Translate

domingo, 16 de mayo de 2010

Bromas pesadas

Hubo un tiempo en que mi gimnasio era un remanso de paz. Sin música, sin ruido ensordecedor, y sólo con el bullicio de las máquinas, y los jadeos de los vigoréxicos empeñados en levantar pesas más grandes que ellos mismos. Era genial.
Cada uno llevaba su propio MP3; si querías oir música escuchabas la tuya, y si te apetecía estar a solas con tus pensamientos, eras libre de hacerlo. Ahora no.

Un buen día, como una más de las reformas que han ido implementando, los potentes altavoces que hasta entonces permanecían inactivos comenzaron a reporducir música, o mejor dicho a berrearla, porque ese volumen debe superar todos los decibelios permitidos. Nunca llueve a gusto de todos, y esta vez no fue menos; algunos estaban encantados de que ¡por fin! pusieran algo con lo que entretenerse (la gente lleva muy mal lo de no estar sobrestimulada), y otros maldecimos el día en que les dio por innovar. No es sólo el volumen sino lo que emiten. Comprendo que igual que en los aviones ponen comedias facilonas, aquí te enchufen "Los cuarenta principales" mañana, tarde y noche; me repatea tener que escuchar ciertas basuras, pero mejor eso que no la música de pastilleros discotequera de "Máxima FM". El problema viene cuando vas de noche, como es mi caso, y te tienes que comer el programa guay de humor, que ni es gracioso ni es nada; es una tortura. Como hay menos gente a esas horas, hay mucho menos ruido de máquinas, así que se oye como si estuvieras con la oreja pegada al altavoz, y todo para escuchar las putas bromas pesadas que tantos años llevan dando el coñazo.

Son bromas telefónicas que consisten en que un hijo de puta con mal gusto llama a la radio, cuenta algo sobre un "amigo" con lo que puedan ponerle en un apuro, para que estos (los de la radio) lo llamen en directo haciéndose pasar por algún tipo de autoridad, y le metan miedo. El inocente puede responder de dos formas: La primera es cagarse en sus muertos y colgar el teléfono, pero entonces vuelven a llamar, e insisten hasta dejar al otro a punto de coger una escopeta y salir a cometer una locura. La otra es que el pobre diablo se acojone, se rebaje y pida clemencia, humillándose ante todo el país. Y todo ese mal rato gratuito para que en el último momento, cuando ya ha llegado a su umbral y no puede soportar más vejaciones, salga la voz de su supuesto colega riéndose, y animándole a él a hacerlo: "¡Tío, que soy Fulanito, que esto es una broma de los 40! Jajajajaja ¿A que soy la bomba?"

¡Arg! ¡Si es que me pongo de mal humor sólo con escribirlo! ¿Quién coño puede tener tan pocas luces para ser tan cabrón "de buen rollo", y pensar que va a resultar divertido? ¡Hay que ser muy mala persona para una marranada así! Los locutores siempre se hacen los sorprendidos cuando los inocentes se lo toman mal, como si no fuera lo lógico, y escurren el bulto poniendo una canción sobre la marcha.

Me gustaría creer que si alguien me hiciera eso, además de no volver a hablarle en la vida, tendría la sangre fría de no alterarme, sino hacer una pausa y decir algo como: "La broma esta me la ha gastado Pepito Pérez García", de Santa Cruz de Tenerife y que trabaja en la sede central de Cajacanarias. Se meó en la cama hasta los 15 años, perdió la virginidad a los 30 con una puta, y me ha contado que se masturba pensando en su secretaria Miriam. Mañana puedes negárselo a todo el mundo Pepito, pero ambos sabemos que es verdad."

Quizás llegado el momento estallaría en cólera y le insultaría, o por el contrario guardaría la compostura y demostraría más clase que él, pero me pongo en la piel de los desgraciados a los que llaman y es de lo único que me entran ganas.

La otra variante de bromas son las míticas pruebas de novios, que no sé cómo la gente sigue cayendo con la de años que llevan haciéndolas. Consisten en que una tía insegura pone a prueba a su novio, poniéndole un plato en bandeja, dándole la cuchara y moviéndole la mano para que se lo coma. Como el novio cometa el error de olerlo si quiera, se convierte en un cabrón. Y punto. La novia celosa llama al programa, se compincha con la locutora, y esta llama por teléfono al novio. Pone voz de calientapollas y adopta una actitud de lolita traviesa, para intentar llevárselo al huerto:

- Hola Menganito.
-Eh... hola. ¿Quién es?
-Bueno...jiji, tú no me conoces, pero yo a ti si. Soy amiga de Zutanita.
-Zutanita, ¿qué Zutanita?
- Bueno, eso da igual, el caso Menganito, es que me caes muy bien.
- Ajá...
-Y bueno, que... ¡qué vergüenza! jiji, que me gustas mucho.
- ¿Pero quién eres?
- ¿Por qué no nos conocemos y así lo averiguas?
- No mira, yo tengo novia.
- Bueno... ella no tiene por qué enterarse, ¿no?
- Tía, no voy a quedar contigo sin saber quién eres, y además ya te digo que tengo novia.
- (...)


Muchas veces caen a la primera, eso es cierto, pero cuando son duros de pelar la locutora saca la artillería pesada; se pone mucho más explícita y prácticamente le planta las tetas en la cara, y si ni aún así pica, sigue de pesada hasta que el otro ya le dice que sí, que vale, que quedan un día, por no decirle: "joder pesada, que me dejes ya". Es entonces cuando le pasan el teléfono a la novia y monta el numerito.

¡Eso es trampa y coacción! Es como si animas a un ex cleptómano para que robe algo, y aún cuando él se resista insistes en que se atreva, "que le va a gustar y nadie está mirando", para luego acusarlo de ladrón. Es jugar sucio y ser rastrero. ¡No se puede juzgar un crimen que no se ha cometido! ¿Es que esa gente no ha visto Minority Report? Además, aunque caigan en la trampa y le sigan un poco el juego, ¡es un tonteo! ¿Cómo vas a castigar severamente a alguien, por un flirteo que tú misma has fomentado? Sería como que una chica dejara a su novio, porque al acercársele una mujer a ligar, no la espantara con un "¡Fuera zorra!" sino que le dedicara un par de sonrisas antes de decirle que no. No trato de defender la infidelidad masculina, pero en cierto modo, sería como considerar una traición imperdonable que el novio disfrutara con una línea erótica o coqueteando con la charcutera. ¿Cuántas mujeres no recurren a ello en su día a día para sacar provecho de alguna situación? Además, aunque realmente sea un tío infiel, ¿de verdad es necesario montar ese circo? Después de tantos años avergonzándonos de los despojos que van a "El Diario de Patricia", deberíamos aprender que los trapos sucios se lavan mejor en casa, ¿no?

Cuando muerden el anzuelo, aunque sólo sea la puntita, la novia le canta las cuarenta principales, y cuando no hay forma de que caigan, sale igualmente en antena, pero partida de risa y super orgullosa. Creo que en los casos en que los novios no sucumben al engaño, deberían reaccionar como el que escuché hace un tiempo:

- ¿Cómo que era una broma?
- ¡Si cari! Era una broma de la radio para ver si me eras infiel jiji, ¡pero la has superado, eres el mejor! ¡Te quiero!
- ¡Serás zorra! ¿Tan poco confías en mí que me tienes que engañar pa quedarte tranquila? ¡Anda y que te follen gilipollas!


¡Bravo! Si no llega a ser porque aún había gente, me habría puesto a aplaudir hasta con las orejas. ¿Quién pone ahora en su sitio a quién? ¡Ja!

¿Moraleja? Si me tienen aprecio, jamás me gasten una broma de estas.



26 comentarios:

Irene dijo...

En serio, yo escucho los 40 (es lo que tiene convivir con una chica de 14 años, alias mi hermana) mientras como y cuando oigo bromas de este tipo no entiendo como es que se rien. Y lo bueno es que luego son amigos y se hablan... Eso las bromas, lo de las pruebas de novios no tiene nombre. Se supone que si estás con alguien confías en él no? Y si sospechas le preguntas pero no lo haces público. Como lo del diario de particia y tantos muchos otros shows que se hacen a partir de los problemas ajenos... si tienes trapos sucios lávalos en casa, no los airees.

lacasitera dijo...

Yo nunca he escuchado una broma de esas (no suelo escuchar la radio), pero tiene pinta de ser bastante desagradable.
No sé yo si de verdad el amigo gastabromas y el recibebromas se siguen llevando bien o sólo lo dicen para quedar bien por la radio... porque yo desde luego me cabrearía bastante.

H@n dijo...

Toda la razón, yo para no encarnizarme demasiado, intento pensar que son actores...

T_T

LaNiña dijo...

Oh Dios, las pruebas de novios no las soporto. Me parecen de lo peor. Como tú bien dices, me parece trampa. Son ellas las que incitan a la pareja para que tonteen con otra persona y luego ponen el grito en el cielo. Si tan poca seguridad y confianza tienes en ti misma y en tu pareja, pues hazte la histérica o víctima en casa, pero no me hagas tener que soportar tus berridos en la radio (más encima luego los del novio, que también hay cada uno que son tal para cual y la que lían ya es... high level XD).

En fin, se nota que no sólo te ponen de los nervios a ti, ¿no? :P

PD: Ya vuelvo a comentar en condiciones por la bloggosfera :P

Besos.

Ana dijo...

Comprendo muy bien esta critica y la comparto, jaja. Tienes un humor envidiable y una forma de plasmarlo divertida, así da gusto leer. Creo que la manera mas efectiva para romper con alguien es someterle a esta broma-prueba, porque una de dos: o directamente no la pasa o el otro manda a tomar viento al que pone la trampa, por desconfiado, cabrón y además con mal gusto.
Saludos
;)

Cattz dijo...

No entra en mi rango de humor, ni lo hago ni dejaría que me lo hicieran.

Mery dijo...

A mi al principio me divertian, las bromas, escuchar anda ya! por la mañana,me encantaba!pero llego un momento en que todo se convirtio en bromas pesadas, no solo la de los novios, luego salio la de la poli, luego la del casero, luego la de la boda cancelada, la del tio que habla mal para que no le entiendan y el otro se cabree....me harte y apague la radio...en fin a ver si vamos cambiando la programación, ya que en la tele no lo hacen, que lo hagan en la radio.

Pecosa dijo...

¿Es que esa gente no ha visto Minority Report?, ¡jajajaj! ¡Totalmente!

Yo no puedo escuchar los 40. Me sale sarpullido.

La exorsister dijo...

Mucho mejor escuchar m80 o cadena 100, porque las bromas del anda ya son insufribles... al final lo que consiguen es que la gente llegue hostilizada al trabajo... y no de buen humor.

¡Que les surzan!

Anónimo dijo...

Me alegra saber que no soy la unica a la que no le gustan ese tipo de bromas... Por desgracia m toca oirlas todos los dias de camino a las practicas ¬¬.

peibol dijo...

Irene:

Yo no sé si es que se hablan y ríen en antena porque es lo que les sale natural en el momento, como una forma de aliviar la tensión, o que realmente son de esa gente que se pasa la vida haciéndose putadones y perdonándose. La tercera opción es que son gilipollas y les gusta que les metan caña, que tampoco hay que descartarlo.

Y lo de las pruebas... uff, qué decir. Puedo pasar por que te miren el registro de llamadas o algo así, pero la puñalada de la broma telefónica es pasarse. Si no confías en tu novio te jodes y buscas la forma de confiar, pero eso NO se hace. :s

lacasitera:

No te pierdes nada, créeme. Si te pica la curiosidad enlacé dos de ellas en la entrada, pero sin escucharlas puedes saber que son una cerdada.

H@n:

Yo también tenía ese "mecanismo de protección mental", cuando sacaban historias de "El diario de Patricia" en los zapping. Ya se descubrió que los de "Garrullos y zorras y viceversa" era un engaño, así que todo es posible.

LaNiña:

¡Exacto! Y lo peor es que muchas lo hacen como excusa para dejar a otra persona. En una de las que enlazo al final de la entrada, la chica se pone echa una furia y lo manda a la mierda, cuando él no había hecho NADA. Todo lo contrario. No veía la forma de quitársela de encima después de decirle 20 veces que no, y todo para que la novia encima se cabree. ¡Anda y que le follen a la lianta de mierda esa!

Ana:

Lo que da gusto leer son comentarios como el tuyo, que me has puesto una sonrisa de oreja a oreja. ¡Gracias! :D

Estoy totalmente de acuerdo contigo: Salga como salga la "prueba de novios", abre una herida de muerte en la relación. Llámame mala persona, pero ojalá que a todas las cabronas que han llamado a la radio y les ha salido mal la jugada, las hayan mandado a la mierda. :o


¡Saludos!

peibol dijo...

Cattz:

Ni en tu rango ni el de cualquier persona con materia gris. Más que como humor, lo veo como malrollismo gratuito y "pornográfico". Es asqueroso.

Mery:

¡Es que son todas de muy mal gusto! La primera te llama la atención porque no sabes de qué se trata, y piensas que es algo real. En cuanto caes em el engaño, te das cuenta que los que las hacen, compinchados con los locutores, son unos tremendos hijos de puta.
Como bien dices, ahora a la telebasura, hay que sumar la radiobasura. ¡Qué panorama!

Pecosa:

Jajajajaja. Creo que lo del sarpullido con los 40 es algo universal... aunque sigan siendo la emisora líder. Claro que... Telecinco también lo es... :s

La Exorsister:

¿Qué es lo digo yo siempre que vamos en el coche rebuznando con cada emisora? ¡M80 es la solución! Sin locutores graciosetes ni mierdas. Y para cuando se ponen cansinos, Cadena 100. ¡Abajo los 40!

Lo de que hostilizan a la gente es una verdad como un templo (del mono), pero es que resulta que, por alguna extraña razón, ¡a la gente le va esa marcha! Los que se parten de risa con Risto y ese tipo de personajes, son los mismos que se retuercen de placer escuchando cómo la gente pasa un mal rato. Una buena selección natural es lo que hace falta aquí XD

Anónimo:

A mí además de alegrarme me sorprende. Creía que la gente se pondría a relativizar en los comentarios, y resulta que a todos nos crispan estas faltas de respeto :D.

Yo en el gimnasio he optado por salir fuera y dar una vuelta, o enchufarme los cascos y descansar 5 min. Me niego a que esa mierda me entre en la cabeza.


¡Saludos!

Indo dijo...

hace años ya, yo trabajaba en una tienda y según el compañero de turno me tocaba escuhar la máxima fm o el programa de deportes ambos infumables. se me hacían muy largas las horas con música pastillera o con los resúmenes de partidos de cuarta división de barrio.
de las bromas de radio, estoy de acuerdo contigo, son de mal gusto y absurdas. pero es que a veces las tías inseguras hacen cada cosa...
en fin, cambia de gimnasio. o comprate tapones para los oídos o algo...

Nienor dijo...

"¡No se puede juzgar un crimen que no se ha cometido!"

Eso justo te iba a decir. Pre-crimen xDD.

Yo la verdad no sé si la prueba de novios es verdad o un invento. Cuando las escucho en la radio, lo que hago es apagarla. Se me revuelve el estómago de ver cómo una relación se rompe en un tris. Siempre he pensado que los tios son los malos, pero me has convencido con tu blog, las tías lo ponen en bandeja :O.

JuanRa Diablo dijo...

A ver cuándo escribes algo en lo que pueda llevarte la contraria abiertamente, porque con cosas así... sí, señor: ¡¡fuego!!

Es que hay bromas y bromas.
Yo me he reído mucho con algunas de cámara oculta en la tele, pero éstas de la radio me suelen producir mucha vergüenza ajena.
Si sacas a uno de sus casillas y a continuación sale el amiguete a decir que era todo una broma no me creo que la primera reacción sea reirse: ¡mentira! Si se rien es porque se han olido el percal y han seguido el paripé hasta le final o para disimular el bochorno. Después de que te hagan pasar un mal rato y te percates del ridículo que has hecho, sólo puede apetecer mandar a la muchamierda.

Pero el colmo lo veo en estas "pruebas de amor". Creo que además de no demostrar nada en absoluto dejan patente el poco pudor y el mucho retorcimiento por parte de quienes son capaces de idearlas. ¿Quién se divierte realmente ahí?

(Y luego, además, lo de la música estridente, rallada, esquizofrénica que parecen poner en todos los gimnasios... bah, no sigo que me quemo)

Ana dijo...

Espero que jamás, a nadie, se le ocurra hacerme semejante putada a mi, porque a partir de ese día para mi esa persona estará muerta y enterrada. No es que yo no sea bromista, es que una putada no es una broma.
Tu técnica, Peibol, si tienes la sangre lo suficientemente fría para hacerla en ese momento eso de decir que el tio se meaba en la cama, me parece una buena patada en la boca para el "bromista" seguro que se le quitaban las putas ganas de reirse de nadie.
Además, que a mi la radio, desde que se inventó el radio-tele-taxi, me da urticaria.

Velasco dijo...

Sí, también odio ese tipo de programas. Que además también emiten por la mañana temprano, no hay nada más agradable que ir en el autobús y que por encima de tu empetré se hoyga tal aberración.

Sin embargo, lo que más me saca de mis casillas es el grupo de mamones y mamonas que a diario escuchan tal programa y luego te lo cuentan como diciendo "mira escucho el programa molón, ¿A qué molo?" Gilipollas.

peibol dijo...

Indo:

¡Ufff! No sabes cómo te compadezco. Lo de escuchar mierda de forma residual y pasiva, me saca de quicio. He llegado a irme de tiendas por la música que está sonando, pero es que es superior a mí, y cuando se trata de bormas de mal gusto, más todavía.

Cambiaría de gimnasio pero... ¡este me sale gratis! Además, seguro que en otros no tienen los 40, pero sí un hilo musical de ruido ensordecedor. :s

Nienor:

Jajajaja. Habría que mandarle una copia de la peli a todas las novias inseguras del país XD.

¿De verdad te he hecho cambiar de idea sobre quiénes son los malos? ¡Dios! ¡Me siento poderoso! :D

JuanRa:

Jajajaja, si es que eres muy agradecido tú ;).

En realidad me ha soprendido la reacción de la gente; esos programas tienen tanta audiencia, que yo creía que era el bicho raro por no aguantarlos. ¡Qué bueno es saber que no estoy solo en el mundo! :D

Las de cámara oculta las veo ingeniosas y buenrolleras; suelen ser más de dejar mosqueado al personal que de reírse de él, y además, cuando acaban, no hay malos rollos. Así sí.

Lo de las pruebas de amor, más que demostrar que hay hombres infieles, deja en evidencia a sus novias, que se revelan como unas enfermas retorcidas. Creo que quienes salen ganando con las bromas son los novios, que ven lo que tienen en casa. :s

PD. Yo también creo que lo de la risa final es para disimular el bochorno... o porque están tan perplejos que no saben reaccionar de otra forma.

Ana:

Eres de las mías entonces. Y créeme que te comprendo, que yo soy el primero en hacer una broma, y meter sarcasmos y coñas, pero hay límites que no deben pasarse bajo ningún concepto.

Ojalá tuviera esa sangre fría; de hecho, casi me gustaría que me lo hicieran pa poder ponerlo a prueba. :D

Velasco:

Lo peor es que empezaron en Los cuarenta por la mañana... después también por la noche, después diversificando el tipo de bromas, y finalmente extrapolándolas a las demás cadenas. Pasamos de tener que soportar una broma por la mañana, a varias a lo largo del día en diversos programas.

¡Vaya mierda de evolución!


¡Saludos!

Raquel dijo...

Las bromas de la radio siempre me han parecido algo patético, y una de las maneras más rapidas y efectivas de que tu novio/a te mande a tomar viento fresco. Yo también me rio si a las pobres novias inseguras les sale el tiro por la culata; es que tengo un alma perversa, pero ellas se lo han buscado poniendo a su novios entre la espada y la pared. Eso no se hace, al menos si tienes una relación madura y tal.
Como siempre una entrada estupenda, muy bien narrada y con esa dosis de humor que se contagia.
Un saludo :)

Sese dijo...

Es que consideran más importante que haga reir a la audiencia que los posibles males colaterales. Si quieren montar un espectáculo facilón que no me contraten como actor sin saberlo. El inocente es el que les hace el programa, la gente se rie y el inocente es el único perjudicado. A veces se lo merece pero ése no es el caso. En cualquier caso debieran grabarlas y pedir permiso luego para emitirlas si el implicado perjudicado accede. Todo lo demás lo encuentro falto de ética

Saludos

Saludos

anasisterdiablo dijo...

Las odio..TODAS.Cuando por algún casual escucho alguna..no consigo terminarlas porque sinceramente..lo paso mal.No me divierte en absoluto.Qué angustia...
De nuevo,coincidimos.
Por cierto..un verdadero placer oirte.

Anónimo dijo...

Hola sr. Peibol,
los ideólogos,(por no llamarles memos redomados ) de esos programas son una cuadrilla de tarados.Y los que contratan sus servicios:gente sin una miajita de entrañas.
Y me apuntaria a un comando terrorista para eliminar la música en los sitios públicos.

Saludos. Mari

peibol dijo...

Raquel:

Es que como ya he dicho por aquí, una vez que haces la broma, ya la relación está herida de muerte; bien porque caigas, bien porque mandes a tu novia a la mierda. Creo que es de cobardes recurrir a eso para cortar una relación. :s

(Muchísimas gracias por los elogios. :D)

Sese:

Al final la máxima de la telebasura también se está llevando a la radio: sacar beneficio a costa de los inocentes, que pueden ser famosos a los que dar el coñazo, cantantes a los que hundir en la miseria, o invitados a los que ridiculizar. Todo vale con tal de arañar audiencia, y parece que las bromas pesadas también :s

anasisterdiablo:

¡Al final va a resultar que somos más quienes no las soportamos que a quienes les gustan! XD

Un placer igualmente; como habrás intuído me quedé sin batería, no es que colgara súbitamente. XD

Mari:

¡Oh sí! ¡Hagámoslo! ¡Creemos el comando terrorista! Ayer sin ir más lejos iba en la guagua, y el chófer tenía no sé qué mierda puesta a todo volumen. No sabría definir el estilo "musical", pero entre acordeón y punchín-punchín, pude escuchar cosas como "mamasita rica". ¿Por qué tengo que aguantar esa tortura por ir en guagua? :s


¡Saludos!

Sra.Potts dijo...

Además, estas cosas nunca acaban bien, no? quiero decir: si resulta que se descubre la infidelidad, la pareja se rompe...y si la broma sale mal y se topan con un fiel, la pareja también se rompe por falta de confianza. En fin, bazofia

Oliver dijo...

NO suelo oir la radio pero sé de estos programas y me parece el humor típico de instituto, de reírse de los demás. Las bromas son buenas cuando nos reímos todos y no a costa de alguien. El volumen de los altavoces eclipsan el de tu mp3? pues qué putada. Yo optaría por causar un "accidente" en el cableado para que reine la paz, al menos durante el tiempo que tarden en repararlo.

peibol dijo...

Sra.Potts:

Ya lo he dicho en un par de comentarios. Me parece que es una forma cobarde de las novias de cortar la relación; que es buscar la escapatoria fácil tendiéndoles una trampa... o asumiendo el enfado de sus novios por la desconfianza.
Zorras, eso es lo que son.

Oliver:

Exacto. Es el caca-culo-pedo-pis de la treintena. Y lo peor es que hay cadenas que no contentas con el numerito, intervienen mientras se da la discusión para meter cizaña.

El volumen interfiere... o mejor dicho interfería, porque desde el otro día, y sin saber muy por qué, lo ponen a un volumen más razonable. A ver cuánto dura...



¡Saludos!