acababan en otra totalmente diferente, incongruencias de género y número e incesantes repeticiones de estructuras y palabras (¿acaso no saben lo que es un sinónimo?); en definitiva, paridas que vomitaban sobre el papel sin darse cuenta de que no significaban nada. Encima, muchas de las veces que quedábamos se dedicaban a perder el tiempo en cuchichear coñadas (¿qué coño me importará a mí cómo sean sus novios?), para luego darse cuenta de que se les había echado la tarde encima e irse corriendo por tener planes. ¡Hay que joderse!

La fecha tope de entrega era pocos días después de la vuelta a clases tras navidades, y a finales de diciembre teníamos una gran parte encauzada. Teniendo en cuenta que no nos quedaba mucho, teníamos los conceptos frescos, y que en enero, además de tener los exámenes, íbamos a tener que hacerlo todo corriendo, ¿cuándo tenía más sentido acabarlo: algún día de diciembre con todo el tiempo del mundo, o en enero con estrés y sin acordarnos de nada? Habéis acertado, decidieron por mayoría dejarlo a medias y pegarnos luego una paliza innecesaria.

¿Por qué demonios no me dejan hacer los trabajos individualmente?



24 comentarios:

Oliver dijo...

Me parecen fatal los trabajos en grupo!! Lo de las cuarentonas en la universidad no es un mito, existen!!!!! Y son de un pelma.....
Cuanto te compadezco,..... y los exámenes encima, ay diossss!!!!
Saludetes

El Zorrocloco dijo...

xDDDDDDDDDD

Me encantan estos posts tuyos tan llenos de mala leche, me da la impresión de que los podría haber escrito yo XD

Te entiendo perfectamente, y te compadezco. ODIO hacer trabajos en grupo, odio la incompetencia, la falta de ganas y los piques innecesarios. Odio rebotarme por estar haciendo el trabajo de los demás (porque pasen o porque no lleguen, como dices tú); odio tener que escoger mis palabras a la hora de decir que lo escrito no hay por donde cogerlo y que ya lo escribo yo (¡Dios, cómo te entiendo con eso!).

En mi carrera parece que están todos los que no saben hacer un trabajo, o direcamente pasan de todo tres pueblos. He visto muebles aportar más ideas, lo juro.

También conozco esa sensación de aborrecimiento total (es más, según ibas describiéndolo, se formaba en mi mente la imagen de una ex-compañera de curro; una de estas personas que pueden estar al lado tuyo quietas y sin hacer ruido, y aún así te están molestando); termina el puto trabajo, hazte una limpieza kármica (XD) y olvídalo todo cuanto antes, que lo menos que necesitas es gastar energías en época de exámenes.

¡Suerte, apañero!

peibol dijo...

A Oliver:
Si, existen, y suelen hacerse notar. En primero tuve a una que trataba de estar de compadreo con la profesora por coincidir en la edad, mientras todos (incluyendo la profesora), la míramabos como diciendo: "Señora, que no está en el mercado, ¡compórtese!"

A El Zorrocloco:
Lo sé, nos une esta mala leche XD, ya lo decía en la entrada anterior ;)

Al final casi prefiero hacerlos yo que arriesgarme a que presenten cualquier cosa, que suena muy prepotente, pero es lo que hay. Es preferible comerse el trabajo de otros, que estar aguantándolos, y que encima se quejen de lo que hagas ¡Tócate los cojones!

Y lo de ser asertivo para decir de buenas maneras que no saben escribir es un auténtico coñazo, porque de todas todas, vas a hacer que se molesten.

Ya llevé a cabo lo de la terapia: Acabamos hoy a mediodía (para entregarlo mañana), y por la tarde me pegué la siesta de mi vida :)



¡Saludos!

El chache dijo...

Hola.
He llegado aqui de casualidad y me ha encantado tu blog.
Si te apetece, pasate por el mio, QUE FRESQUITO ESTA TODO, a ver si te gusta y podemos leernos.
Un saludo

El chache dijo...

Hola. Un placer verte por mi blog. Enlazo el tuyo para no perderme nada de lo que tengas que publicar aqui.
Aqui tienes a un lector fiel.
Un saludete

JuanRa Diablo dijo...

Cuando empecé a frecuentar tu blog me llamó mucho la atención lo bien redactado que está para la edad que tienes y así te lo dije. Y es que, salvo raras excepciones, la juventud de hoy escribe muy mal, está muy poco preparada para hacer una redacción con un nivel aceptable. No sé si es por falta de costumbre o porque apenas leen o quizás ambas cosas.
Creo que en tu caso me ocurriría lo mismo, preferiría comerme yo el marrón antes que presentar cualquier cosa.

(PD. A mí me trate usted de cuarentañero no de cuarentón, si no es molestia ;)

peibol dijo...

A El chache:
¡Hola! Un placer verte por aquí, se bienvenido y muchas gracias ;)

A JuanRa Diablo:
Gracias de nuevo por el halago; como digo no es una cuestión de que no redacten "bonito", sino de que no saben escribir; sin concesiones. Lo de las faltas ortográficas es un mundo aparte...

PD. Lo de cuarentón y cuarentañera, lo puse por la diferencia de carácter entre ambos; no me gusta la palabra cuarenton, porque me resulta desmoralizante pensar que a los 40 ya estás "viejo" :o

¡Saludos!

Stultifer dijo...

Trabajar en grupo en algunas ocasiones significa que trabaja uno y el resto se apunta los puntos.

Peter Pan dijo...

Pues si. Tienes toda la razon. Y si al menos te dejan escoger a ti la gente de tu grupo, ni tan mal. Una cosa es trabajar en equipo, y otra muy distinta hacer un trabajo en equipo. En fin, espero que la proxima vez te toque un grupo de gente distinto o te manden un trabajo individual. Ah, y suerte con los examenes!!

Anónimo dijo...

Jajajaja !!!!!!! yo aun recuerdo esa primera vez Pablo, que si no recuerdo mal fue conmigo!!! hombre yo espero que tengas un buen recuerdo de mi ya que los demas pasaron un poco del tema, yo por lo menos de ti si que lo tengo, acudiendo a ese colegio tuyo de la infancia y que todo dios me confundiera con un chico porque ese dia decidi llevar gorra. al final aprobamos y con buena nota no? asi que tan mal no fue al final y nos reimos un rato en el colegio ese tuyo...jajjajaja


Mery

MaRía dijo...

¿Qué te digo? creo que el otro día te correspondí como debía ante tu llamada telefónica de desahogo mientras corregías el trabajo :)

Yo creo que lo de escribir bien no es cuestión de jóvenes ni viejos... simplemente depende de la educación que hayas recibido y por encima de todo, del interés que le pongas. Conozco gente joven que escribe mal, por supuesto, pero también gente mayor con puestos de trabajo importantes (véase por ejemplo, redactor de un periódico) que no sé cómo han llegado a ellos cometiendo semejantes faltas ortográficas y/o gramaticales. Supongo que no se le da la importancia que desde luego merece.

peibol dijo...

A Stultifer:
La mayoría de las veces diría yo...

A Peter Pan:
¡Dios te oiga!

A Mery:
Yo lo que más recuerdo es que éramos ciento y la madre, y que al final nos lo comimos todo tú y yo... eso sí, asegurándoles a los demás el aprobado.

A MaRía:
Si, lo hiciste, y es que estaba desdesperado; debía dar la vuelta a un texto totalmente imposible, sin cambiarlo demasiado ni ganarme antipatías del grupo...

Estoy de acuerdo en que influye el interés y que no se trata de una cuestión de edad; si bien es cierto que mucha gente mayor escribe bien porque en su juventud la lectura estaba más arraigada, también es verdad que se ven auténticos disparates en textos de señores con canas. Los jóvenes no vamos a la deriva en educación, pero es muy frustrante que gente con esas carencias saque el mismo título universitario que quienes realmente saben expresarse.


¡Saludos!

Sara dijo...

Jajajajajaajajajajajajajaja, dios, es buenisima! xDDD Eres malefico cuando quieres (luego dices de mi :P), pero hombre, si.... Los trabajos en grupo cuando te imponen a los compañeros son un puto suplicio, y creeme comprendo lo que es que te pongan da cabecilla del trabajo por la puta cara y que te manden mierdas gramaticales por internet y uno tener que hacer un sudoku nivel profesional para poder arreglar semejante engendro verbal, que no tiene ni pies ni cabeza. Como puede ser la gente tan dejada?? Luego dan con alguno uno, que tiene un poco de vergüenza, y empieza a arreglar el asunto pa no entregar un desproposito. Asi que ole tu entrada y muerte a los vagos analfabetos!!! Un beso xD

Sero dijo...

con lo que vas a aprender con ellas, jejejejej

El extraño desconocido dijo...

Yo creía que todo eso había pasado cuando acabé la universidad, pero ahora en el trabajo es mucho peor! Eso de esperar algo de alguien y que te mande la mitad cuatro días después y en un formato que no te vale es desesperante!

La exorsister dijo...

En mi facultad hace unos años les dió por hacer un "curso piloto" de lo que serían los créditos ECTS, eso de bolonia que ahora se nos viene encima. La consecuencia fue que teníamos que hacer mil trabajos para cada asignatura, con el añadido de que en cada asignatura tenías un grupo distinto, y generalmente tenías que entregar un mínimo de tres trabajos la misma semana... asi que a buscarse la vida para reunirte con tus tres grupos distintos y hacer los trabajitos, eso si, sin dejar de faltar a clase, porque la asistencia era obligatoria, TODO UN RETO.
A eso había que sumar que cada grupo tenía su miembro lastre y sus pujas de liderazgo, después estaban los que en pleno siglo XXI se peleaban con el ordenador para escanear unas imágenes y pegarlas en un documento de word, o los de las faltas de ortografía y redacciones imposibles.

Definitivamente, el trabajo en grupo es una experiencia única.

PD: Tengo un problema con las tildes, así que si encontrais alguna falta de ortografía de ese tipo en mi comentario no me crucifiqueis, tengo que irme a clase!

peibol dijo...

A Sara:
¡Y bien que te gusta que lo sea! :p Pero sé que tú me comprendes. ¿Sabes la última? Dos de las pollabobas cambiaron una parte del trabajo en el último momento (justo antes de entregarlo), porque les parecía que reduciéndola de las 100 palabras mínimas a 40, quedaba mejor explicado. ¡¿WTF?!

A Sero:
Si, algo de práctica ya tengo hecha... ¿me lo convalidarán?

A El extraño desconocido:
¡Dios, no me digas eso que me hundo! Está claro que al final, ser autónomo es lo que menos quebraderos de cabeza te da :s.

A La exorsister:
Más que una experiencia única (que también), es una experiencia a eliminar; vale que nos lo fomentaran de niños, pero ¿ahora? ¿por qué este suplicio?


¡Saludos a todos!

H@n dijo...

hola!!nueva por aquí... y he de decir, que vaya momento he escogido para encontrar tu blog!!!en lugar de estudiar, anoche me pasé casi 2 horas leyendo entradas antiguas!!!

cuanta mala leche!!!cuanto sarcasmo e ironia!!me encanta ^^!!!

sobre los trabajos de grupo...me encantaría saber cómo pienesan los compañeros-mueble o los inútiles que no saben hablar! (yo también soy de las que se queda la noche de antes retocandolo todo enterito para que sea presentable...><)
Y lo que es aún peor, cuando te juntas en el grupo con tus amigos, por compromiso, porque, claro..no les vas a decir que no, aunque sepas que no hacen nada y siguen la ley del mínimo esfuerzo "uy! pues se corta y pega y le ponemos mas fotos y mas huecos para rellenar y ya esta, no?para que más?"

¬¬ aiiisquerabiamedaaa!

bueno un saludo y suerte con los examenes!

peibol dijo...

A H@n:
Debería pelearte por no estudiar, pero si la alternativa es engancharte a mi blog, no estudies, que esto es más entretenido XD.
No, en serio, muchísimas gracias por lo que dices, y espero seguir viéndote por aquí a menudo. Un abrazo, y ahora mismo me voy a visitar tu blog ;).

¡Suerte a ti también con los exámenes!

greeneyes dijo...

Los trabajos en grupo son lo peor!ya no sólo se trata de tener que aguantar a unos compañeros, los cuales, muchas veces, son impuestos por los más altos mandatarios, y mejor no opinar de alguno de ellos, sino que uno tiene que aguantar las disponibilidades de cada mienbro para quedar, el posponer los trabajos y verte al fibal con todo encima.Además, los trabajos en grupo tiene otro handicap: matan la creatividad de uno, no pudiendo dar cada uno su toque personal y estilísticos a las cosas, en resumen, muchas veces..una pesadilla

peibol dijo...

A greeneyes:
No sólo matan tu creatividad, sino que tienes que aguantar las impertinencias de las retrasadas que afrontan su falta de masa gris, tratando de ridiculizar tu ingenio. Zorras.

Saludos ;)

Tercera Opinión dijo...

Soy de tu opinión, más vale solo que mal acompañado, y cuando la compañía viene por puro sorteo...

Que la gente no sabe escribir ya no es una sospecha, y el futuro no nos ofrece muchas esperanzas.

Buen post y buen blog.

Un saludo.

---------------
http://www.terceraopinion.net

Martes dijo...

Tenías razón, me han encantado. Añado: desde un punto de vista pedagógico, no entiendo la utilidad de los trabajos en grupo, cuando el producto final tiene que ser un texto o una tesina o similar. NUNCA el trabajo será igualitario, y SIEMPRE habrá gente que se escaqueará. Y, sin embargo, se pretende puntuar a todos los estudiantes por igual. Injustísimo.

peibol dijo...

Tercera Opinión:

Es tristre y frustante a partes iguales. ¿Qué futuro nos espera con gente prácticamente analfabeta? :s

Martes:

Es estúpido e injusto. El único motivo por el que se me ocurren que los manden, es por fomentar el compañerismo, porque otra explicación no hay. sdlncqwñodbjqpjb!!!


¡Saludos!