Translate

sábado, 4 de junio de 2011

10 años con Amelié

Hace unos días se cumplió el décimo aniversario del estreno de "Amelié", una película que ha cambiado la historia de París para siempre.

Nada hacía presagiar que su estreno tuviera la apabullante acogida y trascendencia que tuvo, y mucho menos que se convirtiera en el mejor reclamo turístico para el barrio de Montmartre. Por eso se ha decidido celebrar la efeméride proyectando el largometraje en pantalla grande, en el mismo lugar en el que se desarrolló esta peculiar historia sobre la felicidad.


Amelié es una historia sencilla y original (aunque luego los plagios proliferaran como setas), en la que la protagonista, una chica muy atípica que disfruta de los pequeños placeres de la vida, decide dedicar su vida a ayudar a los demás sin que estos se den cuenta. Quizás el éxito de esta
fábula resida en que nos permite olvidarnos de las fatalidades del mundo, aunque sea duranteuna hora y media, para viajar a un París mágico y siempre soleado, en compañía de una camarera tímida, inocente y soñadora, que nos invita a imaginar un mundo mejor, más sencillo y donde todos podemos llegar a ser felices.

Tal fue la repercusión de Amelié en todo el planeta que el barrio de la película se ha convertido en uno de los mayores reclamos turísticos de la ciudad. El café en el que trabajaba la protagonista aparece en todas las guías de viaje, y es continuamente frecuentado y fotografiado por seguidores del filme, que nunca cesan de preguntar por ella, por la película, por las localizaciones y por la música de Yann Tiersen.


El canal Saint Martin, que antes pasaba inadvertido, se ha convertido en parada obligada para los que, emulando a Amélie, quieren hacer rebotar piedras sobre el agua, mientras que la tienda a pie de calle donde la joven hace la compra está empapelada con la cara de la actriz. Muchos de quienes van a visitar la basílica del Sacre Coeur, en realidad lo que buscan son las pistas que la joven va dejando a su enamorado, y no son pocas las personas que, al igual que la señorita Poulin, han recogido el testigo fotográfico de los viajes alrededor del mundo de un gnomo de jardín.

Amelié no sólo ha cambiado la vida de quienes amamos la película homónima, sino también la de “sus vecinos”, que tienen en esta chica idealista a la mejor embajadora imaginable.


Y tú... ¿también eres "Ameliense"?

13 comentarios:

Islander ! dijo...

Amélie es un encanto de película, y tiene una banda sonora de la que no me aburro nunca. ¿Existirán chicas como esas por ahí escondidas?

H@n dijo...

YO, HASTA LA MÉDULA

=_)

Sar@! dijo...

Ohhhhh!!! Pues sí, ¿10 años ya? Pfff, como pasa el tiempo. Recuerdo que yo la fui a ver sola (forever alone xDDD) un domingo cualquiera, y lo típico, la elegí a dedo. Poco después aquello se convirtió en un boom y todo el mundo quería verla (coraje...). Yo sólo digo, que quiero ir a París. Lo dejo caer... ejem.

ulises dijo...

No has puesto nada de mérito en el director. Jean Pierre Jeunet ya demostró su buen hacer con Delicatessen y La ciudad de los niños perdidos. Amelie era ir al cine sobre seguro

JuanRa Diablo dijo...

Uff, aquí me has dao, Peibol! :)
¿Sabes que llevo muuucho tiempo queriendo dedicarle una entrada a Amelie? Tú no lo podías haber hecho mejor.

Recuerdo hasta el día que la ví: 1de enero de 2002 en un cine de Alicante que ya no existe, y me dejó con una sensación de felicidad absoluta.
Tuvo tanta influencia en mí que al día siguiente me inspiró un juego muy "ameliense" que duró ese año entero, como ya te conté.

Y su música... He utilizado temas de su banda sonora en los montajes de videos caseros que más aprecio y los ha convertido en mágicos. Es la banda sonora que más he escuchado.

Amelie es un mundo aparte, original de principio a fin, un caleidoscopio de sueños y realidad, una visión entrañable de las cosas más cotidianas (y a la vez necesarias) de la vida, a través de unos ojos que hechizan, que hablan y lo expresan todo por sí solos.
No creo que la Tautou pueda desprenderse jamás del peso de aquel gran personaje.

Lo dicho, que con Amelie me has dao, y creo que se nota, ¿no? Jeje, creo que acabo de matar el gusanillo que tenía de hablar de ella. :)

José Luis quién-iba-a-ser dijo...

Delicatessen es genial, la de los niños perdidos empezaba a flojear y Amelie... me pareció un petardo pretencioso. Es un video clip de dos horas, un ejercicio de estilo sustentado en la fotografía y los primeros planos de la chica. Algún ocioso debería colgar en Youtube una versión en B/N y con la prota con gafas negras... jajajaja

peibol dijo...

Islander!:

Totalmente de acuerdo, y sí, existen. Yo conocí a una, mucho antes del fenómeno Amelié, que podría ser perfectamente su hermana. Vivía en su mundo de paz y amor, era un encanto e iba regalándole piedras a la gente.

H@n:

Ya somos dos. :)

Sar@!:

Sí mija, 10 años ya. :s

Yo la vi pasados unos años en casa de un amigo, y me enamoré.

¿Vamos a París, Sara? :)

ulises:

Cierto, pero tampoco quería eternizar la entrada con aspectos técnicos sino centrarme en mi amor hacia la película y la repercusión que ha tenido. Tampoco he hablado de la actriz en sí más allá del personaje. ;)

JuanRa:

Pues creo que, una vez más, me he adelantado. :p ¡Ups!

Recuerdo lo de tu año de juegos amelienses, y creo que hay pocas películas que a ti, JuanRa Diablo, puedan pegarte más. :)

Audrey Tatoo será siempre Amelié, y es que como dijo una vez, ese personaje fue un auténtico regalo.

José Luis (mi tocapelotas favorito):

¿Qué voy a hacer contigo? ¡No me das sino disgustos!

Como le dije una vez a alguien hablando de la película, hay dos clases de personas, los que saben valorar Amelié y los que no. Tú eres de los segundos. XD

Ahora en serio, es una película que crea emociones contrapuestas, o te encanta o te parece una mierda. Conociéndote no me extraña que en lugar de ver una fábula preciosa y original, con una música preciosa y una historia entrañable, veas a una tarada sonriente al son de un acordeón, pero aquí no haré concesiones. Me parece una obra maestra y nada podrá hacerme cambiar de idea.

PD. ¡Estás muerto por dentro! XD

¡Saludos!

Pecosa dijo...

Amélie es de esas películas que cuando las veo me gustan tanto que digo, ¡tengo que volver a verla! Y luego se me olvida y no la veo más.

Así que valga esta entrada para recordarme que tengo que dedicarle un par de horitas de nuevo, ya que apenas recuerdo alguna escena. Lo bueno de eso es que volveré a disfrutarla como una enana.

Ana dijo...

Me gusta mucho, es mágica, poética, no hay ninguna como Amelie ni creo que ninguna copia pueda llegarle a la altura. Y su música es una de las mejores bandas sonoras del cine.
Lo reconozco: ¡Soy ameliense!
Un beso
:)

$. M. K. dijo...

Billy Wilder dijo "Una pelicula tiene que hacernos olvidar que tenemos el coche mal aparcado o que el jefe que tienes es un cabrón, si no es así es que la pelicula no ha conseguido su objetivo."

Howard Hawck dijo "En el cine tengo diez mandamientos y los nueve primeros dicen que no debes aburrir"

Estas frases de tal ilustres directores son aplicables al filme de Amélie, cuyo título original es mucho más largo "El fabuloso destino de Amélie Poulain"

Un saludo!

PD: Por cierto tengo esta peli en DVD y la proyecto en días señalados.

Martes dijo...

Yo creo que Amélie es a nuestra generación lo que Dos hombres y un destino fue a la de nuestros padres... Más de lo que opinemos personalmente de ella, cambió (o reflejó, no lo tengo claro) la manera de pensar, de ver el mundo, incluso de vestir y de peinarse... Por eso ha habido tantas imitaciones después. Es un buen aniversario para celebrar :)

Loco dijo...

Yo después de ver Amelié, cada vez que voy a una tienda al por mayor no puedo evitar meter la mano en el saco de lentejas que tienen al lado de la caja registradora (sin que me vea nadie) y es de lo más agradable.

Y la escena del puente es una de mis favoritas de siempre.

¿Cuándo quedamos todos para ver Amelié y comentarla después? Yo llevo albariño.

peibol dijo...

Pecosa:

¡Pues tardando estás! :) En realidad a mí me pasa lo mismo, pero con tanto buscar fotos y vídeos para la entrada, me ha vuelto a entrar el gusanillo, y me he prometido a mí mismo que en este verano tiene que volver a cer. ;)

Ana:

No puedo añadir nada más. :) Yo tengo el disco de la banda sonora bien cerca de mi minicadena, como bálsamo para cualquier mal día. :D

$.M.K:

Estoy de acuerdo, sabias frases que se ajustan perfectamente a la película. :D

Yo también la tengo en DVD. ¿En qué días señalados la proyectas?

Martes:

Yo pienso lo mismo. Puede gustarte más o menos, pero la cultura popular de la última década se ha visto irremediablemente contagiada por la chica de Montmartre. :)

Loco:

Jajajaja. Lo de la mano es algo que a nadie puede desagradarle. También es convalidable por meterla en una piscina de microbolitas de corcho (o un puf roto en mi caso).

Cuando quieras hacemos la proyección. ¿Quedamos en Madrid como punto intermedio? XD


¡Saludos!