Translate

lunes, 30 de agosto de 2010

A pedir de boca

Ayer hicimos lo que marca la tradición familiar: quedar el día después de una fiesta, para dar salida a toda la comida que suele sobrar. Siempre lo hacemos el 26 de diciembre y el 7 de enero; lo hemos hecho igualmente después de los cumpleaños sorpresa, y en este caso no iba a ser menos. ¿Qué significa eso? Pues que ya pasó el cumpleaños de mi abuelo… y no pudo salir mejor.

Después de una noche infernal por el calor, estaba en pie a las 8 para ir con mi prima y su novio a decorar la sala. Es increíble lo que se puede llegar a tardar en colgar unos adornos, empezando por inflar decenas de globos y pintarles caras; no concibo hinchar globos si no es para personalizarlos, si no eso ni es fiesta ni es nada. A eso hay que añadirle colgar guirnaldas y serpentinas por todos lados, techo incluido, y lograr poner una pancarta gigante sin hacer ningún agujero en la pared. Deberían habernos dado un premio a la ingeniería.

Mientras tanto, otra gente estaba recogiendo el vino y la tarta (de yogur y con lacasitos ¡buenísima!), y mi padre entretenía a mi abuelo en Leroy Merlín con la excusa de buscar unas herramientas (ellos dos son para el bricolaje como un cochino pa cáscaras). La planificación al minuto y el reparto de tareas era digna del mejor equipo de espías gubernamentales, y no hubo ninguna pifia.

Nos duchamos y vestimos a la velocidad de la luz, para estar allí pronto y recibir a los invitados. No es nada fácil vestirse “bien” cuando estás a más de treinta grados, no corre aire, y hay un sol que raja las piedras. ¿Solución? Gastar un bote entero de desodorante, ir con los alerones abiertos, como si estuviéramos a punto de echarnos a volar, y en mi caso, ir por la calle con la camisa totalmente abierta. Lo sé, parecía un kinki de la peor calaña, pero era eso o llegar encharcado de sudor.

Una vez allí, con todo el mundo aglutinado y sabiendo que estaba a punto de llegar el homenajeado, me sobrevino una pensamiento a la cabeza: ¿Por qué la gente es tan inútil para estas cosas? Se supone que debíamos guardar silencio en una esquina de la habitación, para que en cuanto cruzara la puerta, le cantáramos el cumpleaños feliz y le diéramos una sorpresa. La gente sin embargo, pareció entender que lo que había que hacer era no parar de moverse, poniéndose dentro de su campo de visión y de cháchara. ¡Que se callen, joder!
Todos estábamos emocionados y nerviosos, pero no era el momento de expresarlo; menos mal que el oído no es el fuerte de mi abuelo…

Apareció por allí guiado por mi padre, que le hizo entrar en la sala con una excusa tonta, y se encontró de frente con todo el pastel. Su primera reacción fue de incredulidad, creo que incluso llegó a pensar que la celebración iría por otra persona, pero enseguida cayó en que era el protagonista, empezó a sonreír y reírse, y estuvo cerca de 20 minutos abrazando a todo el mundo con los ojos llorosos.

A partir de ese momento las cosas no fueron sino a mejor. Mi abuelo habló con la voz quebrada, de lo increíblemente afortunado que se sentía de tener una familia tan unida como la nuestra, que era un tesoro que poseía desde la infancia y del que se sentía orgulloso, y que estaba muy contento por ver que las siguientes generaciones estábamos siguiéndola. Para reforzar esto último, luego se obligó a todos “los nuevos”(las parejas de los nietos) a cantar el "himno familiar", que empezaron a hacerlo cortados pero acabaron de lo más animados.

Obviando a mi prima, que está en el extranjero, estábamos toda la familia y sus amigos de siempre, los mismos con los que se reune cada semana desde hace décadas para jugar a las cartas y charlar. Los regalos fueron entre lo muy tierno y las coñas de siempre, y cuando vió el libro, y nada más abrirlo reparó en una foto de mi abuela (murió cuando yo tenía 6 años) se quedó literalmente sin palabras. Lo dejamos en bragas, y como somos unos sádicos emocionales nos sentimos realizados. Si planificas algo así y no consigues que la otra persona se emocione, en cierto modo es como si no valiera la pena. ¡Queríamos lágrimas y eso fue lo que tuvimos!

El resto de la tarde transcurrió entre risas, lectura de versos y escritos de la gente sobre su persona; música de guitarra y nuestro repertorio tradicional de canciones.

Ahora me parece increíble que se haya acabado después de tantos meses de planificación, pero visto el resultado nos damos por satisfechos. Somos los mejores… porque él lo es.


(No estás sola Pétalo: mi familia también sufre el síndrome del punto rosa)



27 comentarios:

SheSays dijo...

Que ibas con la camisa abierta por la calleeeeee! Uy, uy, uy, uy, si te llega a ver el señor de la playa...

Me encanta el post, super emocionante la fiesta.

Un beso.

Islander ! dijo...

Envidia sana que dan las familias de ese tipo ;)

papacangrejo dijo...

En esas situaciones la gente se pone nerviosa y no puede para de hablar, o eso, o te da la risa tonta. Cuando tenga que organizar una fiesta te pediré consejo. Siento envidia, sana, de tu padre y tu abuelo, por lo del bricolaje. Lo entenderás si te pasas por mi blog. Enhorabuena por una familia tan unida.

Superpatata dijo...

Que bonito por favor, si hasta yo me he emocionado al imaginarme la escena. Que suerte tenéis de ser una familia tan unida. Ojalá sigáis así por mucho tiempo. Y felicidades a tu abuelo, y que sean muchos más los años que cumpla, que según cuentas seguro que los serán.
Un abrazo.

Música dijo...

que maravilla..., mientras leía me veía en la fiesta tb celebrando con vosotros.
Enhorabuena por tanto, eres el Conde de Montecristo en riqueza.

Pétalo dijo...

Peibol, tu vida y la mía son como un poco paralelas, no? Los dos estamos relacionados con barcos, tenemos familias locas con un punto rosa en la cara y estamos muy unidos a nuestros hermanos. Dime la verdad, te gustan las caipirinhas? Te invito a mi caipirinhedo! Felicidades a tu abuelito, precisamente yo vengo a contar mi cumple, jiji.

peibol dijo...

SheSays:

Jajajajaja. Un día enseño el culo y al otro el pecholobo... ¡Si al final el hombre va a tener razón, y resulta que soy un exhibicionista! XD

Me alegra que te guste el post. Gracias. :)

Islander!:

Yo lo valoro mucho, precisamente porque sé que no es la norma. :o

papacangrejo:

Pues aquí las dos: No paraban de hablar y de reírse; así no se puede :s

Me has dejado intrigado con lo de la envidia por el bricolaje; he entrado en tu blog pero no caigo. Voy a hacerlo ahora a ver si se me abren los ojos. :o

Superpatata:

Jajajajaj. Si me dices que he conseguido emocionarte me doy con un canto e los dientes. :D

Sí que me siento afortunado, y confío en que habrá aún unos cuantos cumpleaños que celebrar junto a mi abuelo.

Música:

Muchas gracias. Me alegra haberte hecho entrar en la celebración, aunque sea en diferido. :D

Jajaja, me gusta cómo suena eso del conde; es una forma elegante de decirlo. :D

Pétalo:

Jajajajaj. Oye, pues tienes razón, ¿tendremos algún vínculo lejano de sangre? (Tendría sentido, ya que sufrimos el mal del punto rosa) :D ¡Oh Dios mío! ¿Será cierto? ¡¿Dónde has estado todo este tiempo?! XD

PD. No me gustan las caipirnhas... pero porque no las he probado :o. ¿Me desvirgarías al respecto? :D


¡Saludos!

La exorsister dijo...

La verdad que mereció la pena el curro que nos pegamos con el libro solo con ver lo que le gustó después. Aunque no pude evitar un nudo en la garganta cuando noté que a él se le formaba otro, mirando la foto de abuela. ¡Si es que somos la caña exorbrother!

Pétalo dijo...

Tendré que pensarme lo de las capirinhas...es que la posibilidad de que tengas realmente el culo feo me echa para atrás.
XDD. Claro que sí!! Caipis, caipis! Precisamente le acabo de decir a Cattz que igual intento acercarme este septiembre a tnf!

Violeta dijo...

¡Qué bien que todo haya sido un éxito!, y qué bonito todo... Sigue presumiendo de familia, te lo puedes permitir con creces...
Me encanta la idea del punto rosa...
Un saludo

$. M. K. dijo...

No me diga que se disfrazo de hombre de extraradio XDD
La táctica de distracción recuerda al programa ese... Reforma sorpresa.

Un saludo!

JuanRa Diablo dijo...

Qué grandes sois!! Me has contagiado la emoción, Peibol.

Estos detalles hechos con tanta ilusión son auténticas inyecciones de felicidad para todos los que participan en ellas. Bueno, qué te voy a contar a tí...

Y totalmente de acuerdo, lágrimas, lágrimas, hay que hacer llorar XD En mi casa lo hemos conseguido en varias ocasiones y entonces al homenajeado/a se le achucha para que de rienda suelta a toda esa dicha.

Cómo me gustaría echar un vistazo a ese libro.
Felicidades a toda esa incredibol family :)

Raquel dijo...

Me ha encantado leer la crónica del cumpleaños de tu abuelo porque trasmite el cariño y la admiración que le tienes, y eso para una sentimental como yo es muy emocionante.
Me alegro que todo fuera bien y que tu abuelo disfrutara con su fiesta. Sois la caña organizando fiestas :)
Saludos.

LaNiña dijo...

Ays... en fin, qu'e suerte tienes Peibol, a veces me gustar'ia haber tenido una familia as'i... La m'ia est'a repartida por el continente europeo y no es que est'e unida, pero bueno, por lo menos s'e que aunque entre ellos no haya mucha uni'on a m'i si que me quieren mucho, y m'as a'un cuando no nos vemos con frecuencia. Aprecia y disfruta de la tuya ;)

PD: Perdona las tildes y la ausencia, culpa del teclado de por aqu'i.

Un beso y espero que le vaya bien a tu abuelo :)

Indo dijo...

pues te digo lo mismo que a pétalo, cumplir años así debe ser la pera!!
me alegro que saliera todo tan bien y que el abuelo lo viviera feliz y lleno de emoción. sois una familia punto-rosa genial!!

Loco dijo...

Jajajajajajja.
¡Cómo divierten estas entradas!

Y lo de ponerle la cara de Statler a tu abuelo es TOTAAAAAAAL.

Anónimo dijo...

Hola sr. Peibol,

una vez leído el relato de la celebración, no quiero ni pensar qué sería de tí si vivíeras
en la Toscana, o más aún... en Palermo... porque se desprende un aroma de espíritu italiano total, la famiglia è la più importante nella vita.
La vida sería una fiesta contínua.
Mantener las ganas de agasajar a los parientes significa que valen la pena, eso retroalimenta a las familias. Affascinante.

Saludos. Mari.

Pétalo dijo...

Han nombrado la toscana! Mi caipirinhedo! Son todo señales!!

Ana dijo...

Enhorabuena por la increible fiesta sorpresa y porque todo saliera bien. La verdad es que se ve que tienes una familia muy unida, así da gusto. Me gusta esa idea del día despues de las fiestas, lo de las sobras de comida, jaja.
Te ha quedado uan cronica muy entrañable.
Saludos
:)

peibol dijo...

Exorsister:

Al final va a resutlar que no somos tan insensibles como nos pintan; que tambhién se nos mueve algo por dentro de vez en cuando, aunque no lloremos a la mínima, como el resto de la familia. :D

Pétalo:

¡No te dejes llevar por los falsos rumores! ¿Crees que si tuviera un culo realmente feo lo iría enseñando? Te dejaré que reflexiones sobre ello XD

¿Te vienes a Tenerife entonces? Entonces probaré (aunque no me beberé entera por seguridad) una de tus caipirnha (Si nombran la Toscana es porque el destino quiere también que me enganche XD)

Violeta:

Jajajaaj ¿Por qué te encanta lo del punto rosa? XDD

Gracias. Seguiré presumiendo porque sé que es todo un lujo :p

$.M.K:

¿De extrarradio? ¡Eso jamás! :p

JuanRa:

¡Pero eso no tiene mérito, que tú eres muy fácil de emocionar!

Veo que pensamos igual; si no consigues hacer llorar en estos casos, es como si hubieras fracasado en tu objetivo. :D

Habrá una copia del libro para cada hijo y nieto, así que algún día podrás verlo ;)

Raquel:

Jejejej gracias. Creo que la experiencia acumulada en fiestas sorpresa, hacen que ya tengamos práctica y todo salga a salir de boca. :D Eso sí, dentro de poco ya nadie podrá sorprenderse :s


¡Saludos!

peibol dijo...

LaNiña:

Yo me siento muy afortunado, la verdad, porque sé lo difícil y atípico que es (y más si están repartidos por el mundo, como en tu caso) :o.

Gracias por lo dicho, y descuida, que yo también me las he visto con teclads extranjeros ;)

Indo:

Jajajaja Familia punto-rosa; me gusta como suena. Quizás por eso se parecen mi familia y la de Pétalo; por el punto XD

Yo también creo que cumplir años así debe ser la bomba; es más, creo que si no es para cumplirlos así de bien, da pereza cumplirnos, ¿no?

Loco:

Jejejeje gracias. No sabía cómo se llamaba el persobnaje; para mí era "el teleñeco que es igual a mi abuelo" XD. Hace unos años, estando en Inglaterra, vi un peluche de Statler en una juguetería, y no pude evitar la tentación de comprárselo a mi abuelo. Le encantó, y lo tiene pueso coronando su estantería ;)

Mari:

Estoy de acuerdo con la reflexión final sobre las ganas de agasajar a la familia. :D

¿Italiano? No lo había pensado nunca, pero si es verdad que hay paralelismos con nuestra forma de entender la familia. ;)

Ana:

Gracias. ;)

Lo del día después es muy práctico; es la alternativa a estar comiendo lo mismo una semana o tirarlo a la basura. Además, así tenemos la celebración fresquita, y podemos rememorarla :D


¡Saludos!

Murciégalo dijo...

En tu familia se lo curran muchísimo. Ya quisiran estar todas las familias tan unidas. La tarta tiene una pinta buenísima. Buena idea lo de juntarse pa comer sobras :P. Me dio hambre la netrada...voy a comer

Sádicos emocionales :P

Pecosa dijo...

Ay, Peibol, qué bonito todo... Cuánta gente... No hará falta que te diga lo afortunados que sois de ser tantos, y estar tan unidos. Que la familia se quiera y se reúna es tan importante...

Muy emotiva esta entrada. Felicicades a todos por dedicarle tanto tiempo y esfuerzo. El resultado sin duda fue insuperable.

Anónimo dijo...

Buenas!
Estamos dando a conocer nuestro nuevo blog, un blog en el que cualquiera puede participar y publicar todo aquello que no publicaría en el suyo.
Esperamos que nos visites y si te gusta la idea participes, si encima lo anuncias en tu blog o le dedicas unas rayas en algún post tuyo, genial ;)
Gracias, te esperamos allí :)

peibol dijo...

Murciégalo:

A mí me sigue dando hambre la tarta, y eso que las odio.
La verdad es que sí que nos lo montamos bien; para qué mentir ;)

Pecosa:

Gracias. Lo sé y lo valoro muchísimo. Sé que tengo un tesoro que hay que cuidar. :D

Gracias por las felicidades. Me alegra haber conseguido transmitir emoción a través de la entrada :D

Anónimo:

Acabo de entrar en tu blog y me parece una idea de lo más interesante. Cuando me haga falta, contaré contigo. ;)


¡Saludos!

anasisterdiablo dijo...

¿Qué libro? Uy,tengo que investigar...porque me he perdido algo...Me encanta tu familia..y tu abuelo..se le veía muy bien a pesar de los 90..aunque una cosa...¿Por qué no nos muestras nunca las imágenes reales? Me habría encantado verle la cara a tu abuelo y al resto de tu familia.No quiero globos que os oculten el rostro...o es que algun miembro de tu familia está en búsqueda y captura?

peibol dijo...

Veo que ya viste la respuesta a lo del libro. ;)

Lo de las imágenes reales es una política que seguimos la mayoría de bloggers para mantener el anonimato... ¡menos tu hermano, que es un exhibicionista y un desvergonzado! Jajajajaja

Además, no sé si a ellos les molestaría saber que están en la red, y como tampoco me pongo a mí, pues... punto rosa para todo el mundo ;)