Translate

viernes, 25 de marzo de 2011

Los ciclistas son el demonio

Previously, en El edificio de las ovejas, "vayas por donde vayas con la bici, eres un peligro público y un desconsiderado" (la entrada en cuestión AQUÍ).

Ayer por la mañana tenía que hacer varios recados en distintas partes de la ciudad, y lo más práctico para no perder tiempo era coger la bici. Comprobé el estado de las ruedas, me puse la mochila a la espalda, y me lancé a la aventura, y es que no hay otro término para definir lo que supone adentrarse en la jungla de asfalto y salir ileso. Como contaba en la entrada que enlazo al principio, vayas por donde vayas incomodas, estorbas y eres objeto de críticas. A la gente no le gusta que perturben su tranquilidad teniendo que esquivar bicicletas; ni en la carretera, ni en la acera (ni en el tranvía, por supuesto).

Iba a velocidad de tortuga por culpa de las viejas que van cogidas del brazo, abarcando TODA la acera, y que ni te ven ni se apartan, o si lo hacen, te regalan una retahíla de bufidos y malas caras. En una de estas vinieron de frente dos mujeres cogidas del brazo (¿por qué no caminarán en fila india, como todo el mundo?). Me paré por precaución, me arrimé lo más posible a una jardinera (un cm más habría supuesto aplastar las flores), y me quedé esperando pacientemente a que me alcanzaran y pasaran. Lo hicieron, y una de ellas fue tan absurda que se dio en el brazo con el manillar. Se pararon en seco y me llamaron de todo, y es que ¿de quién es la culpa en este caso? ¿Mía, por haber tenido el detalle de deternerme y apartarme lo más posible un ratazo antes de que llegaran, o de ellas que son retrasadas y se empeñaron en pegarse a mí teniendo toda la acera libre?

Del ciclista, por supuesto; siempre es culpa nuestra.
(Aaaayy... ¡Qué criba tan grande haría yo en esta ciudad...!)

24 comentarios:

Trouble dijo...

Si te digo la verdad, después de mucho esquivar a la gente por las aceras, lo correcto es ir a lo tuyo. No obligues a la gente a tenerte en cuenta. Si te paras te ven, se paran, se mueven, te hablan... si sigues adelante no te dará tiempo ni a escuchar sus insultos. Obviamente, cuando no queda otro remedio, pues apechugas, pero ni te molestes en reclamar tus derechos o maldecir a nadie. En esta ciudad, un ciclista siempre es un estorbo. Lo somos, asumelo. Pero no es culpa nuestra. Las calles no están hechas para las bicis, y en muchas ocasiones, ni para los peatones. A veces, aunque el trayecto sea largo, sin transportes públicos y en llano, ir caminando es mucho mas rápido que en bici, y menos peligroso. La bici en Tenerife solo puede usarse para practicar deporte, usarla como transporte es un quebradero de cabeza.

$. M. K. dijo...

Al carecer de coche mi único vehículo es la bici, con la que voy a todos los sitios. Normalmente voy por el asfalto, ya que lo del carril bici pues no han hecho más que un amago.

Es curioso comprobar como los guiris son más comprensivos que los españoles. Alguno que otro hasta me ha cedido el paso con un gesto cortes.

En Holanda esto no pasa, puedes recorrerte toda Holanda en bici y no oiras ningun insulto. Aquí parece ser que el tener un coche es como ser dios o lago parecido, ya que van avasallando. Me las he visto moradas cuando voy por las avenidas pricipales y sobre todo en las p... rotondas. Y es que en Holanda las bicis tienen prioridad, lo mismo que aquí según las nuevas normas viales, pero los conductores se la pasan por el forro (siendo fino)

Creo que los accidentes que se ven de ciclistas no suelen ser a causa de sus imprudencias sino de la necedad de los conductores.

Un saludo!

Sar@! dijo...

Ir en bici en Canarias, por la ciudad al menos, es un puto peligro. La gente no está acostumbrada a convivir con ellas, y yo ya... paso de sacarla, a no ser que vaya a una zona sólo para bicis, es un coñazo y ¡qué coño, un peligro! Que si no matas a alguien, te acaban matando a ti, y no es plan.
Cuando estuve en Alemania, los ciclistas eran los que iban de chonis, que te gritaban si invadías su carril (o no...la cosa era gritar a los extranjeros xDDDD) o estaban todo el día tocando la campanita, con el estrés que supone tener que pararte, y girarte para ver de dónde viene el ciclista. Un lío! Supongo que es cuestión de acostumbrarse, porque si ellos pueden...¿por qué nosotros no?

Martes dijo...

Yo en Madrid iba siempre en bici al trabajo, y he de decir que los coches me respetaban bastante, aunque creo que me tenían miedo (nunca habían visto una bici antes, por lo que parece). Los peatones y, especialmente, las viejas, son un mundo aparte. Pedaleando por la Plaza de Oriente, que es peatonal, una vieja me metió el bastón por los radios de la bici. Me caí, me di contra una papelera, sangré bastante. A lo cual, la vieja se me acercó, me dio un par de bastonazo en el hombro y me gritó que me iba bien merecido, por ir en bici en zona peatonal.

Yo, francamente, cuando oigo o veo programas sobre qué solas están las viejas porque sus hijos no las visitan, me acuerdo de las viejas que yo he conocido... A ninguna me darían ganas de visitarla.

Martes dijo...

Por cierto, no sé si lo he dejado bastante claro: era una PLAZA, había como cien metros de espacio para pasear, y la vieja se desvió de su camino para poder meterme el bastón entre los radios.

Trouble dijo...

Martes... es el claro caso de la vieja asesina que merodea por la Plaza de Oriente. Tampoco vayas de noches por ahí, que te destripará.

Nalataia dijo...

XD pobrecico!... suele pasar, incluso en los lugares con carril bici, la gente te mira mal por usarlo... o andan de por medio y si les gritas que se aparten (porque, a ver, tú vas por donde toca), te mandan a la mierda... Cuando era pequeña, solía pasar en bici por una plaza de terraplén que hay en mi barrio: tiene surcos, baches y todas esas cosas guais y molonas que te hacen saltar del sillín cuando vas a medio kilómetro por hora... bueno, el caso es que por ahí había unas viejas horribles que, en cuanto te veían venir, estiraban el brazo, y con él, el bastón, e intentaban hacerte la zancadilla!¡ eran muy brujas... y mira que ni les pasábamos cerca, vamos, que ellas estaban sentadas en el banco y nosotros pasábamos a dos metros... era imposible hacerles nada! pero ellas cabezonas, dale con el bastón!¡ hasta que un día me harté y pasé a un palmo suyo... bueno, ese día acabaron de arena hasta en el sonotone!¡ por petardas...

papacangrejo dijo...

¿Y las que van caminando en zig-zag sin darse cuenta?. Tu vas por detrás, te vas a la derecha y ellas también, te vas a la izquierda y para allá van.

peibol dijo...

Trouble:

Jajajajaja. En este caso yo seguí de largo mientras me insultaban, porque… ¿qué otra opción tenía? Dejar de hacer lo que tenía que hacer, para ponerme a debatir sobre quién estaba siendo cívico y quién no? Paso.
Y tienes toda la razón. Una vez que estaba en la parte baja (avenida de Anaga) sí que me moví con soltura, pero mientras andaba por el centro, tardé más que si hubiera ido caminando. :s

$. M. K.:

Los guiris son más comprensivos porque ellos sí tienen cultura de bicicleta; a nosotros nos queda aún mucho que aprender. Holanda directamente es otro mundo. ¡Qué gozada! :D

Sar@!:

Lo triste es que sea un peligro por la gente y no por los ciclistas. ¡Manda huevos!
Aaay… esa Europa ciclista y civilizada. ¡Qué envidia!

Martes:

Pe… pero… ¿en serio? ¡Dios! Me acaba de hervir la sangre imaginándomelo. ¿Cómo se puede ser tan hija de la gran puta? ¡Zorra de mierda! ¡Que alguien me sujete que si no voy y la mato! ¿No le metiste un piñazo con la misma? Ni respeto a la tercera edad ni nada. Esa vieja tenía que llevarse su merecido con la misma moneda. Puta asquerosa de mierda… (Sí, me ha tocado la moral).

Nalataia:

¿Pero con qué clase de viejas se topan ustedes? ¡Joder! Y yo quejándome de mis viejas. Aquí no hay tanta mala leche. :o
Yo estoy hasta los cojones, la verdad, porque por más que pasen los años, la gente no cambia. ¡Gentuza!

papacangrejo:

¡Arg! ¡Sí! Yo creo que usan el brillo de las gafas como espejos retrovisores, porque si no, no me lo explico...

¡Saludos!

José Luis dijo...

Emmm cuando te digo, Peibol, que cada día me siento más alienado es por leer cosas como esta. Sabes que yo cojo bastante la bici y a veces me meto por aceras muy anchas pero excepcionalmente, porque, pese a lo que parecen pensar algunos de los que hacen los comentarios (¿y tú mismo?), las bicis son vehículos y tienen que ir por la calzada. Punto. Las aceras son para los peatones. Punto. Cualquiera puede recriminarte que te metas por la acera con una bicicleta poniendo en peligro su integridad. El peatón no tiene por qué esquivarte y puede ir bailando la yenka si le da la gana. Donde tenemos que plantar batalla es en los carriles bicis, dondé sí podemos circular y tenemos preferencia sobre los bípedos. Y reclamando nuestros derechos en nuestra parte del tranvía. Pero al César lo que es del César..

peibol dijo...

Hay que ver las licencias que te permites, José Luis, amparándote en que te conozco y en tu carácter es… “así”. Como digo al principio de la entrada, las bicis molestan en todos lados; me llevo malas caras en el tranvía, en la carretera y en la acera. Y puestos a llevarme insultos y malos modos de alguien, prefiero hacerlo en aceras anchas por las que deambulan todo tipo de vehículos, desde carritos de bebé a bicis esporádicas, que en la carretera, donde más de un coche ha estado a punto de llevarme por delante porque sí. Hay trayectos en los que he de subirme en la misma sí o sí, y si no reúne las condiciones idóneas como para pedalear sin riesgo para mí o los demás, me bajo de la bici y me coloco a un lado para no causar molestias. Exactamente lo mismo que hice en este caso.

JuanRa Diablo dijo...

Pues si con tantos miramientos por tu parte, aún te caen rapapolvos, qué sería si fueras a lo loco y pisando pies... ¿te matarían directamente?
Parece que el carril de los intransigentes siempre va atestado.
Y en el caso de las personas mayores... qué decir, algunas van forradas de derechos y razones que se cuelgan ellas mismas simplemente por ser mayores. Y sé bien de qué hablo. :S

¿Nos parecerá Verano Azul una serie de ciencia ficción un día de estos? XD

Un saludo, Pablo

Murciégalo dijo...

Odio el ring ring.. de la campanita esa que tienen las Bicis..tengo pesadillas con ciclistas locos que quieres atropellarme. En Bremen casi muero arrollada, en serio, y varias veces. Iban a toda velocidad... xD. Es eso, que no estamos acostumbrados...algún día cogeré una bici y me pondré en tu lugar... hasta entonces... eres enemigo mortal xD

mila dijo...

En valencia esta siendo un exito absoluto el valenbici, han llenado la ciudad de estaciones d bicis q puedes alquilar durante 30 minutos para trasladarte, luego lo dejas en otro punto y t olvidas y todo por 18 euros al año. Creo q ya van mas de 40000 socios. Me ha sorprendido un monton el exito todo l mundo esta encantado cn l iniciativa. Mola.

Ana dijo...

Jaja, encima que fuiste considerado con las ancianas saliste mal parado.
Ojala cogieramos mas la bici y menos el coche, el planeta lo agradecería.
:)

Pecosa dijo...

Aunque no lo parezca, es un tema peliagudo, este de las bicis.

En mi caso, hace unos años la usaba para ir a trabajar, e iba por la acera. En aquellos tiempos el uso de la bici no era tan popular en Barcelona y la gente no me refunfuñaba por pasar a su lado en bici. Dejé de usarla porque a casa no la podía subir y en la calle me robaron la rueda dos veces, así que acabé con el tema.

A día de hoy, el tema ha cambiado: se ha extendido mucho su uso, incluso hay paradas de bicis de alquiler por toda la ciudad (Bicing). El problema es que, aunque han ampliado el tema de los carriles-bici, siguen siendo insuficientes, y hay mucha gente que va por las aceras, lo cual resulta bastante incómodo para los peatones.

Como han dicho por ahí arriba, lo que tendría que ser de ley es la adaptación de las ciudades a las bicicletas. Y todos al carril bici.

Martes dijo...

A mí ese día me pilló desprevenida, pero ya he tenido mis historias de devolverle alguna a más de una señora. Estoy muy en contra de las señoras; yo cuando sea vieja me retiraré pacíficamente a una residencia del Opus, que son más lujosas, para no molestar. Lo tengo clarísimo.

peibol dijo...

JuanRa Diablo:

Pues visto lo que ponen por aquí (aún estoy alucinando con la vieja hija de puta sobre la que escribió “Martes”), me imagino que sí. :o

Honestamente JuanRa, te admiro, porque si yo trabajara con viejas (la mayor de las veces peores que ellos), ya me habría cargado a algunas, pues como dices, se cargan de derechos y razones sólo por una cuestión de edad. Es curioso cómo uno puede volverse gentucero al cumplir años…

Murciégalo:

Yo no uso el ring ring porque no tengo timbre, pero en cualquier caso suelo acompañarlo de un “¿Perdón?” para asegurarme de que me han visto o notado. Ahora que vives en Alemania, ¿no te parece una gozada ver a todo el mundo en bici? :D

mila:

¡Mataría por que tuviéramos ese servicio aquí, aunque le veo una pega; lo de que sea 30 minutos me parece una cagada, porque en ese tiempo no te da tiempo a hacer nada, es decir, que no puedes cogerla y despreocuparte, sino que tienes que estar mirando el reloj y no desviarte del camino. Creo que el tiempo mínimo deberían ampliarlo a media hora, ¿no crees?

Ana:

El planeta nos lo agradecería… pero las viejas no XD. Supongo que terminaré de coger la costumbre el día que viva en Holanda, pero mientras tanto lo dejaré para ocasiones especiales. ;)

Pecosa:

¡Y tanto que es un tema peliagudo! En cualquier caso, quiero pensar que en Barcelona estará la cosa mejor que aquí, que estará la ciudad más adaptada y la gente más concienciada. ¡Seamos todos como los holandeses! :D

Martes:

A ti te cogería desprevenida, pero a mí me ha creado un trauma indirecto irreversible. De verdad que me hierve la sangre al recordarlo, así que no quiero ni imaginar cómo te habrás sentido tú :o
Jajajajaja, me encanta el final de tu comentario, es buenísimo. XD


¡Saludos

Loco dijo...

¡¡Si es que vas como un loco!!

Mila dijo...

No lo he explicado bien, puedes coger la bici durante treinta minutos porque no quieren que te la quedes todo el día sin estar usándola y que otros que la necesitan no puedan hacerlo, sin embargo sí que se puede dejar una bici en una estación después de haberla usado treinta minutos y coger otra distinta otros treinta y esto sin límite, vamos que puedes estar todo el día cambiando de bici, pero no con la misma de manera que así sólo la cogerás si realmente la estás usando pero no mientras te tomás una cerveza con los amigos impidiendo que otros puedan usarla.
A mí me parece una idea genial, sé que en Barcelona ya tienen ese servivio desde hace tiempo. Ahora hace falta más carril bici pero me da la impresión que con esta iniciativa muchísima gente que antes no iba en bici ahora sí lo hace. Además Valencia es una ciudad perfecta para ir en bici porque es completamente plana y llueve poco.
Un saludo.

El Zorrocloco dijo...

Cuando vengas aquí vas a flipar. Hay tropecientos ciclistas por la calle, y bastante carril bici. Y luego está el río. Pero lo que más mola es que es una ciudad plana. Estoy por ir a comprarme una bici de estas de veinte euros robadas del rastro, no te digo más XD

peibol dijo...

Loco:

Jajajaja. Tú sabes bien lo que es eso, ¿no? :p

Mila:

¡Aaaah! Eso es otra cosa. Me imagino entonces que habrá muchos puestos de bicis entonces, para que no sea un estrés tener que llegar al siguiente, ¿no?
¡Qué envidia me das!

El Zorrocloco:

¡Saludos!

Mila dijo...

Pues sí, hay un montón y creo que van a seguir poniendo porque ya te digo que la iniciativa está siendo un éxito. Proponlo el tu ciudad, igual te hacen caso!

peibol dijo...

¡Qué envidia! En mi ciudad estaría genial, si no fuera todo en cuesta. Ainss...