Translate

martes, 26 de mayo de 2015

Actualización inesperada

¡Hola a todo el mundo!

Bueno… quien dice a todo el mundo, dice más bien a quien aún me tenga en su lista de blogs, como para que le salga el aviso de que ha habido una actualización en El Edificio de las ovejas. Después de tanto tiempo, y tal y como está la bloggosfera en los últimos años (¡maldito seas, facebook!), me sorprendería que se percatara de mi presencia alguien más que los incombustibles. ¡Manifestaos si estáis ahí!

Cerré el blog al comienzo del último curso de los llamados “nuevos estudios”. Y menos mal, porque si no, no sé qué habría sido de mí. Hoy se me ocurrió que sería divertido volver a pasarme por aquí. Bueno, para ser sinceros, me dio un arrebato de nostalgia que me llevó a leer antiguas entradas y comentarios, topándome con uno que me movió algo por dentro y me llevó a escribir este post. Decía así:

"¡¡Un año sin El edificio de las ovejas!!

¿Ni siquiera una entrada conmemorativa? ¿Un repaso a tu año sin blog? ¿Un algo por pequeñito que sea? 

Fdo: 

Peibolistas desanimados."

Mucho ha llovido desde aquel “punto y final”. Casi tres años, que se dice pronto. Y no es poco lo que he vivido desde entonces. He asomado la cabeza alguna vez por el blog de La Exorsister, que también cerró su templo, para sorprendernos siglos después con una actualización como la que estoy haciendo yo ahora. Concretamente, por si a alguien le diera por curiosear, aquí están mis participaciones como redactor invitado.

En el momento de publicar mi última entrada comenzó un curso bastante contrastado. Para empezar la rivalidad entre los dos grandes  bandos de clase se remarcó aún más, haciendo que el clima llegara a ser realmente hostil. Digamos que había tres bandos diferenciados: Por un lado estábamos nosotros, “el lateral” (nos sentábamos en un lateral), por el otro “los repetidores”, que al acudir solamente a un par de clases iban a lo suyo, y por el otro “las zorras” (no podían tener otro nombre). Estas profesaban una animadversión hacia nosotros que nunca llegamos a comprender, y como es lógico despertaban el mismo sentimiento por nuestra parte hacia ellas. Un factor a tener en cuenta es que si bien el año anterior habían sido las reinas del mambo por contar con el favor del profesorado, ese año se cambiaron las tornas con el nuevo personal docente, al que por alguna razón le caímos nosotros especialmente en gracia. Bueno, por alguna razón no. No era difícil ver que nosotros éramos gente normal, simpática y agradable, y ellas unas frustradas que se pasaban el día maquinando para ver cómo meterle el dedo en el ojo al personal, y dejar mal a quien hiciera falta. Lo que vienen siendo unas zorras, vaya.

Esta deferencia del profesorado hacía que se las llevara el diablo (el de verdad, no JuanRa, que todos sabemos que en realidad es un cacho de pan), y que todo se enrareciera cada día más. Llegado el día de la graduación, cada grupo se fue a celebrarlo por su lado, y nadie ha vuelto a tratar con el otro bando. Yo conservo mis amistades de entonces, y supongo que ellas también, pues ya se sabe que “Dios las cría y ellas se juntan”. Sí, sé que todo suena muy a película adolescente de instituto americano, con la capitana de las animadores y sus secuaces intentando hacer bullying a las otras candidatas a reina del baile. Pero era así. Nunca podré entender por qué.

¿Significa eso que fuera todo horrible? En absoluto. Fue un curso genial, porque nosotros no nos hacíamos sangre, lo pasábamos en grande por nuestra cuenta, vivimos experiencias para el recuerdo, nos unimos más, la relación con los profesores era excelente, y si bien el periodo de prácticas para algunas personas fue traumático, para mí fue maravilloso. Me tocó hacerlas junto a la más cercana de mis amistades de clase, que siempre había compartido conmigo la fantasía utópica de que nos tocara juntos. Mi tutora y yo conectamos de forma genial, aprendí un montón, y disfruté como pensé que no lo haría. Aún hoy sonrío al recordarlo.

¿Cuál es la cara B de este final tan de película Disney? Pues que desde entonces no he encontrado trabajo de esto, y ha sido ahora, dos años después de finalizar, cuando me han hecho la primera oferta laboral relacionada. Esperemos que sea el principio de un patrón.

En vista de cómo estaba el mercado laboral, y que no quería quedarme sólo con esa titulación, empecé una nueva carrera a distancia, que podía compatibilizar fácilmente con el trabajo que hasta hace poco estuve desarrollando. Encadenando contratos cortos (que siempre sale más a cuenta que hacer fijo a nadie, ya se sabe), estuve prácticamente desde que acabé los nuevos estudios trabajando en aquella oficina de información turística de la que os hablé aquí, y exceptuando el último mes, en el que la situación se volvió tensa a raíz de una serie de historias que ahora no procede contar, la verdad es que era una gozada. Hablaba con personas locales y guiris, vacilaba con ellos, me llevaba estupendamente con los compañeros de trabajo, y había tan buen clima entre todos que realmente daban ganas de pasar el día allí. Además, en los ratos muertos, una vez que me quedaba por mi cuenta (una cuarta parte de la jornada la pasaba solo) me podía poner a subrayar apuntes. Estaba en la gloria. Lástima el sueldo de mierda y el uniforme infame. No se puede tener todo.

Clases y trabajo aparte, he intentado seguir cultivando mi gran pasión, que es viajar, y como estaba cobrando lo he tenido más fácil para poder ahorrar y ver mundo.
Dentro del archipiélago, además de mi semana de Lanzarote anual, y mis escapadas habituales a Gran Canaria, volví a ir a La Gomera, que hacía siglos que no iba, lo cual es una vergüenza teniendo en cuenta que tengo allí familia, casa y recuerdos de infancia.
Si ampliamos la frontera a terreno nacional, fui a ver a mi prima a Madrid, conocí Sevilla y en breve iré a Málaga. Y de fronteras hacia afuera… ¡Ha sido genial!

¡Roma, Estambul, Praga, Budapest, Londres, Colonia, Bonn, Copenhague, … !

Todo ello en diferentes modalidades: Pasando la semana completa en un buen hotel para visitar la ciudad con calma, de viaje mochilero y albergues con El Zorro, en familia a la vieja usanza, de escapada romántica, o como hice por primera vez en mi vida, y de lo que me siento especialmente orgulloso, viajando por mi cuenta y conociendo a gente del lugar. Ha sido genial, y sin embargo me ha sabido a poco, pues uno se acostumbra enseguida a lo bueno, y ya estoy relamiéndome pensando en los siguientes viajes: un par de días en París que ya tengo apalabrados con alguien, un tour por Viena, Bratislava y Karlovy Vary, una escapada de fin de semana a Berlín a ver a un amigo, otro viaje de mochilero… ¡Qué ganas! 

Durante este lapso de ausencia he pasado de una rutina diaria de clases a tener que aprender a gestionar mi tiempo eficientemente, como para poder llevar al día los mil trabajos mensuales de la universidad (puto plan bolonia); he pasado de acudir a un aula y tener contacto con profesores y compañeros, a sentarme en mi escritorio en pijama para trabajar. He pasado de tener trabajo a tiempo parcial y posteriormente a tiempo completo, a estar actualmente cobrando el paro y viviendo del estado. He dejado atrás los 25 años que tenía cuando cerré el blog para ver con horror los 29 a la vuelta de la esquina. ¡29 ya, joder! 

En definitiva, han pasado muchas cosas en estos tres años, en los que he conocido a gente muy interesante y he hecho amigos internacionales, lo cual ha sido genial para no perder la práctica del inglés. He aprendido mucho, pero no de la universidad precisamente, y he tratado de hacer acopio de experiencias, porque al final de eso es de lo que se trata la vida, más allá de la acumulación de títulos, trabajo y dinero. Una de mis frases favoritas de Mafalda es que “lo urgente no deja tiempo para la importante”. Creo que todos podemos sentirnos identificados con ella, cuando hemos tenido esa necesidad de parar el mundo, de desvincularnos por un momento del frenesí diario, las obligaciones, los compromisos y presiones de todo tipo, para poder llevar a cabo esa idea o vivencia que siempre hemos tenido en mente, y conectar de nuevo con alguna persona o con nosotros mismos. En definitiva, disfrutar de lo que de verdad te hace feliz, sin sentir que es una banalidad a posponer “con todo lo que hay que hacer”.
La idealizada época de los veintilargos es para muchos de los de mi generación un quebradero de cabeza, en el que hemos de lidiar con la realidad laboral, las malas elecciones académicas y personales del pasado, y la incertidumbre de  un futuro que no pinta nada halagüeño, pero en el que hay que hacerse hueco de un modo u otro, tratando de no contagiarse del derrotismo generalizado, algo harto complicado.

Honestamente, no sé qué será de mí en un futuro a medio plazo. Más allá de acabar la carrera, buscar trabajo de ello, y seguir luchando por trabajar al menos un tiempo de algo relacionado con aquellos “nuevos estudios”, para sentir que no tiré esos años a la basura; me planteo muchas posibilidades, y a la vez ninguna en firme. Desde distintas ideas de negocio, a desarrollar proyectos por cuenta ajena, mudarme a la península o al extranjero a probar suerte, o dar un braguetazo y dejarme de preocupaciones. Eso sin duda, sería lo más práctico.

Lo único que sé hoy por hoy es que aunque todo pinte de pena hay que tirar para adelante. Quizás una de esas aficiones a cultivar para desconectar de las obligaciones sea retomar el blog, o por lo menos la escritura. Quizás lo sea empezar un proyecto nuevo, aunque relacionado. O quizás siga intentando estar lo más retirado posible del mundo cibernético, porque es como el chocolate negro, y de igual forma que no puedo comerme “solo” una onza de una tableta, no puedo conectarme “solo” media horita a internet.
Ya lo decía la madre de Forrest Gump al hacer la analogía entre la vida y la caja de bombones: nunca sabes lo que te puede tocar (¿veis cómo no puedo dejar de pensar en el chocolate?) A mí, por el momento, me toca darle al botón de publicar y ver si hay alguien que siga al otro lado. Más allá de eso y de mis planes más inmediatos, no puedo tener muchas más pistas de lo que va a ser de mí. Pero será interesante ir averiguándolo, ¿no?

¡Un abrazo!



PD. Voy a hacerme un poco de autobombo, que para eso estoy en mi blog: por si alguien ahí fuera tiene instagram y quiere echar un ojo a mi cuenta, soy elperenquenazul

11 comentarios:

El Zorrocloco dijo...

Escribe entradas, asquerosa.

Anónimo dijo...

Bien.....está bien....me he pasado tres años intentando convencerte y veo por fin que lo has hecho!!!! me alegro mucho.
Si, los 29...que te voy a decir si a mi me quedan seis meses para los 30, los 30, ya!!! estaba pensando en eso mismo esta semana...no me he dado cuenta, es verdad lo que dicen que cuando pasas de los 18, luego ya no te das cuenta de nada....pero bueno nunca es tarde para ponerse manos a la obra y hacer todo lo que has querido siempre. Te doy las gracias públicamente por apoyarme con las clases de ingles, te he dado el coñazo lo más grande y pese a ello me has contestado a todas y cada una de mis preguntas. No te desanimes por lo que vendrá, que aunque yo te diga que eres un pijo, se que te esfuerzas y que quieres labrarte tu futuro sin ayuda de nadie, así que de braguetazos nada eh!!!!
Espero que sigas escribiendo porque como no nos vemos mucho (o nada...) por lo menos cuando te leo parece que estoy contigo otra vez riéndome.
Muchos besitossssssssssssss y graciassssssssssss

Mery

JuanRa Diablo dijo...

Estos tres años he estado agazapado detrás de la farola del portal, esperando verte aparecer para gritar:

¡JA! ¡LO SABÍA! ¡¡Los Bloggers de verdad nunca abandonan!! xD

También te digo que en estos tres años, especialmente este último, he ido notando un paulatino descenso de comentarios, que puede achacarse a muchos motivos pero no me cabe ninguna duda de que el p*t* facebook tiene mucha culpa. (¡¡Vudú con él!!)
Y es que yo siempre seré de los que prefiere leer historias personales bien contadas, y para eso eres único y este medio es el mejor.

Me ha alegrado comprobar que he estado al tanto de todo lo que cuentas en esta entrada, por haber mantenido el contacto en todo este tiempo. Se pude decir que en su día despedí a un compañero blogger pero no al amigo real que estaba detrás, y es que por este medio se llegan a crear lazos afectivos que en ocasiones duran muchos años. ¡Eso es lo más grande!

Te reto a que sigas, a que cuentes lo que te ocurra hasta, por ejemplo, cumplir los 39 (entonces te daré permiso para retirarte como viejo blogger achacoso :p)

¡¡Hiperfeliz con tu vuelta, Peibol!!

PD. ¿Yo un pedazo de pan? ¡Juas! ¡Pero qué engañados os tengo!

-S- dijo...

Señor Pab... digo Peibol. ya sabía que volvería. Ha llovido, ahora tenemos ¡nuevo papa y nuevo rey! Aunque la moda ahora es ser Youtuber, no sé si se animará. Deduzco que en estos tres años ha estado montado en el dólar, que si Roma, Estambul, Praga, Budapest, Londres, Colonia, Bonn, Copenhague... etc y yo lo más lejos que he ido es al mercadona de Torremolinos. Un consejo si va a Málaga. Aléjese del centro, con las obras del metro no se puede caminar y con los carriles bicis que han pintado en la misma acera hacen que ir al corte ingles sea deporte de riesgo. Tambien le informo que han abierto el centro Pompidou, y puede ver el CAC porque siendo de las islas afortunadas no creo que le interese el sol y playa... ¿o sí?



En fin, espero uno de sus post herejes, nos debe al menos uno ¡y lo sabes! Y por si no lo había notado he cambiado de nick

Saludos!

Sar@! dijo...

Peibol vuelve! Tus fans te necesitan! xDDD. Ahora con tanto facebook, instagram, youtube y twitter, la gente ya no quiere leer más de 140 caracteres. En eso nos hemos convertido. Podrías hacerte youtuber que está más de moda (por eso de que la gente no quiere leer, prefiere ver la película) y fijo que con tu mala baba acabas enganchando a todos esos seres de odio y cinismo que habitamos por estos mundos del señor. Caraguapa!

PD: Me encanta que blogger me haga verificar que no soy un robot clickando en un botón que pone "no soy un robot" jajajaja

Misaoshi dijo...

Justo ayer volví tras casi un año y me encuentro con una actualización inesperada en mi barra de blogs...¡¡QUÉ EMOCIÓN!!

Tres años dan para mucho y me alegro de todas las experiencias que has obtenido, al fin y al cabo para eso pasa el tiempo, para vivirlo :D

Un saludo y sigue actualizando!!

peibol dijo...

Zorro:

Me pregunto cuánta gente entenderá la referencia a lo de asquerosa. XD

Mery:

¡Pero qué bonito! :( Al final vas a hacer que me plantee retomarlo de verdad.
Tú me has dado el coñazo con el inglés, pero yo te o daba con el móvil cuando trabajabas en aquella tienda. Lo comido por lo servido XD

Cuando sea libre de los exámenes, quedamos para llorar por la inminente llegada de los 30, y sobre cómo labrarme ese futuro sin braguetazos. XD

JuanRa:

De momento dejémoslo en que he asomado la patita, como en el cuento de los cabritillos. Más adelante ya se verá. ;)
¿Qué te voy a decir sobre la pérdida de protagonsimo de los blogs en detrimento de las redes sociales que no hayamos dicho ya? Los tiempos cambian, y no todos nos adaptamos bien a ellos. :s

-S-:

He tenido que pinchar en tu nick para descifrarte, pero enseguida he caído en quién eres.
Lo de ser youtuber no lo veo. Estás hablando con alguien que huye de las redes sociales y evita que los demás suban fotos suyas, así que me veo de cualquier cosa menos de youtuber. Jajaja

Lo de os viajes ha sido una combinación de buena suerte, ofertas e inyección extra de dinero por haber estado trabajando. Ahora que hace seis meses que no trabajo y se me acaba de terminar el paro, el ritmo va a tener que bajar sí o sí. :(

Sara:

Otra que me dice que me haga youtuber. Sara, sabes que un canal tuyo y mío lo petaría, pero a nosotros que se nos oiga solamente, como Desahogada, pero sin una edición molona, voz de dobladora y hordas de fans. Lo mismito, vaya. XD

Misaoshi:

Ains. Emoción la que siento yo al ver que además de la gente con la que mantengo contacto en la vida real, haya gente en la cibernética que aún se asome por aquí. :)


¡Saludos!

Trouble dijo...

Pero bueno!! Me vengo a enterar ahora de que retomaste el blog. Me ha encantado volver a leerte y me ha traído muy buenos recuerdos de mi época blogger (con b). Yo cerré el mío pero al ver que has vuelto me han entrado muchisimas ganas de volver a escribir. Espero que sigas y pronto tengamos otra entrada nueva. Un abrazo.

Islander ! dijo...

¡Cachis! Juraría que respondí a tu entrada desde que vi que ¡¡habías escrito de nuevo!! Pero veo que algo falló. En serio, me alegró muchísimo ver que había entrada tuya, que cualquiera diría que yo sigo por aquí entre las sombras muy de vez en cuando, pero mira tú. No dejes de sorprendernos de vez en cuando :) Siempre será una alegría leerte.

Ánimo en todo, a cuidarse mucho :)

Islander ! dijo...

De vez en cuando me repito xD

David Smith dijo...

I liked the content on this site. Would like to visit again.

Laundry Company Monrovia
Wash and Fold Altadena