Translate

domingo, 20 de septiembre de 2009

Burocracia

Me fascina la burocracia, tanto, que huyo de ella por miedo a sufrir el síndrome de Stendhal (sí, es sarcasmo). Con el puto plan de Bolonia pisándome los talones, un porrón de asignaturas para este año (algunas de ellas sin docencia), una petición de cambio de turno y errores en la matrícula, me he pasado las últimas dos semanas haciendo papeles en la universidad… y es algo que no le deseo a nadie.

Cada comienzo de curso, miles de estudiantes abarrotan las ventanillas de tramitación de documentos; algunos “sólo” para matricularse, y otros para decenas de gestiones necesarias para empezar las clases. En un mundo idílico se organizarían trabajadores y alumnos, dando salida a esas diligencias de una forma eficiente y satisfactoria; lamentablemente no sólo estamos en un mundo imperfecto sino que vivimos en el país de la pandereta, donde la picaresca y la holgazanería son la marca de la casa, y en el que quienes dependemos de las gestiones del personal estamos completamente vendidos. Si no tienen ganas de atenderte, no lo hacen, y si quieren deshacerse de ti por quitarse trabajo, tampoco. Ante ellos no somos nadie.

Con la implantación del título de grado, este curso hay mucho más follón que de costumbre, y en lugar de actuar consecuentemente, han reducido el horario de atención al público y han cerrado una de las dos ventanillas. En las mesas repletas de papeles que se ven tras el administrativo de turno, no hay NADIE trabajando, y por si todo esto fuera poco, este año decidieron que lo mejor que podían hacer para que la empleada nueva cogiera rodaje, era ponerla sola; en septiembre, y sin nadie que pueda darle ningún tipo de asesoramiento. Sí señor, eso es pensar con la cabeza.
Nos referimos a ella como “la de la tensión baja”, porque va a paso de tortuga, como si estuviera ajena al trabajo que tiene encima y sólo atendiera a una voz interior que le habla muy despacio, como una cinta de autoayuda. Podemos estar toda la mañana mano sobre mano, en una cola que no avanza ni a tiros, que ella no se inmuta; no quiere estresarse y no vamos a conseguirlo. Además, tampoco es que deba esforzarse en ser ágil para atendernos a todos, pues llegada una hora determinada, dice que se acabó lo que se daba y nos cierra el chiringuito en las narices.

-“¡Oye! ¡Que llevamos aquí desde las 10 de la mañana!” –dirán algunos.

-“Ya es la hora de cerrar y yo no puedo atender a más gente; mañana vengan más temprano”- sentencia ella desde detrás del mostrador.

Cuando por fin tienes el privilegio de ser atendido, te encuentras con que sabes más que ella, que no tiene ningún reparo en admitir su ignorancia:

-“Hola… mira, quería saber una cosa: Para sacar el impreso Equis, primero tendría que sacar el Zeta, ¿no?”

-“¿Ah sí? Ah… pues no sé… ¿Es eso lo que te han dicho? Preguntalé si no a Fulanita, y luego vuelves por aquí, porque no sé qué decirte…”

Como intuyes que ahí no te van a solucionar nada, decides acudir al equipo decanal, para descubrir que el momentito de desayuno tras el que prometen volver, acaba convirtiéndose en horas. Debes emplear ese tiempo con acierto en canalizar la rabia por sentirte toreado, porque si no corres el riesgo de morderle la cabeza al primero que entre por ahí, y más si te recibe con recochineo:

-“¡Buff! Te atiendo dentro de un rato, que tengo un estrés encima que pa qué!”

En uno de los muchos trámites que he hecho en estos días, le consulté a la secretaria mi problema, y me mandó sin dudarlo al rectorado; cuando llegué allí me echaron como agua sucia, peleándome por tratar de endosarles una tarea que no les correspondía. De vuelta a la facultad para darle explicaciones a la susodicha sobre lo ocurrido, esta no sólo no mostró ningún tipo de consideración por haberme hecho perder media mañana tontamente, sino que además admitió sin pudor que los del rectorado estaban en lo cierto, y que mientras ella tuviera trabajo que hacer, seguiría mandando a gente a otro lado para aligerar sus tareas. Ni colorada se puso.

El viernes por fin acabé mis gestiones burocráticas, y en todo ese tiempo he visto cosas tan alucinantes, como que una chica perdiera tres mañanas en conseguir que le miraran una cosa en el ordenador. Con trabajadores así, ¿cómo pretenden que no se perpetúen los tópicos sobre los funcionarios?



*A excepción de la última, todas las viñetas pertenecen al genial humorista Quino.

15 comentarios:

Catalina dijo...

No estoy muy al loro del plan Bolonia, porque como ya no soy estudiante sino mujer trabajadora (...) pues no me entero mucho. Consumo básicamente la información que me afecta: gripe A, paro, temas a tratar en el Parlamento, GH, Defensor del Menor versus La Esteban...¡¡vamos, lo que me toca de cerca!!
Pero una vez pregunté a un amigo estudiante que coño era lo de Bolonia, que yo pensaba que solo era un pueblo playero de Cádiz, y me contó resumiendo que era una gran putada para equiparar los estudios europeos.

Así que nada, a madrugar más para matricularse, pa que luego te dejen en la cola por diez minutos.
¡¡Suete!!

Besos
Cata

Superpatata dijo...

Jajajaja, la secretaria me ha recordado a una que había aquí en la secretaría de la escuela politécnica. Cuando llegaba tu turno, la tía, sin inmutarse te atendía mientras se echaba vaselina en los labios con toda la tranquilidad del mundo. Y claro, mientras le preguntabas se te iba la mirada para su boca. Yo creo que intentaba hipnotizarnos o algo, no sé. El caso es que tenía unas pachorras impresionantes, menos mal que ya se fue.
Mañana empiezo yo con mis trámites burocráticos, deséame suerte...
Un abrazo.

Sara dijo...

A la cámara de gas, de calle!!

Nienor dijo...

La casualidad que le estaba comentando a Sara mis problemas con las ZORRAS de mi administración, cuando me pasó tu comentario sobre la burocracia.
Si, si, lo de aquí es malo pero lo de allá es peor xD.

A mi una vez me dijeron que por no traer la matrícula, no podían solucionarme un problema que ellas mismas me habían creado, una vez que las llamé por teléfono para preguntar una duda.

Lo gracioso es que al decirles que yo no estaba ahí por mi culpa, sino por culpa de alguna de ellas a la que llamé, me dijeron: "No, es que para preguntar dudas mejor venir aquí personalmente y no llamar por teléfono".

Intentó echarme, pero tras mucho esfuerzo se riendió y con darles sólo mi DNI accedieron a todos mis datos. No hay derecho. Muy bueno el comentario xD

JuanRa Diablo dijo...

Dejando a un lado al maestro Quino (de mayor quiero ser como él) para que no le salpique la mierda, me uno a este linchamiento a la absurda, desmoralizadora y mal llevada burocracia en España.
Y lo peor es que es un cáncer que no será facil hacer desaparecer a menos que se extirpara de raiz la inoperancia y se empezaran a hacer las cosas bien (y con ganas) desde el principio.
Paciencia, Peibol, si no vas a matarlos a todos, mejor quédate quieto. :D

Me pregunto de dónde has sacado esa película de Astérix que viene tan a huevo. ¿Ya la conocías?

PD. Lo mejor de todo la viñeta del diablo y el pastor de ovejas ;) Tenemos que buscar a Quino para que nos la firme!!

Indo dijo...

hace ya tiempo que dejé la universidad, pero en mis tiempos ya iba la cosa más o menos regular, así que no quiero ni pensar...
en fin, la pregunta clave es si al final conseguiste resolver tus cosas y si no te dan ganas de hacerte funcionario... jejejeje
en fin, buena suerte para el curso.
un besazo.

peibol dijo...

Catalina:
Tu amigo no lo pudo sintetizar mejor: Es una puta mierda.
Supone un empobrecimiento de la formación, unido a una sobredosis de temas imposible en ciertas asignaturas, la obligatoriedad de clases presenciales y turorías, y (aún) más trabajos en grupo. Apesta por todos lados.

Tienes suerte de poder centrarte en la Esteban, que seguro que ta rae menos quebraderos de cabeza XD

Superpatata:
Buff... paciencia Superpatata; paciencia...
Esta no se arregla delante de nosotros (bueno, ni delante ni detrás, viene en plan recién levantada), pero es igualmente desesperante. :s

Sara:
¡Esa es tu solución para todo! El día que te hagas con el poder del mundo, la sociedad se quedará drásticamente diezmada. XD

Nienor:
¡Qué honor tenerte por aquí! :D
La cosa está en ser pesados; si tienes las de ganar, y no pueden desmontarte los argumentos, hay que insistir hasta que deseen la muerte, y cuando ese momento llegue, cederán :)

JuanRa Diablo:
Quino es Dios, y aunque ya he utilizado viñetas suyas para otras entradas, algún día le dedicaré una entera. Yo no sería quien soy sin haberme empapado de él de pequeño... y de mayor.
¡No me había fijado en lo de la viñeta! ¡Parece hecho adrede! Claro que si nos atenemos a los papeles que juegan los personajes en la misma, resultaría que el diablo es astuto y las ovejas imbéciles... y oye, me toca la moral. XD

Me temo que la ineptitud burocrática siempre estará ahí, porque erradicarla supondría levantar los cimientos de toda nuestra organización social, y ya que no se trata de algo "grave", como los casos en que algo así ha sido posible (esclavitud, revolución francesa...), seguramente seguirá con nosotros para siempre.

La película es una de las de mi infancia, y representa a la perfección todo lo que supone el papeleo :).

Indo:
Gracias por lo de la suerte, y sí, ya está todo solucionado, aunque una parte de mí teme que pase cualquier cosa, como que se les pierdan los papeles o se les estropee el ordenador.

¡Tocaré madera!


¡Saludos!

Oliver dijo...

Hace tiempo que dejé de ir a la universidad pero en mis tiempos lo mejor era crear cierta complicidad con alguna secretaria, aprenderte el nombre y preguntar por ella siempre, a mí Conchi me dejó saltarme la cola en varias ocasiones e incluso me daba pistas de como agilizar los trámites. pero claro yo estudié en una carrera en la que no llegabamos a 60 personas por curso y me pegué 5 años para sacar tres cursos. Si así no te haces conocer por la secretaria, mal estamos. saludetes

Bea dijo...

¡Yo ya tuve todo ese estrés acumulado en junio, cuando me tocó hacer millones de papeles universitarios a mí!
El plan de Bolonia es la mierda! Merece morir!

Trouble dijo...

La ultima de Quino me ha dejado tirada en el suelo revolcandome de la risa, creo que me hare una camiseta, o un poster... o quizas empapeles las paredes de mi casa con esa viñeta porque es lo mejor que he visto en mucho tiempo. Gracias por compartirla.

peibol dijo...

Oliver:
Yo llevo ya mil años, y desde el principio hice migas con la mujer de conserjería, que le caí en gracia; me ha solucionado tantas papeletas, que si no fuera por ella no seguiría en la facultad. El problema es que hay trámites que no puede resolver, y en secretaría están cambiando al personal continuamente... :s

Bea:
Sí, es una puta mierda, y lo peor es que está aquí para quedarse :s. Te compadezco, porque sé lo que es perder la mañanas tontamente sin necesidad...

Trouble:
Quino es Dios. Nadie podrá nunca equipararle.
Me alegra que te haya gustado :)


¡Saludos!

Mery dijo...

jAJAJAJJAJ, menos mal que yo eso lo dejé hace tiempo....te acuerdas de la anecdota que me pasó a mi tambien en la secretaría?? una pija de mierda que no queria darme mi expediente y la tipa lo decía hasta chillando:

- Osea, yo no se la daría sabes?? porque las cosas no se hacen asi sabes?? pero bueno alla tu...sabes??

Me dieron ganas de llamarla de todo, lo bueno fue cuando el tipo que estaba con ella le dijo: - Mira no importa (porque todas las asignaturas estaban no presentadas) y la tipa le dijo....bueno osea pues daselas....

El Zorrocloco dijo...

Díos mío, qué santa paciencia, y cómo te entiendo. No tienen nunca ni puta idea de nada, te atienden al trancazo, y encima critican a los alumnos entre ellas como si uno no estuviera delante. Llevo tres años escuchando la cantinela de que andan estresadas, y de que si somos tan tontos que no sabemos hacer la matricula por internet, y tres años mordiéndome la lengua para decir que haré la matrícula por internet cuando de verdad funcione y no acabe matriculado para un cursillo de macramé en vez de para derecho, que sólo "trabajan" de nueve a una con descanso para comer, y que durante el resto del curso no dan un puto palo al agua, cobrando su buen sueldo. Son los únicos trabajadores que conozco que no necesitan saber hacer su trabajo, es jodidamente indignante. Me dan ganas de hacer como en Pulp Fiction y practicar el medievo con sus culos, coño.

Y eso XD

Anónimo dijo...

¡Me encanta Quino! :D

peibol dijo...

Mery:
Si es que es eso; van con la negativa por delante para que te des por vencido y te largues, y al final son capaces de resolverte el problema en un minuto... ¡Gentuza!

El Zorrocloco:
¡Sí sí! Lo de la sesión de crítica y abucheo contigo al lado es espectacular; es como cuando de pequeño (bueno, y de mayor) tu madre le hablaba de ti a las conocidas con las que se encontraba, sin censurarse lo más mínimo y olvidando que estabas delante XD.

Este año se hicieron muchas matrículas por internet, y yo probé por ahorrarme la cola; por supuesto hubo problemas, y eso que mi descalabro fue uno de los más leves. Eso sí, de perder varias mañanas a cuenta de eso no me libró nadie :s

¡Me encanta haberme vuelto a poner a reivindicativo para recibirte otra vez echando sapos por la boca! :D


Anónimo:
Quino es el mejor humorista de la historia, porque sus viñetas además de atemporales, contienen sátira y crítica social a partes iguales. Me encanta :)


¡Saludos!