Translate

martes, 2 de febrero de 2010

Mi experiencia cercana a la muerte

Ayer me desperté con el sonido de unos truenos que hacían retumbar los cristales de mi cuarto; no me asusté, todo lo contrario, se me puso una sonrisa de oreja a oreja y me acurruqué más en la cama. Esa mañana saldría al centro a pesar de las advertencias de tormenta; desde la última riada dan la voz de alarma cada vez que hay nubes grises, así que no hice caso y fui a donde tenía pensado. Volví a mi casa a mediodía para cambiarme e ir a dar con Sara, que había venido especialmente de Las Palmas para visitarme. No tenía ni idea de cuánto se iba a arrepentir de haberlo hecho.

Almorzamos en un sitio en plan diseño y chill out, con precios acordes a la pedantería del nombre de los platos, para que luego me dijera que el comedor olía a perro apestoso. Nota mental: no lleves a un buen restaurante a alguien con un paladar tan exquisito como el de un mendigo.
Cuando estábamos con el postre empezó a diluviar, y en cuanto amainó un poco salimos escopetados para encontrarnos con este panorama:



Después de diez minutos volvió a caer la de Dios, así que nos refugiamos en el TEA, que era lo más cerca que había; una amiga me viene a hacer una visita a domicilio, y resulta que nos metemos en una biblioteca a mirar el correo; tócate los cojones. Nuestra última parada fue El Corte Inglés, y mientras estábamos dentro curioseando el Apocalipsis se desataba en la calle. De pronto todos los trabajadores de la planta se avalanzaron hacia una esquina, y empezaron a mover los artículos compulsivamente; había una gotera bestial en el techo y estaban mojándose las motos. Aquello nos impactó, pero no tanto como lo que veríamos un par de plantas más abajo: el techo de la sección de libros era como las cataratas del Niágara; un chorrazo caía sin dar tregua encima de los mismos, como si alguien hubiera abierto una manguera de bomberos. Los pobres empleados se afanaban por salvar mercancía a la velocidad de la luz, pero seamos serios, era muy poca gente para tanto libro, y entraba tanta agua que el desastre fue inevitable. De todas formas no debe cundir el pánico; los libros de Crepúsculo estaban lejos... ¬¬

Un par de estampas desoladoras más tarde (cajeras llorando, y encargados desalojando en carros "El club del gourmet" ) pensamos en volver a casa . ¡Qué ilusos!
En la puerta se agolpaban todos los clientes que no se decidían a salir a la calle, pero que tampoco dejaban de mirar fascinados; el Amazonas bajaba a toda hostia calle abajo, arrastrando mierda, piedras y agua, mucho agua. Después de un rato compartiendo el morbo del espectáculo, decidimos que nos aventuraríamos a cruzar con riesgo de nuestra vida. Podríamos habernos quedado allí mirando como ímbeciles, pero teníamos mejores cosas que hacer, y además somos jóvenes e intrépidos (o gilipollas, todo es cuestión de perspectiva).
Buscamos el mejor lugar para pasar y nos lanzamos a la aventura; NADIE se atrevía a atravesar el caudaloso río que bajaba la pechada de 3 de Mayo; nadie menos nosotros. Somos grandes.



Me remangué los pantalones y me quité los tenis; una cosa es que fuera a cruzar por un lodazal, y otra muy distinta es que tuviera ganas de desgraciar para siempre mis all star. La estampa no podría ser más lamentable; el vuelto de los vaqueros como si fuera a pescar, los tenis en una bolsa de Hipercor bajo el brazo, y en calcetines en el centro de la ciudad. Era la personificación del erotismo.
Pusimos un pie en el agua sintiendo como la corriente podría habernos hecho caer de culo y acabar en el mar; Santa cruz es una ciudad en constante pendiente, y cuando alguien se cae en una riada, o bien muere, o bien es arrastrado hasta que alguna barrera lo detiene… y muere. Parecía que éramos capaces de soportar la fuerza del agua, al menos con un pie en tierra firme, ¿qué pasaría cuando nos metiéramos de lleno?

A duras penas cruzamos un mar turbio y marrón, con la incertidumbre de no saber dónde cojones estábamos poniendo el pie, soportando golpes de las piedras arrastradas que chocaban contra nosotros, y preguntándonos qué hubiera pasado si nos hubierámos atascado con una alcantarilla y nos hubiéramos caído. Efectivamente; habríamos muerto.


Se estima que cayeron 200 litros por metro cuadrado en dos horas

Cuando llegamos a la orilla, tuvimos que enfrentarnos al “más difícil todavía”; si la primera avenida era el mar, esta era el océano Atlántico, y además el agua corría con muchísima más fuerza, pero claro, si ya habíamos llegado hasta ahí y estábamos en medio de dos mares, teníamos que terminar de cruzar. Nos lanzamos a la aventura, pensando en todo lo que nos faltaba por hacer en la vida; morir en calcetines y embadurnado de barro sería lamentable, y más sin saber el desenlace de "Perdidos". Pasamos frente a la atónita mirada de media ciudad, que no sólo no nos aplaudieron sino que se descojonaron en nuestra cara… y nos hicieron fotos; muchas fotos.

Ya estábamos a salvo… o eso creíamos, porque justo antes de llegar a mi casa, tuvimos que enfrentarnos a una muerte más que segura; no es sólo que la pendiente fuera mucho más inclinada, más ancha y más caudalosa, sino que además teníamos que sortear toda la mierda que bajaba, desde neumáticos y botellas a pedruscos como balones. Lo más alucinante es que mientras todos miraban boquiabiertos el panorama, había una señora paseando a su perro como si con ella no fuera; pido un grupo en Facebook para ella ya. Nos armamos de valor y les dimos una lección a todos esos infelices temerosos del agua, que fueron más prudentes, pero que todavía deben estar esperando para poder ir a casa. ¿Creen que alguien nos dedicó alguna conducta de admiración o una mirada de compañerismo? ¡No! Se volvieron a partir el culo y nos hicieron más fotos. Me cago en la puta.

Mientras escribo esto Sara está resguardada en mi casa, llevando una de mis chilabas, unas babuchas marroquís (era el único zapato que le entraba porque somos todos de pie pequeño), y uno de mis anchos calzoncillos de dormir; está tan sensual que me está costando no penetrarla a traición.
Hemos vivido una experiencia cercana a la muerte, se han reído en nuestra cara y nos ha entrado barro hasta en la ropa interior… pero ¡qué coño! Ha sido divertidísimo, y fue bonito vivirlo juntos.

*La llegada a casa: empapados, descalzos y embarrados. Mi amiga es BLANCA y yo un hobbit; no nos opriman.

28 comentarios:

Mery dijo...

Estas como una puta cabra (palabras de yeray). En fin valor para llegar a tu casa no te faltó. A mi tambien me toco achicar agua porque en el sotano de la tienda, donde hay una oficina con ordenadores, telefonos moviles a miles etc...se rompio una tuberia, eso era cuando ya me iba a ir por la tarde, que digo yo para que coño me habran echo ir a trabajar por la tarde!!!!Pues me tuve que quedar y hacer un agujero a la pared (bueno no yo, mi compañero) para que si volvia a salir agua se fuera a la calle directemente porque claro no me iba a quedar ahi todo el dia siguiente para que no se mojaran las cosas....un caos vamos, a ver como está el panorama mañana cuando llegue a la tienda.

davidaf dijo...

en serio la gente se reía??? Manda huevos.. dos personas que tienen los cojones y los ovarios necesarios para cruzar xD

pd: el anónimo de hace dos o tres entradas era yo xDDDD

Nils dijo...

no entiendo que salierais de El Corte Inglés habiendo tanto peligro... y tampoco que la gente os lo permitiera, que estáis locos!

La primera foto es espectacular! qué miedo!!

Sra.Potts dijo...

Ño, que odisea. Me alegro de que llegarais sanos y salvos, pero por dios! controla ese espíritu temerario-aventurero que tienes, que no queremos sustos! (modo mami OFF).

A ver si se pasa pronto el temporal este. Nosotros tenemos familia en la palama y estamos con el culo apretao.

Cuidaos.


PD: donde hay pelo hay alegría, hamijo :D. De tu amiga no diré nada, que las dos tenemos más o menos el mismo color de piel...ains.

Sra.Potts dijo...

palama = palma, gracias ¬¬

El Zorrocloco dijo...

Boh, exagerao, pa' cuatro gotas que cayeron... XDDDDDD En serio, anoche empecé a hacer un post, pero digo: "voy a esperar al de Peibol, que es él el que vive en S/C", y no me ha decepcionado para nada XDDDDD

Llámame gilipollas, pero la verdad es que me hubiera gustado estar ahí caminando bajo la lluvia en plan Al filo de lo imposible. Aunque ni de coña me hubiera quitado los tenis; con la suerte que tengo hubiera pisado cinco botellas y un erizo de mar XDD

Por cierto, si no lo digo reviento: ¡Patitas de pollo! XDD Yo soy una mezcla de ustedes dos, un hobbit blanco, ya me verás XD ¡Y hablando de eso! ¿Mañana a las siete en la cafetería del aulario?^^

Aquí va mi media cara, aunque en su momento ya la viste ;)

http://elzorrocloco.blogspot.com/2008/11/la-vista-al-frente-apaero.html

JuanRa Diablo dijo...

Este edificio tiene hoy goteras por todas partes!! Que se presente el presidente de escalera!!!
Casi me he metido en la aventura con esos videos tan acuosos. Especialmente el del contenedor a la deriva y el trueno de fondo es acojonante.
Aquí en la Comunidad Valenciana recordaré especialmente el septiembre de 1982 cuando el agua llegó a entrar en mi casa. (Lo tengo previsto contar un día)

En fin, no te nos mates, Frodo, que se te quiere bien ;)

Joder con las Canarias cuando llueve!! Santa cruz!!

Indo dijo...

me he acordado de ti estos días viendo las noticias. y me acordé de cuando puse el post de la nevada en madrid y me dijiste: "aquí no nieva, pero cuando llueve ya es un caos".
siento que pasaras el susto, pero me he reido imaginándote descalzo intentando salvar las zapatillas.
menos mal que al final no ocurrió nada grave.
y ten cuidado!! que si anuncian riadas, no es día de ir de paseo..
un beso!

La exorsister dijo...

Nuestros estúpidos políticos solo se han aprendido la parte de establecer el estado de alerta cada vez que se acercan nubes un poco feas, pero de limpiar las alcantarillas y de respetar el cauce de los barrancos se olvidan siempre!!

Por cierto hermano, estas pirado!
Y ¿cómo te dejo mamá entrar en casa de esa guisa?

¡Yo me quedé en casa de M. con el pijama y una manta, apuntes en mano, y oyendo llover!

Superpatata dijo...

Joer, como iban las calles!! Yo no sé si me hubiera atrevido a cruzarlas... aunque en navidad me pasó algo similar con mi madre... y al final cruzamos jajaja, nos pusimos chorreando pero bueno, como dices es divertido jajaja. Claro que quedarse en el Corte Inglés tal y como dices que estaba no sé si hubiera sido una buena idea....
Espero que os secarais pronto y bien que si no... resfriado asegurado.
Me alegro de que la aventura haya salido bien y de que te sigamos teniendo por aquí jiji ;-)
Un abrazo.

Fisher Sapphire dijo...

Que miedoooo!!! Esta mañana he visto unas imágenes en Canarias (no se si en GC o TNF en las que unos eran arrastrados por la corriente...

No seríais vosotros?

Anónimo dijo...

Vaya tela peibol. Me ha dicho Juan que viera los videos y... que miedooo. Me quedo con las nevadas de Yecla.
Un beso
APAMEN

peibol dijo...

Mery:
Oye, ¿qué le pasa a Yeray? XD. ¡A ver si vamos a tener un problema! XD

¡Pobrecita! El novio de mi prima se pasó el día y la noche achicando agua en un centro comercial; ya me pasaré por allí para que me cuentes la odisea, que lo del agujero en la pared me tiene intrigado :o.

davidaf:
No se reían; se partían el culo. Sólo les faltó señalarnos con el dedo y tirarnos cosas. Mucha envidia es lo que había XD.

Nils:
Es que a la salida de El corte Inglés no era tanto el peligro, por eso nos aventuramos; fue un poquito más arriba, cuando ya teníamos que cruzar sí o sí, cuando pensamos si realmente habíamos hecho bien. Los de El corte Inglés lo que querían es que nos largáramos para que pudieran seguir salvando mercancía, sin preocuparse de los saqueos.

La primera foto es de la zona del auditorio, que estaba muy cerca de donde nosotros nos encontrábamos.

Sra.Potts:
Me gusta el modo mami, es enternecedor. :)
No sé por qué pensaba que eras de la península, pero ese "Ño" del comienzo no ha dejado lugar a dudas XD.

Di que sí; el hombre y el oso cuanto más peludo, más hermoso. XD

El Zorrocloco:
Si es que lo nuestro del miedo a que el otro nos pise los post es muy heavy :D. Me alegro de no haberte decepcionado; ¿sabes qué? ¡Yo también quise darme pisa en publicar para que no me reventaras la exclusiva! XD

Si es que eres un aventurero también; Sara estaba más tensa, pero yo en realidad estaba gozando, ¿cuántas ocasiones tiene uno de vivir algo así? No pudimos ir al cine, pero que nos quiten lo bailado! :D

¡Respeta mis piernas sensuales! XD Ya te dije que no es que sean de pollo, es que Sara es una amazona (un beso Sara, sabes que eso es un halago), y claro... el agravio comparativo es muy grande XD. Por cierto, lo del trozo de cara es una furciedad; ya mañana te cantaré las cuarenta ;)

¡Hasta mañana!

PD. Me partí el culo con lo del erizo... aunque tienes razón; con la adrenalina del momento ni siquiera me detuve a pensar en eso. ¿Te imaginas que hubiera tenido que cancelar el encuentro por cortarme el pie? :o

¡Saludos!

peibol dijo...

JuanRa Diablo:
Jajajajaja, a ver si ahora voy a tener que cambiarme el nombre de peibol por el de frodo; los dos eran seres pequeños con orejas picudas y en armonía con la naturaleza; quizás cuela el cambio ;)

Gracias por lo dicho; no me hubiera gustado irme sin una despedida. Además, habría sido una muerte muy estúpida XD

Indo:
Ya ves que es cierto; el problema es que la ciudad se eleva desde el nivel del mar y sigue subiendo hasta el infinito; cuando cae agua en La Laguna (la ciudad llana que está a continuación) nos baja a toda hostia a nosotros, y claro... pasa lo que pasa.

El problema de las riadas es el que comento; las anuncian con tanta frecuencia que ya la gente pasa. :s

La exorsister:
¡Que les corten la cabeza! Te veo belicosa hermana... y me gusta. :D

Yo le dije a Sara que cuando llegáramos Mamá se iba a partir de risa... y así fue; antes de daros toallas vino a hacernos fotos. XD

Superpatata:
Es que nadie se atrevía, y luego hubo dos chicas que lo hicieron pero intimidaron al resto, porque soltaban unos gritos que parecía que las estaban sacrificando.

Resfriado no sé si estoy, pero estoy tosiendo mucho...

Fisher Shappire:
Jajajaja, no, aunque nuestra imagen saldrá en algún lado, porque con tanto flash me sentí como si estuviera en un photocall XD. Seguramente serían de Tenerife, que fue donde cayó lo más gordo.

APAMEN:
¡Pero qué honor verte por aquí! ¿Tendré que ponerme el frac? :o

Yo también me quedaría con las nevadas si pudiera, pero ¡Ayy!... me temo que eso nunca ocurrirá :(

¡Saludos!

$. M. K. dijo...

Vi las imagenes por las noticias y no me lo creía. Que barbaro.

Yo también habría hecho lo mismo, ya que estoy como una cabra. Tu odisea parecia una pantalla del Mario Bros, por dios!!

Bueno espero que ya haya pasado el temporal.

Un saludo!

Sra.Potts dijo...

Es que soy de la península :D pero tengo familia en las islas, precisamente son ellos los que me pegaron el Ño, jaja.

En cuanto a la cantidad de pelo, como todo, en su justa medida!

the boy who knew enough dijo...

Joe que miedo y que valor teneis!!!! Yo todavia estaría esperando en el Corte Inglés jejejeje... Menos mal que al final no habido perdidas (que no fueran materiales) que lamentar!!

A cuidarse!

Anónimo dijo...

Que grande eres!

Oliver dijo...

Tremenda odisea!!!!
El centro comercial cerró a las 6 y tuve que llegar a la estación de guaguas entre riadas y escombros, pasé por delante del corte inglés y ví lo que cuentas...terrible pero muy divertido, sobretodo porque me libre de currar 4 horas, no te ví de milagro, jejejeje

peibol dijo...

$.M.K:
Jajajajaj, eso mimso me dijo Sara, que parecía que estuviéramos en un videojuego. No les falta razón ;)

Sra.Potts:
Es que hay expresiones sin las que uno no podría hablar con normalidad; a mí aún me cuesta creer que los peninsulares no digan "Fos". ¿Cómo consiguen entenderse? XD

Estoy de acuerdo con lo del pelo; yo estoy en el grupo de los de "justa medida". ¿no? :p

the boy who knew enough:
Afortunadamente no las hubo, y de haber habido muertos, me hubiera jodido que fuéramos los únicos dos idiotas que aparecieran en las esquelas. XD

Anónimo:
Jejeje. Gracias ;)

Oliver:
Pues era fácil vernos, porque ya te digo que fuimos los únicos que cruzamos. Ya revisé la prensa local, y resulta que no salimos en ningún lado; me pregunto dónde estarán todas las fotos que nos sacaron...


¡Saludos!

Sara dijo...

Pa habernos matao! Yo aún tengo sueños con ese agua revuelta y marrón xDDD Por cierto, gracias por colgar mis patitas en tu blog .... menos mal que al menos no estaba peluda ajajaja Pa la próxima me pido una erupción volcánica o algo....Y así tu madre nos haría fotos mientras ardemos rodeados de lava xDDD Un beso Precious!

JuanRa Diablo dijo...

Ño, Fos... Pero qué raro hablugáis!!

PrimaMayor dijo...

looooooooco

peibol dijo...

Sara:
¡Me dirás que no te divertiste! :p

Tus patas salieron bien, es más, el Zorro me llama patitas de pollo desde entonces, pero nadie ha dicho nada de tus pies de amazona. En cualquier caso, mientras no emules a Mo´nique, no hay problemas :)

PD. Amas a mi madre, no lo niegues :D

JuanRa Diablo:
Hablamos con riqueza de lenguaje, que no es lo mismo . XDD

PrimaMayor:
loco no, práctico :p. ¿Qué otra cosa podía hacer?


¡Saludos!

Misaoshi dijo...

Me iba a reir pero... ya se rieron esos sivergüenzas bastante.

Madre del amor hermoso, bendito y santo. Me dais envidia, que lo sepáis.

peibol dijo...

¿Envidia? XD

Pecosa dijo...

Madre de Dios... ¡¡¡MADRE DE DIOS!!! Ya hay que tener grandes los huevos, qué quieres que te diga.

Yo os habría echado fotos mil, no lo dudes. Por piraos.

peibol dijo...

Jo... ¿Entonces no me iba a librar de las fotos de ninguna forma? :(