Translate

lunes, 4 de febrero de 2008

Ahora

El otro día estuve borrando viejos mails, y di con uno que a pesar de ser más "ñoño" de lo que yo soy, me pareció interesante. Dado que estoy en exámenes y no tengo mucho tiempo para escribir mis artículos, este me sirve para salir del paso. Dice así:

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después...

Después de terminar la carrera, después de conseguir trabajo, después de casarnos, después de tener un hijo, y entonces después de tener otro.

Luego nos sentimos frustrados porque nuestros hijos no son lo suficientemente grandes, y pensamos que seremos más felices cuando crezcan y dejen de ser niños, y después nos desesperamos porque son adolescentes difíciles de tratar. Pensamos que seremos más felices cuando salgan de esa etapa.

Luego decidimos que nuestra vida será mejor cuando a nuestro esposo o esposa le vaya mejor, cuando tengamos un mejor coche, cuando nos podamos ir de vacaciones, cuando consigamos el ascenso, cuando nos retiremos.

La verdad es que NO HAY MEJOR MOMENTO PARA SER FELIZ QUE AHORA MISMO.

Si no es ahora, ¿cuándo? La vida siempre estará llena de luegos, de retos. Es mejor admitirlo y decidir ser felices ahora de todas formas.

No hay un luego, ni un camino para la felicidad, la felicidad es el camino, y es AHORA.

ATESORA CADA MOMENTO QUE VIVES, y atesoralo más porque lo compartiste con alguien especial; tan especial que lo llevas en tu corazón, y recuerda que EL TIEMPO NO ESPERA POR NADIE.

Así que deja de esperar hasta que termines la universidad, hasta que te enamores, hasta que encuentres trabajo, hasta que te cases, hasta que tengas hijos, hasta que se vayan de casa, hasta que te divorcies, hasta que pierdas esos diez kilos, hasta el viernes por la noche o hasta el domingo por la mañana; hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno, o hasta que te mueras, para decidir que no hay mejor momento que justamente éste para ser féliz.

Trabaja como ni no necesitaras el dinero, ama como si nunca te hubieran herido y baila como si nadie te estuviera viendo.

LA FELICIDAD ES UN TRAYECTO, NO UN DESTINO.

5 comentarios:

María dijo...

... No comments...

Es cierto que siempre vivimos esperando ese momento que nos vuelva de repente felices, esa persona que nos cambie la vida... sin darnos cuenta de que vivimos cada día pequeños momentos llenos de felicidad y que tenemos a las mejores personas a nuestro lado.

Muchas gracias por ser como eres y por ser una de esas personas :)

Un beso nené

Sara dijo...

Oh dios, entro de repente y veo a las ovejitas de plastilina! PERO QUE MONAAAAAAAAAAAAAAS! En serio, qé nivel, no? xD Qué va a ser lo próximo, publicidad molona de "primero en fox" "match.com" o algo de eso? xDDD
Ayyyyyy (me tienes que decir cóio se hace...)

peibol dijo...

A María:

Si es que como alguien dijo una vez, "olvidamos las pequeñas alegrías por lograr la gran felicidad", y es cierto, todo el mundo menosprecia sus circunstancias por esperar esa mejora en la vida, que parece resistirse a aparecer.

Gracias a ti también mi niña.

A Sara:

¿Verdad que amas mis ovejas? No hay nada como ponerse a investigar por blogger y descubrir truquitos. Por cierto, al final del todo, justo debajo de la primera entrada, tienes otra foto cool.

Un beso

El extraño desconocido dijo...

Pues resulta que me suena el texto, jeje!

peibol dijo...

Si es que ya estamos de vuelta de todos los mails en cadena...