Translate

domingo, 8 de agosto de 2010

Power Balance

Cuando oí hablar por primera vez de la Power Balance pensé que sería un buen tema para el blog. Sin embargo lo deseché enseguida, pues pensaba que siendo algo tan burdo nadie picaría; que el porcentaje de borregos que cayeran en la trampa sería tan ínfimo que ni siquiera merecería la pena reseñarlo. Yo que sé, llamadme idealista si queréis, pero me gusta tener fe en el ser humano, aún cuando escaseen los motivos para hacerlo.

Contra todo pronóstico cada vez veo más gente en la calle llevándolas, y lo que es peor, cada vez las veo a la venta en más lugares supuestamente serios y de confianza. Las farmacias y ortopedias se han prostituído al hacerse cómplices de la estafa, prestando así su buena imagen para terminar de convencer a los incautos con más reservas.

Por si hay alguien que no se ha enterado aún de qué va la historia, se trata de una pulsera de plástico con una pegatina brillante, que promete cualidades mágicas y milagrosas a sus portadores. Algo así como la varita de Harry Potter, el anillo de Frodo o el reloj de Ben 10.

He tratado de desarrollar este post tres veces, pero nunca me gustaba el resultado. Cuando no sentía que me estaba yendo por las ramas, me daba la impresión de que el discurso central se perdía entre los insultos propios de mi indignación. Por eso creo que lo mejor que puedo hacer es reseñar la entrada que escribió "Tercera Opinión" en su blog homónimo, que lo expone todo de una forma clara, coherente, y menos hostil de lo que a mí me habría salido a mí. Dice así:



A finales de los 80 hicieron furor en España unas pulseras magnéticas que aliviaban cualquier tipo de dolor. Lo extraño es que, aunque se vendieron millones de unidades, a día de hoy ya no las lleve nadie, ¿por qué dejaron de funcionar? Quizás la respuesta tenga relación con sentencias como la que en 2006 obligó a una de las principales empresas fabricantes a reembolsar el dinero a más de 100.000 clientes, pues la joya no tenía las propiedades terapéuticas que publicitaba.

Como la memoria es muy corta y el ingenio muy largo, recientemente estamos viviendo un remake de lo mismo. Esta vez las pulseras no son magnéticas sino que vienen con hologramas, y en lugar de aliviar el dolor le ayudan a mantener su equilibrio. Copio lo que nos dicen de ellas:

“POWER BALANCE, a parte de una pulsera perfecta para todo tipo de deportes, es un producto que ayuda al sistema nervioso mejorando equilibrio, fuerza y elasticidad entre otras propiedades. A priori puede parecer increíble pero es así, funciona en el 100% de las personas que lo han probado. No hay sugestión ni resultados leves, simplemente un increíble aumento de todas estas propiedades…”

Si usted oyese esto en la Teletienda no tardaría ni dos segundos en cambiar de canal. Pero claro, si uno ve que científicos como Guti, Pablo Motos o Leire Pajín la llevan, entonces… ¡quién no se la compraría! Como yo suelo ser más escéptico que crédulo, me acerqué a una tienda especializada para probarla. Por eso, si quiere ahorrarse el viaje, yo le resumo lo que le dirían.

Lo primero que harán será darle argumentos de peso del tipo: “llevamos más de mil unidades vendidas” o “algo tendrá cuando vale 35 euros”. Aun así, coméntele que quiere probarla pues no acaba de creerse que funciona. La típica respuesta será: “pues está prohibida en muchos deportes”. Esto último es mentira, no hay actualmente ninguna federación que haya prohibido el uso de la pulsera. Por eso, si le mienten para venderle algo, empiece a sospechar… Pero sigamos.

La prueba definitiva y concluyente consiste en que le ponen con los pies juntos y los brazos en cruz, entonces le empujan un brazo hacia abajo y… el brazo baja. A continuación le colocan a usted la pulsera, le empujan el brazo y… ¡NO BAJA! Yo me hubiese comprado la pulsera de inmediato, pero me di cuenta de que la primera vez te empujan y la segunda te golpean, es tan sutil que al principio uno no se da cuenta. Lo probé en casa con un amigo al que, en lugar de pulsera mágica, le puse un tenedor en la mano y funcionó igualmente.

El resto de pruebas son igual de fiables: usted debe realizar ejercicios de elasticidad sin pulsera y después con pulsera, evidentemente cuanto más estira uno más elasticidad tiene, no sé si me comprenden. A mí, de las cuatro pruebas de elasticidad no me funcionó ninguna, pero es que yo soy muy flexible, se excusaron.

Si usted ya va sospechando que la pulsera no hace nada, pregúntele a cualquier vendedor cómo funciona y descubrirá lo que es hablar sin decir nada. Según la empresa funciona gracias a un holograma de MYLAR, pero no le dicen que el MYLAR simplemente es politereftalato de etileno, una lámina de plástico que refleja el 99% de la luz directa. Se vende por metros y su precio es de 2,40 €/m.

Entonces es cuando usted debería preguntar cómo es que una pulsera de silicona con un holograma cuyo precio no sobrepasará los 0,10 €, vale casi 35 €. La respuesta es fácil, si costase 6 € no la compraría nadie.

Pero si aun después de todo esto usted insiste en comprársela porque a su amigo le funciona, evidentemente está en su derecho, pues en estos tiempos de crisis, ¿qué son 35 euros si a partir de ahora va a tener más equilibrio, fuerza y elasticidad que los del Circo del Sol?
.
P.D.: Lo curioso de todo esto es que en internet no hay ni una sola página -ni siquiera la del fabricante- que explique claramente cómo
funciona la pulsera, en cambio hay decenas de lugares donde explica por qué no puede funcionar:

- Una forma equilibrada de trincar
- Pulseras del equilibrio. Lo que no tienes que regalar…
- La reinvención del timo de la pulsera magnética


P.D.2: Si usted quiere forrarse en tiempos de crisis, fabrique unos pendientes de plástico, diga que equilibran las emociones, regáleselos a unos cuantos famosetes de la tele -si incluye a la Belén Esteban se forra- para que los luzcan y en lugar de ponerle un precio de 10 euros, póngalos a 60. Éxito asegurado, oiga.


Les pido disculpas por lo extenso de este post, pero es que en estos tiempos de precariedades económicas, no me parece justo que se quieran aprovechar de la gente. Por eso si creen que este artículo puede servir de ayuda a alguien, pueden copiarlo, enviarlo o o difundirlo… Es gratis.

27 comentarios:

Cattz dijo...

Yo ya paso de decir nada. Conozco gente a la que se la regalaron y les gustó el color y se la ponen. Y gente que cree en ella con supuesta educación superior y el "por si acaso" en la boca.

Yo no la llevo y no la llevaré. Y si alguien me la regala es que no me conoce en absoluto y espero que haya tique para cambiar.

Islander ! dijo...

¿No afectará al cerebero a quien se la pone? También lo veo como una gran gilipollez. Por mí que inventen un anillo que te quite la celulitis en 24h. Sólo les falta eso. ¿Te imaginas que funcionase? Jo.

El Zorrocloco dijo...

Me acuerdo perfectamente de aquellas pulseras magnéticas. Por lo menos eran como de metal y tenían una pinta más seria. El plastiquete de la PB huele a distancia.

Deberíamos pedir un par de metros de MYRLA, ya que está tan barato, y forrarnos de arriba a abajo. Luego nos echamos a dormir, y al habernos convertido en inmortales, nos despertaremos en Futurama. ¡Yo lo veo claro! XD

Como dicen en Facebook:

Vivo con miedo a que un consumidor de Actimel se ponga dos Power Balance y domine el mundo XDD

P.D.- La foto de Pisa es genial XD

Murciégalo dijo...

El politereftalato de etileno sirve para hacer botellas de plástico....

En serio, hay que ser gilipollas xD

papacangrejo dijo...

Al ser humano le pierde el ego. Nos pierde el pensar que sabemos algo que los demás no, que tenemos algo que los demás no, etc. Nos gusta ser especiales y si alguien nos da "duros a cuatro pesetas" no pensamos que nos están engañando, si no que le engañamos nosotros o mira que listo soy que he conseguido este chollazo. La evolución del ser humano es única y exclusivamente tecnológica.

CreatiBea dijo...

Yo también cada vez veo a más gente con la dichosa pulserita, y mira que ya han dicho por activa y por pasiva que es una tonteria.

Casi todos dicen que ya saben que no hace nada, pero dicen que les gusta el color o que les trae suerte....

En fin...

Indo dijo...

todo va por modas. yo no la llevo, pero es que me fio poco de estas cosas y además las pulseras de plástico me hacen sudar y me pican.
está claro que los milagros de este tipo no funcionan, pero a veces la gente necesita creer en algo, sea lo que sea. y si por 35 euros se puede comprar tan maravillosos efectos... pues hala, todos los memos a llevarla.
qué cosas, de verdad.

peibol dijo...

Cattz:

El "por si acaso" es la excusa de quienes admiten que lo que dicen no tiene mucho sentido, pero no quieren pecar de temerarios. Es como lo de "Yo no soy creyente, pero voy a bautizar a mis hijos por si acaso". ¿Por si acaso te vuelves creyente, o qué?

Si alguien te la regala, deberías pensar seriamente en lo que te une a esa persona XD

Islander!:

Pues si lo inventaran, y dijeran que sólo funciona si se complementa con dieta sana, ejercicio y anticelulíticos, seguro que sería un éxito.

No hay nada como el efecto placebo :s

Zorro:

A mí me discutieron el otro día que las pulseras magnéticas sí que funcionaban; ¿sabes cuál fue el principal argumento?

- "Las vendían en farmacías"

Es por eso por lo que me enveneno; si las vendieran en tiendas esotéricas, pues oye, uno va a esos lugares a que le estafen, pero que lo hagan en lugares supuestamente relacionados con la salud, es de juzgado de guardia.

Tienes razón; ¡A la mierda la criogenización! ¡Tenemos la inmortalidad al alcance de nuestra mano!

PD. El plástico fosforito tiene una pinta de cutre que espanta

Murciégalo:

Mira, un argumento más :D

Si llevo una botella de agua siempre conmigo, que es mucho más grande que la pulsera, ¿se me multiplicarán los efectos mágicos? :o

papacangrejo:

Muy interesante la reflexión... y muy cierta, tristemente.
Los que vemos el timo, estamos orgullosos de haberlo hecho, y los que no, deben pensar que los demás somos unos pobres escépticos, que no podremos beneficiarnos de las habilidades que adquieren sus portadores. Todos ganan/todos pierden.

CreatiBea:

Si te gusta el color "o te trae suerte" te compras una en cualquier tienda de bisutería o feria de artesanía. Si te gastas ese dinero es porque te crees la patraña, pues si te pareciera una tontería, no la exhibirías con orgullo, ¿no?

Indo:

Esa es otra. Ya podrían ser las pulseras mágicas de tela, porque ese trozo de plástico en verano debe ser una incomodidad.

La gente necesita creer, y por eso se compra muñequitos de santos, remedios para el mal de ojo o velas. Ok. Pero que lo hagan en donde deben, y no en una ortopedia, que es un sacrilegio. :s


¡Saludos!

Aitor Maiden dijo...

Me acabo de entarar por tu post de la existencia de la dichosa pulsera. Bueno, no del todo. El caso es que yo había visto mucha gente con la pulserita puesta, pero ingenuo yo suponía que era algún tipo de reloj que se había puesto de moda.

Ahora que sé la verdad, sólo me queda decir: "que paren el mundo, que yo me bajo".

La ignorancia es la felicidad, en estos últimos 5 minutos he perdido un poco mas la fe en la humanidad.

lacasitera dijo...

Ultimamente, cada vez veo a más gente con la pulserita esta. Sobre todo un montón de niños pequeños: se ve que no tienen suficiente elasticidad y todo eso...

CRD dijo...

Me encanta este post (de hecho lo estaba esperando), y lo he enlazado en mi facebook, espero que no te importe.
Lo que más rabia me da es que en mi trabajo decidieron regalarle una a uno de los alumnos que se fue... ante gustos... hay poco que hacer, en fin.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
EL EDIFICIO DE LAS OVEJAS

ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

José
Ramón...

Ana dijo...

Cúanto borrego suelto anda por este mundo, ¿verdad? Nos dicen que un trozo de plastico barato nos ayudará a mejorar nuestra salud y ¿que hacemos?, ¿creer que estan chaladitos?, ¡pues no!, ir corriendo a comprarlo, apoquinando 30 euros por algo hecho en taiwan y que sólo vale 0.30 céntimos. Supongo que será el efecto placebo pero no entiendo como las farmacias se han unido al chanchullo.
Saludos
:D

peibol dijo...

Aitor Maiden:

Creo que vivías mejor en la ingenuidad, pensando que era bisutería de moda, nada más, ¿no?

Cuando paren el mundo y te bajes, avísame, que voy contigo ;)

lacasitera:

Eso sí que es un crimen; que los adultos imbéciles se lo contagien a sus hijos. A ver quién les dice luego que sus padres son imbéciles. :s

CRD:

Claro que no me importa, siempre que cites a los autores, claro ;).

Anda que... vaya imagen debe haber dado tu empresa al hacerlo... y qué mierda de regalo para el que se fue. ¡Con lo socorrido que es un marcalibros o un bolígrafo!

Jose Ramón:

Me has dejado anonadado con este comentario tan atípico. Tendré que entrar en tu blog para poder encajarlo mejor.

En cualquier caso, muchas gracias ;)

Ana:

Eso es lo que me jode. ¿Con qué autoridad nos pretenden vender los beneficios de un fármaco, si en la misma estantería venden placebos a precio de oro?

¡Saludos!

La exorsister dijo...

En realidad el colegio de farmacéuticos ha mandado una circular pidiendo encarecidamente a las farmacias que no entren al trapo de vender las "pulseritas mágicas".

Una farmacia no deja de ser un negocio, pero creo que deberían ser más responsables con lo que venden, porque está claro que los clientes confían en que si es de la farmacia... es bueno.

Anónimo dijo...

Hola sr Peibol,

queda demostrado una vez más. Los vendedores de crecepelo siguen en el planeta , y la proporción de incautos atontolinados se mantiene......incluso aumenta !!.
Seguro que el balance de poder ......está resultando sustanciosisimo , se están comprando ya carretas nuevas para llevar crecepelo a más sitios!!

Saludos. Mari

El Sombrerero Loco dijo...

A mi me pasó como a ti, he empezado a hablar de este tema y nunca me gustaba ni como me quedaba ni el cabreo que me producía... la gente es gilipollas, lo he dicho mil veces en mi blog y me ratifico. En mi curro empecé a pensar si no les aparecían en las bandejas del comedor xk todo el mundo la llevaba, pero un día se superaron cuando en una sesión clínica uno empezó a decir que él se sentía realmente mucho mejor desde que la usaba, que no podía concretar de qué forma se sentía mejor pero que así era, y otro aseguró que él no sólo se encontraba mejor sino que todo en la vida le había cambiado a mejor (o sea, encima te arregla la vida) y acabaron, en una sala donde seríamos unos 12, 8 que ya la llevaban, 3 que querían una YA (creo que incluso pensaron en pedir horas de libre disposición para ir en aquel momento a por ellas) y yo mirándolos con una cara de "estáis zumbaos", lo dicho Peibol... la gente es gilipollas.

peibol dijo...

Exorsister:

¡Tardando estaban! Yo es que creo que venderlas en farmacias y ortopedias, o cualquier lugar relacionado con la salud, debería ser directamente punible.
Ya puestos, que vendan también estampitas de la virgen. Total...

Mari:

Yo mantengo la esperanza de que se anule el vació legal que les permite vender sin problemas, y que se vean obligados a devolver una millonada y comerse sus putas pulseras. Y lo peor es que aunque ocurriera, seguro que habría un gran porcentaje de ganancias que nadie podría quitarles. Cabrones...

El Sombrerero Loco:

Después uno queda mal al decir estas cosas, pero es lo que es: La gente es retrasada... y mucho.

A los sugestionados irracionales que nombras, podrías decirle que tú desde que te pones monedas en los calzoncillos, has tenido mucha más suerte en la vida, te ha crecido el pene y tienes el blanco de los ojos más limpio. ¡A ver con qué autoridad te intentan hacer quedar de imbécil!

Debe ser frustrante trabajar rodeado de animalitos así...


¡Saludos!

Pecosa dijo...

No sabes la de pijos que han venido a la tienda donde trabajo con la pulserita de los cojones. Van con el osito de Tous, el bolso de Carolina Herrera y la pulsera de mierda, que no deja de ser un holograma pegado a un trozo de plástico de color fosforito, que además les desentona con el look finolis que llevan. Pero claro, como vale pasta, pues no pasa nada si es una horterada.


Con la de veces que ha salido en todas partes que es el timo del siglo y la gente sigue comprando la chorrada esta. Así va el país.

Condesadedia dijo...

Y yo me pregunto: aunque funcionara, ¿para qué quiere la gente tener tanto equilibrio? ¿Acaso se han vuelto todos funambulistas? Yo, con caminar sin caerme con dos dedos de tacón, me conformo.

peibol dijo...

Pecosa:

¡Hay que ser gilipollas! XD Los cachocarnes que la compran, aún haciendo un gran esfuerzo económico, porque de verdad se creen la patraña, me llegan a dar pena, pero que lo hagan los pijos por el simple hecho de dejar claro que tienen pasta, es para pegarles en la boca con una toalla mojada. ¡Si es que no les pega! ¡Ya lo dices tú!

Si se supone que lo quieren dejar claro es que no pertenecen al populacho (a pesar de ir de Tous, que es patrimonio de la plebe con ansias y sin criterio), ¿qué coño hacen poniéndose bisutería de plástico fosforescente?

Condesadedia:

Jajajaja. ¡Eso digo yo! Que se lo compren los cojos y torpes todavía, pero... ¿y el resto? XD ¡Qué necesidad tiene de más equilibrio!


¡Saludos!

JuanRa Diablo dijo...

Comprendo tu indignación. Pero más rabia todavía de que haya tanta ceguera ante lo que no es más que un indignante/magnífico negocio me la da el que las farmacias se hayan ofrecido a venderlas.
Como profesionales de la medicina deberían dedicarse a vender exclusivamente lo que favorezca a la salud. Comprobar que se prostituyen también con tal de sacar beneficios de toda esta farsa sin el más mínimo rubor es... es... ¿qué coño es?... dilo tu peibol, que sólo a tí te salen esas palabracas venenosas XD

PD Tarde, pero aquí estoy.

peibol dijo...

Si ya lo digo yo. Lo peor es sin duda que las instituciones pretendidamente serias se hayan apuntado a la estafa. ¿Cómo voy a fiarme de los farmacéuticos a partir de ahora? :o

R dijo...

Wuaaaah!! Ejemplo, fui el otro día al médico, y si no había más de 10 que llevaban la dichosa pulserita, miento.

Por que si algo está relacionado con la salud (se vende en farmacias) ya tiene que ser sano?

peibol dijo...

No te extrañe que haya sido el propio médico, compinchado con los fabricantes, quien les haya recomendado que se las compren.
Visto lo visto...

El Pirata dijo...

Que listos que somos todos, cuando nos dicen que una cosa no funciona, salen los más listos del lugar a reírse de todos los que han comprado tal articulo y si dicho artículo se ha vendido en cantidades masivas, más aun, así demostramos que somos los únicos listos que no nos dejamos engañar.
Nadie se ha parado a pensar que si se comercializan es por pura estética por ser como los demás y si la lleva Guti y Belén Esteban y el amigo de turno mejor que mejor para que se vendan más. Lo de menos son los efectos secundarios fijaros en el tipo de gente que la luce están demacrados por falta de salud o se les ve algún tipo de incapacidad, yo diría que todo lo contrario son deportistas y gente joven y con buena salud, simplemente es moda. La sociedad actual es consumista 100 % y somos animales de imitación, todos queremos ser Guti o Casillas y vestimos como ellos y nos compramos los pantalones rotos por que la etiqueta cosida en la parte trasera pone DG, los lleva tal deportista o famosote y cuestan 500€urazos, les imitamos al hablar y nos rapamos la cabeza por que se puso de moda.
¿Quién no se ha comprado un jersey por que lleva bordado un cocodrilo, o una camisa que le bordan CH? es mejor el jersey o la camisa por llevar el cocodrilo o las iniciales bordadas? Lo que si os aseguro que al igual que la pulsera el coste real es muy inferior al que pagamos en el mercado. Otra cosa muy distinta es la publicidad engañosa eso esta prohibido y para eso hay una ley y cualquiera puede ir al juzgado y hace uso de ella, yo animo a todos los que se preocupan tanto por los que se han gastado 35€ a que vayan a denunciar y pleiteen Contra Power Balance que en un año se han embolsado millones de euros, a sabiendas de que no venden salud, sino moda.

También os animo a que saquéis el articulo de moda de la temporada que viene os forrareis y veréis las cosas de otro modo. Eso sí no engañéis en la publicidad es un delito.

peibol dijo...

El Pirata:

No es querer ser más listo que nadie, es echarse las manos a la cabeza de frustración y y rabia; es impotencia e incredulidad viendo cómo estafan a la gente, y la gente se deja estafar por no tener un mínimo de sentido común y analizar las cosas.

Está claro que la estética tiene peso a la hora de comprar, aunque a veces esa estética sea dudosa y todo el mundo la pase por alto por seguir la moda. Ahora, por ejemplo, se han puesto de moda los elásticos de colorines con formas para la muñeca, y se lo ponen tanto las pijas como los niños, porque además cuesta dos duros. Me aprece estupendo, como quien se compra un la pulsera de Pandora y se deja una millonada en llenarla de abalorios. La diferencia es que aquí se ha ENGAÑADO, cobrando un precio abusivo por un plástico de mierda, porque prometían, valiéndose de lenguaje ambiguo y aprovechándose de vacíos legales, remedios milagrosos y soluciones mágicas. Eso, al margen de la moda es una estafa, y me cabrea. Si fuera sólo una cuestión de imitación, el colectivo que lo llevaría sería más uniforme, pero cuando ves a las señoras mayores llevando una porque una amiga se las ha recomendado para tener más salud, me indigna pensar que han tirado el dinero a la basura comprando un supuesto medicamento mágico. Que no están las pensiones como andar con despilfarros.

Me indigna que tanta gente y desde tan distintos ámbitos hayan participado en este engaño colectivo para darle dredibilidad. Ahora bien, si los de Power Balance sacaran la pulsera y dijeran: Proponemos llevar esta pulsera por moda, sólo por eso, y si quieres molar apoquina 35 euros por esta basura. Ahí no habría ningún problema, y quien quisiera pasar por el aro, adelante. ;)

Un saludo