Translate

sábado, 20 de septiembre de 2008

Curas oportunistas


Ayer se celebró una nueva misa por mi amiga (prometo que este es el último post en el que hablo del tema), y tal y como temía se cumplieron mis peores presagios: el cura pecó de oportunista y se salió del tema como no debería haberlo hecho. Me toca mucho los cojones que, amparándose en que es un asunto de ellos y aprovechando que gozan de un público que no suelen tener en sus tristes sermones cotidianos, traten de imponer con calzador los moralismos católicos que nadie les ha pedido. Siempre me ha chocado que un clérigo hable sobre lo maravilloso que era nuestro difunto sin conocerlo, pero por otra parte es lógico, porque alguien ha de hacerlo. En ese sentido deberíamos aprender de los estadounidenses, que hablan con conocimiento en los entierros de sus seres queridos, haciendo que todo resulte más personal y verosímil. En el funeral de mi prima segunda subió su hermana pequeña al altar; habló de cuánto la echaría de menos y todo lo que haría a modo de homenaje en su nombre. Lejos de resultar cursi fue muy emotivo y un gesto realmente bonito.


En cualquier caso, como aquí esa costumbre no está popularizada, “acepto” que el párroco trate de hacernos más fácil el trámite divagando sobre lo divino y lo humano, o hablando de los sentimientos universales a los que todos nos enfrentamos en estos casos, pero no me da la gana que aprovechen la circunstancia para tratar de convertirnos a todos a su rancia ideología. En el sepelio de mi tío abuelo se detuvo a condenar el sacrilegio que suponía que las parejas de hecho convivieran sin haber pasado por la vicaría, y en el de mi amiga lanzó punt
as más que reprochables. Para empezar, en lo que se supone que era un consuelo por la pérdida, y haciendo referencia al reino de los cielos, dijo que gracias a su muerte ahora todos éramos felices.
¿¿Perdón?? ¡Feliz serás tú que tienes quien escuche tus paridas, hijo de puta!
Y es que al parecer su muerte nos hacía comprender que Dios es el único camino para encontrar la felicidad, y que todos los que tratábamos en vano de dar con ella, sin recurrir a esa mágica fantasía milenaria, éramos unos gilipollas desgraciados condenados a una vida vacía y triste. ¡Anda y que te den!


En la misa de ayer hablaba de cómo “El señor” era capaz de obrar cosas maravillosas, mientras nosotros nos encargamos de cagarla cometiendo crímenes abominables como la eutanasia o el aborto. Vamos a ver pedazo de gilipollas… ¿A cuenta de qué saltas ahora con eso? Si estás en contra de según qué cosas, TE JODES, pero no te aproveches de la posición privilegiada que te dan tu puesto y tu micro, porque sabes que la gente no sólo no está de ánimo para rebatirte nada, sino que todos tienen más educación que tú para no faltarte así al respeto. Además, estamos ahí para despedirnos de una persona, no para discutir cuestiones controvertidas o que nos contamines de tus pajas mentales. ¿Y si hay alguien presente que se ha visto en la situación de abortar o tener que enfrentarse al deseo de eutanasia de alguien querido? ¿Quién coño te crees que eres para darle lecciones morales y hacerle sentir mal? ¿Acaso crees que la gente se dedica a tomar esas medidas a la ligera y no les supone un trauma? ¡Ten un poco de vergüenza, que ha muerto una persona, y deja tus cruzadas para otro momento!
De milagro no se puso a revisar bolsos para requisar condones y obligarnos a todos a follar a pelo (o a ser castos, ya que estamos).


Cada vez tengo más claro que haré como el grandísimo Fernando Fernán Gómez (¡no dejen de ver el documental “La silla de Fernando”!), quien siendo consecuente con sus ideas, se encargó de que su “velatorio” se celebrara en un teatro y no en una iglesia.
¿Por qué ante un fallecimiento hemos todos de tragar con el componente religioso, cuando cada vez hay menos creyentes? ¿Por qué toleramos estas faltas de respeto sin rechistar? Como el día de mi sepelio oiga a un payaso de estos salirse de su labor, para condenar la falta de financiación de la iglesia o alguna pollada por el estilo, abriré el ataúd y le daré un bofetón. Sólo así descansaré en paz.

16 comentarios:

Oliver dijo...

Yo estoy contigo y voy más allá aún en la antipatía que siento por este negocio. Las veces que he entrado en una iglesia se cuentan con los dedos de una mano: me bautizaron a escondidas de mi padre que era anticlerical, ahora está muerto. No hice comunión y mucho menos la confirmación, soy gay y de izquierdas. No puedo tener menos en común con lo que predica la religión cristiana.
Las otras veces que he entrado en iglesias han sido turísticamente y estudiando el paleolítico y gótico español.
Saludetes

Nils dijo...

Peibol, ¿y para qué fuiste a la misa esa? Es decir, no quieres menos a tu amiga por ir o no a ese tipo de manifestaciones religiosas, y ya sabías qué iba a pasar, así que mejor, la próxima vez, no vayas.

peibol dijo...

A Oliver:
¿Qué más puedo añadir a tu comentario? Poco realmente... En mi caso el "No" ganó la batalla entre mis padres sobre si bautizarme o dejar de hacerlo. Y aquí estoy: vivo, contento, y sin sentir que falta algo en mi vida.
Un saludo ;)

A Nils:
Ya... Sabía que me podría encontrar con algo así, aunque supongo que quería pensar que tendría un mínimo más de vergüenza y no me haría sulfurar de ese modo. En cualquier caso, fui allí por la familia de mi amiga, que sé que esperaba verme como en el resto de acontecimientos recientes. Hay que decir por cierto, que ellos también se calentaron ante esas continuas faltas de respeto.
Saludos

padinton dijo...

yo entiendo que hayas ido a la misa, aunque en estas cosas el cura mas que ayudar sobra, es una parte de la despedida. Los que se marchan siguen de alguna forma aqui si les recordamos de vez en cuando."como decia mi amigo .... "
"recuerdan cuando el abuelo....." jaja, que buen tipo era..
Me gustaría que me recordaran de vez en cuando y que mi recuerdo sirviera para algo en cada ocasión.

Tu exorsister dijo...

Ya lo decían los anarquistas... la única iglesia que ilumina es la que arde! y lo dice alguien que se chupó doce (12!!) años de educación cristiana. (Curiosas historias de la vida, mi exorbrother fue a un colegio pseudo-comunista).
Si me gustan poco las misas, y menos los funerales, la combinación de ambas no te cuento!
A los curas que les den con sus discursos moralistas... lo único que recuerdo del entierro de nuestra prima, fue el momento en que su hermana le decía que leeria todos los libros de Pérez Reverte, que tantas veces le habia recomendado..., y del de nuestra vecina, a sus hijos en primera fila despidiéndose. Todo lo que saliera de la boca del que vestía sotana, simplemente lo borré de mi mente. Así me ahorro úlceras y envenenamientos.

Un besito

Sara dijo...

Yo creo que esto que hacen los curas, es como aprovechando que tienen un publico que generalmente ni se pasaría por ahi, intentan tirar pullitas, a ver si así captan adeptos ... (o algo) pasandose por el forro el respeto a la persona fallecida en cuestión. Anque esa persona jamás fuese a misa, ni quizas estuviese bautizada, y además, "viviese en pecado" (que no lo se) Pero en cualquier caso, cuando una persona se muere, se asume que o se hace una misa cristiana o va a quedar sumida en el purgatorio de por vida, con llamas en el culo y recibiendo pinchazos del tridente de satan.... No se yo, pero a mi no me gustaria, porque... joder, no me representa, no representa lo que he pensado en vida, para que encima hagan lo que les de la gana una vez haya expirado.
Y sunpongo que con tu amiga pasaría igual: ... No es que se hace por la familia.....Pues mira, no, se hace por respeto a la memoria de la persona que ha fallecido, y que encima vengan los 4 curas revenidos que quedan a tirar del hilo, me parece lamentabilismo, pero vamos... que mas se puede esperar??

Un beso ;)

dani dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Si ya en las bodas lo paso mal por las cosas que dice el mamarracho de turno (cura, sacerdote o como se llame) en los funerales no te cuento.
A veces tengo que desconectar porque sino saltaría.
Me gustaría, como dice Nils, no asistir y punto, pero me parece una falta de respeto y lo hago.
El caso más grave que he visto fue el funeral de un amigo de mi amigo, que se había suicidado y el cura le puso a parir por haberlo hecho. Joder, si ya te duele que se te haya suicidado un amigo, encima oir ciertas cosas de un cura en su funeral fue durísimo.

peibol dijo...

A Sara, Padinton y Mi exorsister: Amén (nunca mejor dicho)

A dani:
Yo también desconecté un rato porque se me hinchaba la vena del cuello, pero no pude evitar gesticular para canalizar de algún modo mi repulsa.

Lo de la condena del suicidio en la misa de un suicida es lo más fuerte que había oído (leído en realidad) sobre la desfachatez de los curas en estos casos. ¡Qué vergüenza! ¡Qué falta de tacto! ¡Qué mala educación! y sobre todo ¡Qué asco!

Anónimo dijo...

Yo he dejado mas que claro ya en este blog, que no creo en la iglesia y muchisimo menos en los curas en si. Es todos una falta de tacto, un reproche un todo...el mayor negocio nunca inventado. A pesar de todo esto si que creo en Dios porque como tambien he dicho alguna vez, algo debe haber por ahi arriba, o por lo menos siempre he pensado eso. Cuando era pequeña si que era religiosa, es mas, yo paraba en un convento!!! si si con mis amigos, y que quieren que les diga fueron los años mas felices de mi vida, no por el convento en si sino por la compañia. Hice la comunion la confirmacion y ahi me quede parada. Creo que hay mucho fantoche y mucho mentiroso. Yo tmabien soy de las que va a misa por compromiso y de verdad que he intentado seguir lo qu dice el cura pero sin darme cuenta me desconecto, sintoma claro de que lo que esta diciendo es un aburrimiento total y mejor no oir nada.

Mery

Anónimo dijo...

El mejor artículo que he leído en mucho tiempo. No podría estar más de acuerdo :o

Peter

peibol dijo...

A Mery:
Se puede creer en Dios, pero yo desde luego no creo en la iglesia.

A Peter:
Gracias ;)

Pecosa dijo...

No puedo creer que ese cura sinvergüenza tuviera los santos cojones (nunca mejor dicho) de decir semejantes barbaridades en una misa como esa. Qué poco sentido de la ubicación y del respeto.

Supongo que por el contexto yo no habría osado a decirle nada, por no crear mal ambiente, pero te juro que mis miradas asesinas mientras daba la misa se las iba a comer con patatas.

peibol dijo...

Me gusta ver que la molestia que me tomo a la hora de enlazar viejos post, no caen en saco roto; ¡hay alguien que les echa un vistazo! ¡Gracias! :D

Es increíble, y sin embargo tristemente serio. Todos los días, en millones de sitios en el mundo, hay curas soltando subnormaladas sin venir a cuento, aprovechándose de la vulnerabilidad de los desconsolados familiares. Hay que ser desalmados e hijos de puta para hacer algo así. :o

Yo no podía hacer salvo resoplar, porque no venía a cuento que montara un número, pero si llega a ser la de un familiar muy cercano al que se la sudara toda esta historia, me habría levantado a tirarle de las orejas. Por eso siempre digo que cuando muera, ni se atrevan a hacerme una misa religiosa.

Misaoshi dijo...

Vaya manera de joder un buen momento, como puede ser recordar a una persona querida entre todos los que la conocían.

Anónimo dijo...

Genial entrada..de veras.

Un saludo.

Mali

peibol dijo...

Gracias Mali. :)