Translate

martes, 5 de mayo de 2009

No eres sincero, eres gilipollas

Si hay algo que siempre me ha tocado las narices, es la confusión entre “tener carácter” y ser un gilipollas, porque además de ser una excusa estúpida en la que refugiarse por un comportamiento inadecuado, no tiene ningún fundamento.
Me refiero a las personas que son bordes, a las que hay que tratar con cuidado porque a la mínima te sueltan una impertinencia, y de quienes hay que aguantar comentarios desafortunados, sin que “puedas” reprocharles nada, porque a sus ojos, y a los de muchos de los que les rodean, no han hecho nada malo, sino que sencillamente “tienen mucha personalidad”…

Para empezar, no se tiene poca o mucha personalidad, se tiene y punto, porque somos personas (de ahí el término), no piedras, y desde que tengamos condición humana, tenemos personalidad y carácter, que es algo inherente y no medible. Por tanto, es tan incorrecto decir que se tiene mucha, como que no se tiene, al margen de que seamos espontáneos o sosos.
En cualquier caso, y aunque obviáramos eso, ¿a mí qué coño me cuentan de que “Es que Fulanito es así”? ¿Acaso tengo que aguantar imbecilidades ajenas por eso? Es como si mato a media ciudad, y digo que no es que yo sea un asesino en serie, sino que “Tengo mucho instinto homicida, y yo soy así”.
Además, por otra parte está el componente de sinceridad extrema, que es la bandera argumental que ondean los malcriados, que consideran tener derecho a decir todo lo que se les pase por la cabeza sin pensar en las consecuencias. Son las personas que te dirían muy serio que tu chiste no tiene ni puta gracia, que estás más gordo, que ese grano de la barbilla se ve a cuatro kilómetros, o que vistes fatal. Cuando arqueas la ceja y te palpas la chaqueta en busca del cuchillo con el que hacer justicia, enseguida se justifican, diciendo que son personas muy sinceras, y que seguro que preferimos que vayan con la verdad por delante y no por detrás. ¡Encima habrá que darles las gracias! ¿No te jode?

Me gusta la gente natural, pero siempre que eso no implique comportarse como un capullo, y luego pretender irse de rositas con una excusa tan tonta como esa; si además se convierte en la seña de identidad de la persona, y en motivo de orgullo por sentirse “más auténtica” que ninguna, apaga y vámonos.
Estos individuos se reconocen enseguida por ir mirando con desdén a todos los demás, estar convencidos de que el resto del mundo es basura, y tender al pesimismo o a perder los papeles a la mínima, para arremeter contra todo el que no le guste. Despiertan tantas simpatías entre quienes quisieran tener un poquito más de espontaneidad y valor, como odios entre quienes no están dispuestos a aguantar las salidas de tono de unos payasos; pero sobre todo, despiertan admiración al oir lo que sale de sus bocas en un sector importante de la población: ellos mismos.
Si tuviera que jugar a ser Dios y hacer una ajustada selección natural, estarían en mi top 10 de gentuza a la que eliminar.


22 comentarios:

Chocolatecontrocitos Pat dijo...

Llevas toda la razón... esta gente es asquerosa, como son así, pues nada, es que no pueden cambiar, claro, ya se quedan así para siempre... quéa asco de gente...

Nils dijo...

Yo tampoco puedo con el "es que soy/es así", me da patadas. A mí me gusta ser todo lo sincero posible, sobre todo cuando un amigo me pide una opinión, pero hacer daño gratuitamente es excesivo y fuera de lugar.

Nesta dijo...

Si alguien te suelta una de esas lo mejor es contestarle, "¿alguien te ha pedido tu opinión?" y lo dejas muerto.

Además, eso que dice la gente de, "yo soy así", no se lo creen ni ellos. En el banco donde trabajaba mi padre había un jefe que le hablaba a todo el mundo gritando. Mi padre le preguntaba a sus compañeros porque se dejaban gritar así, y todo el mundo contestaba diciendo que es que ese hombre hablaba muy alto, que no les estaba gritando. Hasta que un día le gritó a mi padre, y él le contestó en el mismo tono. El jefe se extrañó y le preguntó porque gritaba, y mi padre le contesto que le estaba hablando en el mismo tono que él. Nunca más volvió a gritarle, lo cual demuestra que no es que él sea así, es que los demás le dejan ser.

El extraño desconocido dijo...

Esta vez te doy la razon a medias, Peibol. En cuanto a la gente "con carácter" y sus impertinencias y salidas de tono estoy completamente de acuerdo, pero no lo estoy en cuanto a la sinceridad. Obviamente decir un comentario negativo sin que nadie lo pida es una falta de educación, pero la sinceridad extrema en sí la considero más bien una virtud. Ahí la cuestión está en saber aceptar el comentario como lo que es: una sincera opinión.

Saludos

ISIDRO R. AYESTARAN dijo...

Coincido plenamente contigo en lo que argumentas en este post. Cuánta "sinceridad" tenemos que aguantar, y encima, como tú bien dices, parece que deberíamos estar agradecidos.
Se les identifica fácilmente. Tienen todos esa cara de malhuele que hace juego con su forma de ver la vida y comportarse en ella.
En fin... Ellos mismos.
También están en mi top 10 de gente a la que habría que dar un buen repaso.

Saludos afectuosos.

peibol dijo...

A Chocolatecontrocitos Pat:
Yo, como todo el mundo, tengo defectos, y cuando me he dado cuenta de ellos, he intentado cambiarlos; ser consciente de los mismos y reafirmarse en ellos es de arrogante :s

A Nils:
Exacto, no es que me parezca mal ser sincero, sino que vayan dando cachetadas a diestro y siniestro, pero en cuanto vean una mala cara, te digan "Oye, a mí no me digas nada, ¿no ves que soy sincero?"

A Nesta:
Es buena política, aunque no sé si con este tipo de gente funcionaría...
También soy de la opinión de que los malos hábitos se pueden cambiar, pues como pones en el ejemplo de tu padre, muchas veces se acaban acostumbrando a que nadie les diga nada. Mi primo también le habla a gritos a todos el mundo... menos a mí, que sabe que no se lo voy a tolerar. Todos deberíamos hacer lo mismo.

A El extraño desconocido:
A mí también me parece una virtud, y yo tiendo a ser muy sincero si la ocasión lo requiere; como le digo a Nils, no se trata de saber encajar las verdades (que es cierto que nos suelen doler, vengan de donde vengan), sino de ser maleducado, de soltarlas a bocajarro con la única intención de herir y reafirmarse, siendo en muchas ocasiones sesgadas, y sin ningún fin más allá del de tocar los cojones, en un contexto en el que además no pintan nada.

Mis madre se ha mosqueado al preguntarme si le queda bien su nuevo corte de pelo, y yo decirle que mal no le queda, pero que me gustaba más el antiguo. Otra cosa sería que me presentaran a alguien y le dijera de pronto: ¿Tú te has visto la cabeza?

Es en resumen, una cuestión de matices, de situaciones y saber estar.

A ISIDRO R.AYESTARAN:
Me aliaré contigo entonces cuando me hagan encargado de escoger supervivientes en un diluvio... XD


¡Saludos a todos!

El Zorrocloco dijo...

Wow, respira! XDDD

Cuando me sueltan algo que me deja muerto, seguido de un "es que yo soy muy sincero", alguna vez he contestado:

-No, lo que eres es un poco hijo de puta. A mí a sincero no me gana nadie.

Se les suelen bajar los humos. Claro que todo depende del tamaño de tu interlocutor XD De todos modos, he conocido muchas más chicas que chicos con ese problema, supongo que porque a ellas nadie les ha dado nunca una hostia por pasarse de listas. Y que conste que no voy por ahí pegando a nadie, que ya me lo estoy viendo venir XD

Me gustan estos posts cabreados!

Anónimo dijo...

Hola, más que las personas sinceras me gustan los amigos sinceros, a veces parece que la persona sincera y que poco te conoce tiende más a hacer daño con su verdad que a mejorar algo.
Hay formas de decir las cosas (buenas y malas) y las personas sin tacto, que creen que todo les está permitido porque "son así", no me van. Por eso es que las "palabras" hay que tomarlas dependiendo de quien la dice (así lo veo yo).
Besos. Ana

JuanRa Diablo dijo...

Así me gusta, Peibol, que hagas prácticas de psicología, estudiando bien al personal ;)

Me conozco bien el paño: eso de "no se lo tengas en cuenta, es que X tiene ese pronto, pero luego no es nadie" "es que X tiene mucho carácter/mucha personalidad..."
y, claro, somos los demás los que debemos comprender y ceder. No, perdone, si no sabe reprimir sus impulsos, si no sabe convivir con eduación es X el que tiene el problema y debe ser X el que haga por solucionárselo.

En cuanto a esos que rezuman sinceridad por todos sus poros sólo los admito si aceptan también cualquier opinión sincera hacia su persona y aún así creo que es un error decir todo lo que se piensa por muy verdad que sea.

Oye, cómo se desahoga uno renegando sobre estos temas. Ahora que estoy en caliente, ¿dónde dices que está el botón ese de "Extinguir"?

Un saludo.

Anónimo dijo...

Yo estoy de hijos de putas hasta las narices!!!!! y ese es el nombre, hijos de puta!! trabajo en una tienda movistar, y a parte de tener que aguantar a los viejitos y sus cosas...que ya es costumbre, tengo que aguantar a los imbeciles que pretenden saber mas que yo. Luego estan las personas impertinentes y estupidas que te queiren dejar en ridiculo. Estaba el sabado atendiendo a una chica cuando entro una señora toda predispuesta a colarse, le dije con un tono serio, lo reconozco, que esperara un segundito que en cuanto terminara estaba con ella. cuando termine con la chica empeze con ella y me dice: yo soy pepa la prima de nose quien.... y le digo ah...nose quien es nose quien... y me responde: a eres nueva!!! digo no, llevo un año pero no conozco a todo el mundo... y llama al tal pepito por telefono, cuando empieza ha hablar con el va y dice, no es que la chica que esta aqui es una borde y yo no vuelvo mas a esta tienda..........
Me quede loca!!!!si le dije dos palabras nada mas!!! es cierto que estaba serie, pero coño odio a la gente asi!!!!!!!!!!!! en fin.

Mery

Superpatata dijo...

Ufff, has tocado un tema que últimamente me está poniendo de muy mala leche. Resulta que hay un personaje de esos en mi clase y tendrías que verlo. Va de borde, de chulo y de "gracioso" por la vida, y lo más importante: se cree Dios. Pero no sólo con nosotros, es decir, sus compañeros de clase, si no que también con los profesores. El martes, sin ir más lejos, hubo un momento de lo más tenso con una profesora en las prácticas de laboratorio. Era un momento de "no me puedo creer lo que está pasando". El chaval faltándole el respeto y en actitud chulesca. Daban ganas de levantarse y meterle un guantazo para que se callara... Madre mía!!! He comenzado el comentario diciendo que me pone de muy mala leche, y me imagino que lo habrás podido comprobar jeje. Si es que se te despiertan los instintos asesinos!!!! jajajaja.

Saludos!!!

P.D.: Me ha venido muy bien tu post para desahogarme jeje. Mil gracias.

Lillu dijo...

Vaya, te noto un pelín alterado... XDDD

saluditos

peibol dijo...

A El Zorrocloco:
Jajajaja, me ha encantado la contestación XD, no me esperaba menos de ti. De hecho, me encanta saber que te relames con estos artículos de rabia XD; a ver cuándo me deleito con uno en tu blog, que estás perdiendo tu esencia :D

Lo de las inmunidad de las mujeres no podría ser más cierto; ser socialmente el "sexo debil", les permite poder hablar y actuar como les plazca. Imagina dos escenas:
En la primera, una mujer rabiosa le grita a un hombre que es un cerdo, y le da un guantazo; en la segunda es el hombre quien hace lo mismo, cambiándo la palabra por puta. ¿Quién será arrestado y escupido allá donde vaya, y a quién aplaudirán?

A Ana:
Y muy bien visto; como ya decía en un comentario anterior, lo que molesta no es la sinceridad, sino que esté mal enfocada, o que sólo sea una excusa para hacer daño impunemente.

A JuanRa Diablo:
¡Exacto! ¿Cómo que "X" es así? ¡Pues si "X" es así, y nadie más lo es, será él quien tenga que aprender a vivir en sociadad, y no nosotros quienes nos adaptemos. ¿no?

Y lo de la sinceridad, ya sabes cómo funciona; los que más vomitan supuestas verdades que nadie les pide, son quienes menos las toleran.

A Mery:
¡Me sorprendes Mery! Con lo modosita que tú eres, muy cabreada debes estar para repetir tanto lo de "hijos de puta". :o

¿Sabes cuál es la mejor respuesta ante esos aires de grandeza? Suele funcionar siempre.
Ante frases del tipo: "Yo soy pepita, hija de fulanito", lo mejor es decir: "pues encantada, yo soy Mery, hija de nosequién, pero tiene que hacer cola igualmente".
Suelen quedarse tan descolocados que no rechistan más. ;)

A Superpatata:
Jejeje, no eres la única; como ves, más de uno ha descargado por aquí ;)

A Lillu:
Jajaja, en realidad no tanto... empecé a escribir de forma abstracta, y claro, dado el tema en cuestión me fui encabornando; pero nada, ya etá superado :p


¡Saludos a todos!

greeneyes dijo...

Puees estoy totalmente de acuerdo contigo, una cosa es ser sincero y otra gilipollas. Además eso que dices tú de la gente que se excusa en su comportamiento y dicen: es que yo soy así, tiene en psicología un nombre y se trata de un "molde mental" . No es mi intención hacer aquí un ensayo sobre la teoría de los moldes mentales, pero si quiero dejar su definición para que todas las personas legas en la materia lo compredan. Los moldes de la mente, como su nombre indican son los formatos con los que vemos la realidad y con los cuales la interpretamos. los moldes serían la vasija de barro y la realidad el contenido que se vierte dentro. Al igual que el agua adopta la forma del recipiente en donde se introduce, la realidad ( la vida) adopta la forma del molde mental de la persona. esos que dicen que son así y no pueden cambiar, tienen un molde llamado " Atribución al temperamento" que impide mejorar en la vida. Así que no es excusa, a cambiar los moldees!

Oliver dijo...

Ia sinceridad está sobrevaIorada. Yo a esa gente Ia mandaba a educarse de nuevo.
No estoy para aguantar impertinencias a nadie.
SaIudetes

AmoaGuilleMostaza dijo...

me quedo con la contestación de zorroloco!!muy buena!!
A parte,a mi me tocan la moral porque caen en la mala educación esos que dicen que van de sinceros y a mi en mi casa me han enseñado siempre dos cosas:
la educación es lo último que hay que perder,y cuando lances la flecha de la verdad,moja la punta con miel.
Saludetes!!

peibol dijo...

A greeneyes:
¿Qué puedo responder ante una respuesta tan elaborada,y encima enfocada desde la psicología? :D Poco salvo... Chapeau!

A Oliver:
¡Di que sí!

A AmoaGuilleMostaza:
Estamos de acuerdo; la contestación del Zorrocloco es la mejor opción para la próxima vez ;)

Estoy de acuerdo contigo; la eduación es lo último que se debe perder, y me apunto la frase que dicen en tu familia, que no la había oído y no podría ser más certera.


¡Saludos!

El Zorrocloco dijo...

Lo de la esencia me ha dolido, que lo sepas (y qué razón tienes XDD)

La escena que me dices la suelo visualizar así: si un hombre pega un bofetón en plena calle a una mujer, la gente que pase por allí pensará que es un hijo de puta; si es ella la que le pega a él, la gente pensará que algo habrá hecho, el muy hijo de puta.Vamos, básicamente lo que tú has dicho, pero me apetecía escribirlo XDD

De hecho, creo que voy a escribir una entrada con este tema y poner un vídeo que te va a gustar... cuando salga de la biblioteca :)

Indo dijo...

a mí que me vas a contar...
oye, me apunto al rebaño. tienes una seguidora más. vendré por aquí a menudo.

peibol dijo...

A El Zorrocloco:
Es tan triste como la vida misma, y es algo que he comentado de pasada en más de una ocasión; la discriminación positiva mal entendida, acaba convirtiéndose en otro tipo de discriminación.
Ya que me coges la idea, te voy a cobrar derechos de autor, así que ya sabes, la mitad de comentarios que recibas por tu entrada, me pertenecen ¡Muahahahaha! (risa malévola)

A Indo:
Espero que no sean este tipo de personajes quienes te tienen de capa caída, porque no merecen la pena. En cualquier caso, es todo un honor; bienvenida a tu casa :).


¡Saludos!

CRD dijo...

Estoy de acuerdo contigo en todo salvo en el final. No creo que se crean superiores ni que tiendan al pesimismo.
Pero sí que me jode tener que aguantarme todas las salidas de tono de determinadas personas, porque: ellos son así, y cuando a mí me da por contestar mal porque tengo un mal día o lo que sea, parece que el mundo se acaba, porque yo normalmente no contesto así. Y como normalmente no lo hago, parece peor. No te jode.
Eso, y que la gente en el trabajo no se atreva a decirles determinadas cosas, y termines cargándotelas tú, porque con ellos no pueden.
O que notes como os tratan y os juzgan distinto haciendo lo mismo.
Y así podría seguir hasta el infinito, pero voy a terminar cabreándome y no quiero.

peibol dijo...

Es que esa es la cosa; a estos gilipollas se les pasan sus impertinencias porque "son así". ¿Qué clase de excusa de mierda es esa?