Translate

sábado, 25 de agosto de 2007

Sirenas

Muchos de los que leen esto habrán visto o leído las noticias de supuestos hallazgos de cadáveres de sirenas en diferentes partes del planeta. El último mail que ha dado la vuelta al mundo nos descubre a un extraño ser entre pez y mamífero de apariencia semi humana, aparecido en las costas de Malasia. El bicho en cuestión, al igual que los otros “hallazgos” que se han publicado a lo largo de los años, es feo a matar. En el imaginario colectivo están esas bellas mujeres de cuerpos perfectos y esbeltos, con largas cabelleras perfectamente cuidadas a pesar de pasarse la vida en el agua salada, y de repente nos llevamos la cachetada de ver cómo, no sólo la mitología no siempre las pinta tan bonitas como en los dibujos animados, sino que además "las reales" dan miedo y grima.

Existen evidencias de más casos a lo largo de la historia en los que, con ánimo de lucro y afán publicitario, se han creado cadáveres de sirenas a partir de huesos de simios y peces. A raíz de este último "descubrimiento", y dada su extraña apariencia física, hay quien también apunta que pueden tener un origen extraterrestre. Poniéndonos a imaginar que realmente existieran, constituyendo así el eslabón perdido que nos une con los inicios de la vida en el mar, a ninguno se nos escapa que la idea de que fueran mitad humanas, tal y como somos hoy en día, sería absurda, porque la evolución habría perpetrado una subnormalada de animal, al dotar a una criatura marina de medio cuerpo que no está ni diseñado ni preparado físicamente para desenvolverse en las profundidades marinas.


Según la Real Academia de la Lengua Española una sirena es “cualquiera de las ninfas marinas con busto de mujer y cuerpo de ave, que extraviaban a los navegantes atrayéndolos con la dulzura de su canto.” En el arte griego las sirenas aparecen representadas como mujeres-ave, bien aisladas, bien en la escena junto a la nave de Ulises. Existían mujeres-pez dentro de la mitología griega pero eran otro tipo de ninfas marinas, como el caso de las Ondinas, e incluso las Nereidas en la cultura grecolatina. La tradición nos cuenta que por culpa de su belleza, en un momento dado se atrevieron a competir con las Musas, y en la pelea éstas las derrotaron y les arrancaron las plumas. Llenas de vergüenza por la derrota se retiraron a las costas de Sicilia, donde cambiaron sus alas inservibles por largas colas de pez. Sea como fuere, las sirenas son, junto a otros especímenes como unicornios o dragones, bien conocidos por relatos medievales y cuentos populares, unos de los seres mitológicos preferidos por la gran mayoría de la gente, pues provocan una especial fascinación y las vemos más cercanas y "creíbles" de lo que podría llegar a ser un basilisco por ejemplo.



Yo, como tantos otros, me encuentro (o más bien me encontraba) entre ellos. De pequeño La sirenita era mi película fetiche, y “1, 2, 3, splash, la película en la que una sirena encarnada por Daryl Hannah salía del agua, transformando mágicamente su cola en dos piernas para adentrarse entre los humanos, pudiendo volver a convertirse en sirena cuando le diera la gana, disparó mi (excesiva) imaginación. Me imaginaba como sería eso: poder salir del colegio tras un mal día o una jornada cansada, tirarme al mar de cabeza y nadar; sumergirme en las profundidades del océano, envolviéndome la maravillosa sensación de sentir que el agua rodea todo mi cuerpo mientras exploro el fondo marino a mi antojo y criterio, sin preocupaciones, sin prisas, disfrutando de cada pequeña maravilla que podría descubrir al adentrarme en lugares desconocidos para los seres humanos, y sabiendo que en cuanto quisiera no tendría mas que volver a la orilla para volver a mi casa y seguir con mi vida.

A día de hoy lo pienso y se me ocurre que el frío sería insoportable, que al contrario que en las películas de Disney el fondo marino no sería luminoso, colorido, y lleno de fascinantes e inofensivas criaturas amables que me acompañarían en mis paseos, sino un lugar inhóspito, aburrido y oscuro, en el que un tiburón podría arrancarme la cabeza de un bocado en cualquier momento.Definitivamente me quedo en tierra soñando con ese utópico mundo de fantasía.

7 comentarios:

Mariana Alvez Guerra dijo...

Increible tu blog, me ha gustado mucho, te invito a visitar el mio.

http://sietesirenasvasaquererpecar.blogspot.com

andrea celeste dijo...

exelente..es super lindo.. me encanto,.por fa les invito a qe lean esto..y no se van arrepentir

nicole arredondo osses dijo...

muyy bueno tu blog!

enkuentro la razon de ke ese lugar es solo utopico!1

mii ermana piiiensa en lo miismoo iii tiene 9 años!!

suuerte kn tuu blog !1

bye te kuiidas!

peibol dijo...

A Mariana Alvez Guerra:
Gracias, muchas gracias. Me daré una vuelta por el tuyo;)

A andres celeste:
:)

A nicole arredondo osses:
Gracias, a ver si duro...


Saludos a las tres

Andres dijo...

ke onda sta muy chido tu blog, todo sta muy paadre sobre esos seres mitologikos, eso d tirarse al mar e irse hasta las profundidades sera muy divertido.. pero bueno me boi... ahh y grax por el nombre d la pelikula ya tengo años ke no la veo,ahora la deskargare para verla.
chido blog
hasta luego
cuidathe
bye

JuanRa Diablo dijo...

Es que puestos a imaginar, siempre preferiremos deleitarnos con imágenes bellas. ¿Te imaginas sirenas como Belén Esteban? Puaj!!

Hay una recomendable novela que se titula En busca del unicornio en la que el siervo de un rey se patea toda Africa buscando el cuerno de un unicornio para curar la impotencia del monarca. Se pasa años soñando con un encuentro con ese bellísimo animal hasta que llega a la conclusión de que alguien describió en su día a los demás el rinoceronte que había visto y la gente fue extendiendo la descripción de manera bastante inexacta.

Lo malo de encontrar una sirena algún día y que te abrace y te bese y puedas hundir su cara en sus turgentes senos es que no le encuentro un final satisfactorio XDD

peibol dijo...

andrés:

Gracias. Me alegro de que te haya gustado :)

JuanRa:

¿Sabes? El falso unicornio inexistente, fruto del mal entendimiento de un viejo relato fantasioso, me parece un paralelismo delicioso para hacerte reflexionar sobre tus creenicas en zombis con aureola. :p


¡Saludos!