Translate

miércoles, 13 de junio de 2012

No es que sea un bicho, es que lo ha pasado mal...

Hablando el otro día de un cabrón retorcido, al que unos cuantos de mi entorno hemos tenido la desgracia de sufrir, alguien me dijo que el pobre había tenido una vida dura, y que por eso era así. Cuando oigo este tipo de cosas, no hago sino preguntarme: ¿Y a mí qué coño me cuentas? Es decir, ¿las malas acciones de una persona están justificadas si las cosas no le van sobre ruedas? ¡Por supuesto que no, de ninguna manera! Sería como exculpar a Hitler porque –el pobre- era un hombrecillo acomplejado.

Todos nos llevamos palos en la vida, y no por ello nos volvemos unos déspotas insufribles. Tuve una profesora en el instituto con el honor de ser la única persona a la que realmente he odiado a muerte. Era borde, maleducada, seca, cortante, abusadora en todos los sentidos; cínica, ruin, dañina… una mala persona con mayúsculas. Los alumnos le temían y los profesores la evitaban; era una hija de la gran puta que disfrutaba amargando la existencia a todo el que se cruzara en su campo visual. Pues bien, alguien me lo intentó justificar, contándome que hacía un montón de años había perdido a una hija. Me reitero: ¿Qué clase de justificación de mierda es esa?

Si se te muere alguien te la envainas, como hacemos todos; es lo que hay. Pasas el luto y sales (o no) adelante, pero no te dedicas a joderle la vida a los demás. Me parece una excusa muy pobre. Mi tía perdió hace años a una hija de mi edad, igual que la madre de una amiga de la infancia. ¿Se han convertido por ello en unas cabronas? En absoluto, más diría que lo contrario. ¿Por qué entonces debería haber inmunidad para volverse el anticristo en casos similares? Exculpemos pues a los violadores y asesinos por tener una infancia difícil, y pongamos la otra mejilla cuando alguien nos de una cachetada, porque si lo hace seguramente es porque tiene mucha rabia que descargar dentro, fruto de unas malas vivencias. No me jodas.

Si no sabes vivir en sociedad, porque tus circunstancias te han convertido en un ser abominable y tóxico, vete a una isla desierta, pero no nos des por culo a los demás, que ya cada uno tiene con lo suyo. Quién sabe, quizás si no hubiera tantos individuos que defendieran a esta "pobre" gentuza, nadie les aguantaría la más mínima tontería, y aprenderían a comportarse como personas civilizadas. ¿No?
 ¿Soy un radical sin empatía, o vosotros también pensáis que no hay que aguantar a comemierdas hostiles, tengan el pasado que tengan?

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo. Entiendo perfectamente que todos tenemos sucesos en nuestra vida que nos dejan huella, que hacen que sufras y que cambian nuestro carácter, pero de ahí a que yo te tenga que aguantar todo lo que te dé a ti la gana porque " lo ha pasado mal" me toca la moral y los co*ones...

Hay un término que se usa en psicología que se llama "Resiliencia" y es la capacidad para sopreponerse a los sucesos dolorosos o traumáticos que pasamos TODOS. Todos podemos ser resilientes, o por lo menos podemos hacer un ejercicio de superación del problema.

Yo me considero alguien muy empática pero me parece que una cosa es entender qué puedes estar pasando y excusarte y otra diferente aguantar los desplantes, los cabreos o los sinsentido de la gente que ha pasado por sucesos negativos vitales (que por otra parte, y me repito, todos hemos tenido).

Sí, lo intuyes, también tengo gente así a mi alrededor :D Pero también tengo gente que ha pasado auténticos dramones y que han sabido ser resilientes y tener una estabilidad emocional adecuada.

Gracias por el post, Peibol!

Mali

Nalataia Tubercle dijo...

Teniendo en cuenta que hay grandísimos hijos de puta que lo son porque si... no veo porque el pasado tortuoso de alguien tiene que ser una justificación para amargar al prójimo.

Otra cosa es que, como ser humano, te digan que su infancia fue un infierno y pienses "Oh, vaya, pobre". Pero ya está. El pasado no justifica el presente y menos el hijoputismo... aunque cierto es que, lo que vivimos y sufrimos en nuestras carnes, moldea lo que seremos.

Hasta cierto punto, se puede exculpar a alguien por falta de conocimiento (como suele pasar con los más pequeños, que no tienen maldad alguna y sueltan lo primero que les pasa por la cabeza) pero no por negación del raciocinio propio.

Como decimos en mi casa, "Qui la fa, la paga" y un pasado malo no es excusa. Además, cabronadas las sufrimos todos.

Pero vamos, que sólo es mi humilde opinión.

Naar dijo...

NO! no es justificación en absoluto, todos sufrimos, todos nos jodemos. no me vale el rollito pobre yo que sufro tanto y por eso jodo al mundo. yo tuve un jefe cabroncísimo como persona y todo el mundo le aguantaba porque tuvo un accidente y quedó en silla de ruedas. oye, mala suerte, no puedes pagar tus marrones con los que no tienen culpa. a mí qué me cuentas??
total, que no puedo estar más de acuerdo contigo.

Anónimo dijo...

ja ja, estas realmente cabreado. Voy a pensarme mi respuesta y te escribo en cuanto tenga un rato.
Tómate una tila no vaya a ser que al final los "malos" te hagan daño de verdad.

$. M. K. dijo...

Alguien ha tenido un mal día... Yo como de HP he conocido a varios pues me resbalan.
Hakuna matata!

JuanRa Diablo dijo...

Así es.
Y sin necesidad de pasados traumáticos tampoco, que en más de una ocasión nos hemos visto en esos "No se lo tengas en cuenta, es que ha tenido un mal día..." ¡Pues un poco de autocontrol, leches!
Si por cada mal día que vayamos a tener la pagáramos con todo el que nos rodea, esto sería Sodoma y Gomera, que decía aquel xDD

Esa gente que se lleva los problemas de casa al trabajo y/o los del trabajo a casa y descarga mala baba a la menor ocasión (actualmente sufro a más de una así) no se pueden justificar jamás: eso es mala educación y punto.

Un saludo

PD: Tu blog es de justificada consulta, ¿no? Es que me acabo de pasar la advertencia por el forro :S

Pecosa dijo...

Yo, como todos, también me he cruzado con personas malas, cizañeras y dañinas que me han enfurecido y hecho sacar mil demonios por la boca. Pero ahora, pensando en frío, creo que es un tema más complejo de lo que parece. Estoy de acuerdo en que un hecho traumático no justifica el ser un jodido amarga-vidas, pero considero también que el "y a mí que me cuentas" no hace ningún bien. Y no es que crea que debamos ir de psicólogos por la vida, porque no es eso, simplemente creo que habrá casos en los que se unan varios factores y la persona se vea sola o sin apoyo, o que no pueda controlarlo. Creo que entran en juego la educación, la genética, la autoestima, las relaciones sociales... No sé, como digo, creo que es un tema muy complejo como para decir una sola respuesta.

peibol dijo...

Mali:

Todos podemos ser resilentes o hijos de puta; quizás la cosa sea en que es más fáil ser un cabrón y matar la rabia con los demás, que enfrentarse a los demonios interiores, pero aún así no es justificación.

Me alegra que te haya gustado el post ;)

Nalataia:

Tú lo has dicho: "Oh, vaya, pobre". Y fin. ¿O acaso esas personas se paran a pensar en las circunstancias de los demás antes de arremeter contra ellos? Como dices tú, se puede exculpar a alguien por desconocimiento, e incluso en un momento puntual de comportamiento inadecuado, pero no cuando se convierte en la pauta habitual debida a la negación el raciocinio propio.

Naar:

¡Exacto! Y seguro que si maldecías mucho su persona, más de uno pensaría que eres un monstruo, porque -el pobre- había pasado por unas duras circunstancias. :s

$.M.K:

Uno aprende a que le resbalen, pero cuando su hijoputismo te afecta directamente, y la gente, en lugar de comprenderlo, se ampara en que los pobrecitos son así porque el mundo "les obliga", no es tan fácil entonar el "Hakuna matata".

JuanRa:

A mí más que lo del mal día, que oye, todos podemos tenerlo, me jode aún más lo de "es que fulanita tiene mucho carácter". Pues que Fulanita se meta ese carácter por el culo, que todos podemos tener mala baba pero sabemos ser civilizados.

Anónimo:

En realidad no estaba tan cabreado cuando comencé el post; pensaba hacer una reflexión en voz alta, pero claro, uno va escribiendo y se va contagiando de mala leche. XD

Pecosa:

Tienes razón, es un tema complejo, pero a la vez creo que no tanto. Aquí donde me ves, y aunque eche fuego por la boca, tiendo a ser muy empático cuando hay conflictos de por medio, tratando de ponerme en el lugar del otro, y mediando cuando alguien asume que la otra persona sea un cabrón sin más, porque me cuesta entender que la gente sea mala sólo porque sí. El problema viene cuando no se trata de un comportamiento erróneo puntual, o en una determinada área, debido a un motivo equis, sino a cuando ser hijoputa es tu misión en la vida, y la llevas a cabo con satisfacción. Ahí ya no puedo transigir tanto, porque como la gente ha dicho por aquí, todos pasamos miserias, pero somos civilizados, y nadie tiene por qué someterme a su mierda por no saber asumirla y seguir adelante.

No es una cuestión de "¿a mí que me cuentas?" y ya está. Sino de: "Vale, entiendo tus motivos y lo siento por ti... pero no me jodas la existencia, que yo no tengo la culpa".


¡Saludos!

M dijo...

Estoy de acuerdo contigo, no es justificación. Aunque, claro, si no hubiera amargados vengativos nos habríamos perdido grandes villanos, como el Pingüino, así que supongo que tiene que haber de todo. XD

peibol dijo...

Claro, pero los villanos en el cine, que siempre caen bien, pero no cerca de nosotros. XD