Translate

domingo, 1 de agosto de 2010

Toros sí, toreros no

Todos los medios de comunicación, incluída la extensa bloggosfera, se han hecho eco de la prohibición de las corridas de toros en Cataluña.

Una gran parte lo han celebrado, hablando del disparate incomprensible de que una atrocidad así siga en vigor hoy en día, pero otros han obviado eso por completo, centrándose más en conjeturas de por qué ha ocurrido. Se escuchan cosas como que en realidad los catalanes lo han hecho solamente para desmarcarse aún más del resto de españoles, o que se trata de una estrategia política planificada al milímetro. Sinceramente, me la suda.

Está claro que detrás de todo avance y medida tomada en las altas esferas, hay siempre algo más; una búsqueda de empatía y apoyo que se traduzca en votos y mejora de la imagen pública, o lo que sea. A mí lo que de verdad me importa en este caso es que haya desembocado en ese final, y quiero pensar que el principio del fin de esta barabarie está cerca. No será "tan fácil" hablar de abolición en lugares como Andalucía o Madrid, y no hay que olvidar que a pesar de la tradición -ese odioso término que se utliza para justificar las convenciones más absurdas y desfasadas-, el mundo del toreo mueve muchísimos millones.

Siempre ha habido hijos de puta sádicos y sin escrúpulos haciendo negocio de causas poco nobles, y me temo que siempre los habrá.
Es igual, llámadme ingenuo e idealista, pero quiero pensar que algún día, seguramente después de que yo haya muerto, los toros no serán más que un vago recuerdo de una fiesta injusta y cruel. Soñar es gratis, ¿no?



*Recomiendo encarecidamente leer este artículo de José A.Perez, que como siempre ha dado en el clavo, y rescato una entrada que escribí sobre el tema el año pasado.



29 comentarios:

Velasco dijo...

No creo que esta prohibición sea un paso en la dirección adecuada. Como bien has dicho, se trata de ganar votos. El toreo, al igual que las tradiciones absurdas, desaparecerá cuando deje de atraer público y deje de ser rentable.

Nunca he sido antitaurino, pero siempre que alguien me habla de toros, me pongo de parte del animal. Personalmente me gustaría que el encuentro ofreciese las mismas probabilidades de supervivencia al toro que al torero.

El problema de todo esto reside en que el beneficio del ganadero está en la muerte del toro, mantener cientos de toros jubilados sería una perdida enorme. Pero si no, nadie los mantiene. Opino que los políticos no deberían prohibir, si no regular.

Saludos ^^

Indo dijo...

lo primero que tengo que decirte es que me parece genial tu descripción de lo que suele significar eso de "tradición". genial, en serio.
luego, bueno, yo soy antitaurina reconocida, así que me alegra en parte que se prohiba, por otro lado, creo que en prohibir no está la solución, si no en educar y en hacer que las cosas caigan por su propio peso, pero bueno, es que soy así de idealista y de tonta, a lo mejor.
buen artículo y buena entrada, por cierto.
un beso.

Aitor Maiden dijo...

Le doy 20 años al mundo del toreo; todos los actos macabros contra un animal deberían estar no solo prohibidos, sino castigados, y el toreo debería estar incluído en ese lote.

Y los ganaderos no saldrían perdiendo dinero con la crianza del toro, primero porque para que haya vacas debe haber un toro, y segundo porque la carne de toro se come. Lo que pasa es que con el mundo del toreo, como mafia que es, el toro sale mas rentable, por supuesto.

Velasco dijo...

Aitor, la crianza es el negocio del toreo precisamente, cuando los haces crecer y te los compran. Si el toro vive te lo devuelven y tú lo sigues costeando, pero ya no sirve como producto. Por tanto a nadie le interesa.

Por supuesto que el toro sirve para las vacas, y por supuesto que se come. Pero ese tipo de ganadería no es la que se dedica al negocio del toreo.
Esta es además la prueba de que el toro sería mantenido sin necesidad del toreo.
Un saludo.

Raquel dijo...

Me alegro pero no me gusta nada lo que se está diciendo. En este asunto hay demasiado politiqueo rancio. Los catalanes no son los únicos que están en contra de esta masacre, hay mucha gente en el resto de españa que también estamos en contra de esa salvajada.
Saludos.

Islander ! dijo...

¿Que se mantenga la tauromaquia no matando al toro ni torturándolo de ninguna manera es mucho pedir, no? Así todos contentos. Si fuera por mí también me cargaría los zoológicos (salvo para ayudar a animales malitos y devolverlos luego a su hábitat) y los circos con animales. Me duele mucho el sufrimiento de un animal.

peibol dijo...

Velasco:

Si ya digo que está claro que detrás de esto hay muchos más entresijos de intereses que el único que debería bastar, es decir, el de suprimir un acto de maltrato animal. Sin embargo en esta ocasión no me apetecía detenerme en eso, sino centrarme en el resultado final, que se haya conseguido como se haya conseguido, no deja de ser un avance.

Eso de que el toro y el torero estén en las mismas condiciones lo veo utópico e igualmente innecesario. En este caso además de torturar y asesinar al toro... también se pondría en peligro la vida del desgraciado que lo lleva a cabo. ¿Sería más justo para el toro? No, porque seguiría estando allí para ofrecer ese execrable espectáculo a su pesar.

Si esos toros tienen una buena vida, pero luego han de ser sacrificados porque no resultan rentables, que se sacrifiquen y punto, igual que se hace con otros tantos animales. Pero que lo hagan sin caspa, vitores, sangre y agonía.

Llámae idealista, pero justificarlo económicamente me parece asquerosamente cínico (que no va por ti, que conste, sino hacia el planteamiento general). Lo veo como si un mafioso se quejara de que la trata de blancas estuviera perseguida, porque al estar prohibida le es más difícil hacer dinero a partir de vejar a mujeres.

En cuanto al interés de la gente y las prohibiciones, ¿por qué se ha metido mano a lo de la cabra en el campanario o las peleas de gallos, pero no a los toros? Hay gente a la que le sigue interesando esas otras formas de tortura, y sin embargo se han tomado cartas en el asunto, ¿no?

No me valen las medias tintas. Si es maltrato, es maltrato, por mucho que lo disfracen de arte o "traidición"

Indo:

Es que las tradiciones son como un comodín para todo; ya te pueden someter a las vejaciones más humillantes, que si las disfrazan de tradición, y las acompañan de la palabra "nuestra cultura", no tienes de qué quejarte. :s

A mí me queda la esperanza de que a quien le gustan los toros, salvo a los flipados de las nuevas generaciones, que no son tantos, es a gente de la generación de nuestros padres y abuelos. Quiero pensar que cuando nuestra generación sea "la que manda", los toros irán perdiendo fuelle hasta quedarse en nada. Yo también soy idealista...

Gracias por tus palabras ;)

Aitor Maiden:

¡Sí señor! Aplaudiéndote estoy. ;)

¡Qué pedazo de comentario! No puedo añadir nada, porque ya lo has dicho tú todo. :D

Raquel:

Y tanto que sí. Como digo, esto huele a estrategia política cosa mala, pero en esta ocasión he decicido obviarlo y quedarme con la parte que me interesa. ;)

Islander!:

Jajajajaja Demasiado pedir diría yo XD

Estoy contigo; cuando de pequeño iba al Loroparque (zoológico emblemático y gigante de Tenerife), asumía que todos los del mundos eran así; grandes, llenos de verde y grandes espacios para los animales. La realidad es que los zoos del mundo son cárceles de cemento, y si ya en las condiciones "idílicas" de Tenerife me daban pena, de puertas hacia afuera ya ni te cuento.

Los hay que cumplen una función de conservación y cría, pero aún así es un asunto que da para debatir...

Los circos modernos, por otra parte, se están alejando cada vez más del concepto de leones, focas y elefantes, y transformando sus espectáculos en algo puramente humano. Como debe ser. Creo que además de evitar quebraderos de cabeza, tiene que ser mucho más cómodo y barato de cara a traslados, ¿no?


¡Saludos!

Oliver dijo...

Yo espero que la fiesta taurina dure poco. La que se ha montado por prohibirla en Cataluña!!! Si hay algo que me enorgullece de ser canario es que aqui se han prohibido desde hace treinta años y nadie se echó las manos a la cabeza

Pétalo dijo...

Buffff, me pegaría un parrafazo, pero es que ya me lo pegué en el blog de Efe y en el post de Cattz en el blog de mentiroso...así que...solo decir que estyo toralmente de acuerdo contigo. Es absurdo que pegarle a tu perro esté penado por la ley y luego matar a un toro delante de un montón de gente sea legal. Pero claro, es más dificil identificarse con un toro, porque no mueve el rabito cuando te ve, y no te da la patita. Eso le hace menos válido y con menos derecho a vivir. Pero si es verdad que la mayoría de la gente solo ve maltrato en los toros, porque es evidente, pero el maltrato está a cada paso que das. Los medicamentos que tomamos, las ropas que vestimos, casi todos los alimentos que comemos, los animales que tenemos encerrados en casa, los zoológicos, los circos, las perreras llenas,incluso montar a caballo, todo está impregnado de maltrato animal. "Los animales están en el mundo por sus propias razones, no fueron hechos para el ser humano al igual que la mujer no fue hecha para el hombre ni el negro para el blanco".
Y deberíamos darnos un poquito más de cuenta y por lo menos tenerles un respeto. Es MUY dificil que vivieramos sin hacerles daño, pero algo muy interesante es que si toda la humanidad se hiciera vegetariana las emisiones de gas a la atmosfera se reducirían un 80% y no existiría el hambre, puesto que el grano que se utiliza para alimentar a los animales podría usarse para alimentar humanos, y además sobraría. Obviamente es un resultado super utópico y bastante radical, pero es la realidad.
Y al final me he pegado un parrafazo, juas.

Anónimo dijo...

Hola sr Peibol,
seria posible que explicaras cómo y cuándo se tomo la decisión de suprimir las corridas de toros en Canarias y de quién fué la iniciativa....y qué clase de pollo se lió por el tema ????

En Cataluña , como siempre, lo han dejado a medias, deberían haber aprovechado para erradicar las burradas que hacen en los festejos de los pueblos...que también ponen la humillación de los animales al servicio de los mozos-borricos anclados en la época de los etruscos.

Y en cuanto a lo de la seña identitaria, es que es desesperante , si no levitas al ver al toro de Osborne o a José Tomas resulta que no eres un patriota español...la verdad a veces dan ganas de borrarse de la marca Spain.

Oyendo a algunos tertulianos televisivos se ponen los pelos de punta, solo les falta pedir que vuelvan los gladiadores y así las tradiciones quedarán preservadas caiga quien caiga.

No se que pensaría Darwin de nosotros.

Enfin, nos tienen entretenidos mientras avanzamos inexorablemente hacia un invierno en el que los parados no van a ser solo los toreros !!.

Saludos. Mari.

Mery dijo...

completa, absoluta y totalmente de acuerdo contigo....es que no cabe en mi cabeza de persona humana que matar a un animal se considere fiesta nacional....en serio que no lo entiendo, ademas que no hace falta que erradiquen el toreo, simplemente no maltraten al animal, hagan la fiesta pero sin dañar leñe que no es tan dificil, y las personas que estan a favor de eso, es que vamos...no cabe en cabeza humano vuelvo a repetir.

Pétalo dijo...

A mí lo de torear sin maltratar...me sigue pareciendo mal. Hacer un espectaculo a base de seres que no eligen estar ahí, está mal. Están mal los encierros, están mal los toros embolaos, están mal los circos.
A mí hay una imagen que me da auténticas nauseas, la tipica del oso que camina en dos patas y toca la trompeta o hace alguna otra chorrada. Deja al oso ser un puto oso. Ridiculo, vomitivo.

El Sombrerero Loco dijo...

Yo sigo pensando que aunque es algo "bueno", que no sé si es el término adecuado en esto, hay muuuuuuchas otras cosas y temas más importantes para abolir o para solucionar antes que eso. Y ahí va mi teoría de todo esto:
Los políticos podían votar: Sí, No o abstenerse.
Montilla y su tripartito votaron a favor de la abolición, cosa que ya me suena a "vamos con la mayoría que entre los que no quieren toros porque les suena a España y los que no los quieren por los pobres animales ganamos votos por todos lados. El PP intentará deshacer la abolición. Si lo consigue, el tripartito gana aun más: Quedan como "nosotros hicimos lo que pudimos y nos pusimos a favor de todos vosotros, no queríamos toros" pero encima el PP se echará más mierda encima en Cataluña, perderá aun más votos y encima el sentimiento de odio general hacía el gobierno central será mayor... Vamos que el tripartito gana sí o sí.

Pablo dijo...

Oliver:

Yo también lo espero, sólo que a ver cuánto es "ese poco", porque me temo que va para largo... al menos más de lo que nos gustaría.

A mí también es una cosa que me hace ir con la cabeza alta (y menos mal, porque siempre estamos a la cabeza de todo lo malo XD).

Pétalo:

Tu ejemplo del perro me parece magistral... tanto que me da rabia que no se me haya ocurrido ponerlo XD. Es lo que se llama hacer la vista gorda por no remover al populacho y mantener los ingresos. ¡Hay que joderse!

También estoy de acuerdo contigo en cuanto al "maltrato invisible"; que hay mucha más explotación donde nosotros sólo vemos sociedad de bienestar y productos para consumir. La diferencia es que, siendo egoístas, se podría decir que al menos tienen "un fin", mientras que la tauromaquia es el sufrimiento por el sufrimiento... y además rodeado de sádicos que disfrutan con ello.

Lo mismo para el resto de espectáculos en los que los explotan, si bien en este caso no considero sádicos a quienes disfrutan con ellos, pues están tan arraigados en la sociedad (como los zoológicos), que nadie se plantea que estén haciendo ningún mal.
Eso sí, lo del oso, por citar sólo alguno, me sigue pareciendo denigrante y muy ridículo. ¿No nos basta con mirarlos en sus jaulas, que todavía tenemos que convertirlos en payasos? :s

PD. Lo de volvernos todos vegetarianos sí que lo veo más complejo XD. Quizás cuando llegue el apocalipsis (provocado por nosotros), demos el brazo a torcer ;)

PD.2. Como buena veterinaria... ¿eres vegetariana? :p

Mari:

Pues te podría hablar en base a conjeturas, pero no lo tengo muy claro; sé que fue hace muchísimo tiempo, más de treinta años como señala Oliver, y según me cuentan la reacción fue más de: "Ah... pues vale", que otra cosa. Aquí no había tradición taurina, y traerlos hasta las islas era un pastel, así que la cosa cayó por su propio peso.

Desde entonces hemos tenido una estupenda plaza de toros en medio de la ciudad cerrada a cal y canto. Durante unos años fue un gran parque infantil (allí celebré mi octavo cumpleaños), pero también lo acabaron cerrando, y ahora está a la espera de que se elija un buen proyecto para ver qué se hace con ella.

Estoy de acuerdo contigo; ya que van a levantar revuelo, que lo hagan del todo, que si no es como ir a robar pan, y llevarte sólo el codo.
Supongo que habrán querido ir poco a poco, y puede que ese sea el siguiente paso. También es que los toros "hacen más ruido", que las fiestas menos populares, y se trata de dar un buen golpe de efecto ;)

A mí también me dan ganas de esconder la cabeza de vez en cuando :s

Mery:

¡Si es que se cae de maduro! :s ¿Cómo puede no ser penalizable un acto así, sino por el contrario, contar con todas las licencias legales? No es lógico...

Lo de torear sin hacer daño no le veo sentido, porque torear se basa en eso; en putear previamente al animal para que no esté al 100% (porque si no se cargaría al torero), para luego ir cansándolo, apuñalándolo y amputándole partes... antes de matarlo.
¿Cómo toreas si quitas todo eso? ¿Jugando al "a que no me pillas"? ¿Y cuando se acabría el juego?

Sombrerero:

Yo me quedo en el otro lado. Sé que es una estrategia política, y que nadie hace algo así "sólo por hacerlo"; por ética.

En otro caso me detendría a despellejar a los políticos por oportunistas, pero si se trata de erradicar la tauromaquia, aunque sólo sea en una parte del país, que hagan todos los chanchullos populistas necesarios XD.


¡Saludos!

Pétalo dijo...

No, que va, como carne. Pero sí que me lo he planteado muchas veces, y sé que en un futuro como mínimo lo intentaré. Lo que pasa es que al vivir con mi familia es muy dificil hacerme la comida por separado. Y que además me gusta mucho la carne, para que engañarnos, XD. Es utópico, claro, y dificil, pero como mínimo se podría tener un poquito de conciencia y no usar productos animales para todo.

$. M. K. dijo...

Sólo diré una cosa: ¡Vivan los toros en el campo!

Un saludo!

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con la supresión de esta muestra de lo retrasados que podemos llegar a estar. Lo mas que me molesta es cuando se dice que el una muestra de nuestra cultura. Ahora España está manteniendo un difícil equilibrio entre Bach y la Bachata, entre la cultura y la chabacanería, entre la conciencia medioambiental y los toros, entre la igualdad o la integración plena de la mujer y el velo islámico o "la maté porque era mía".
Lo tenemos francamente complicado porque no se hace nada para neutralizar las malas influencias que nos llegan por tierra mar y aire. Creo que hay que exigir unas reglas de juego que nos hagan crecer y no degradarnos como sociedad ni como personas.
Por favor no me pidan la oreja.
Padinton

El Zorrocloco dijo...

Esto se acabará perdiendo, como tantas otras tradiciones rancias que se han ido olvidando con el paso de los años. Lo único que puedo decir es que por una vez me siento orgulloso de ser canario, ¡fuimos los primeros! Ahora los catalanes, y dentro de poco el resto de España, verás. Esto en 30 años ya no se practicará, verás ;)

peibol dijo...

Pétalo:

Lo digo porque sé por Sara, que en esa facultad la proporción de veterinarios es realmente alta. Yo sé que sería incapaz, porque... ¡la carne es tan buena! :o

$.M.K:

Yo sólo diré otra: ¡Amén!

Padinton:

Lo de la cultura es como lo de que es una tradición, pura palabrería que apela al patriotismo y lo "sagrado" para justificar lo injustificable.

Me gusta ver que reapareces de vez en cuando, me gustan tus comentarios, y me hace pensar que no has desaparecido del todo :)

El Zorrocloco:

Di que sí Zorro. Fuimos los primeros, y algún día, no sé sabe cuándo, habrá alguna comunidad que sea la última.


¡Saludos

José Luis dijo...

A mí lo que me produce más melancolía es ver a los diputados que votaron esa ley e imaginármelos cuando eran jóvenes y gritaban ¡prohibido prohibir!. Pero luego se hicieron mayores. Los rojillos se hicieron troskos o maoistas antes de acabar en el PSC o ERC. Los de derechas recobraron el seny tras las tonterías de juventud y ahora todos tienen los mismos tics autoritarios y tocapelotas de la gente que tanto odiaban. Yo habría dejado morir ese espectáculo a manos del avance social, como en cierto modo pasó en Canarias. Luego me aburren los que hablan de derechos de los animales, que es una de las expresiones más estúpidas que pululan en este debate. Los animales no tienen derechos por la misma razón por la que no tienen deberes. Son conceptos que se aplican sólo a los animales humanos. A muchos de esos animales humanos les repugna a su sensibilidad el sufrimiento del toro y de nada vale ponerles en el otro plato de la balanza la vida de reyes de 4-5 años que se chupa el animal hasta su última media hora, o los innegables valores antropológicos y económicos de la fiesta... Al final se vuelve a lo mismo. Decretar contra algo que tiene cierto apoyo social debería reservarse para asuntos de más enjundia.

Pétalo dijo...

Jose Luís, entonces un niño y un retrasado tampoco tienen derechos, verdad? Porque como no tienen deberes...
Por lo tanto un animal no tiene derecho a la vida ni al respeto. El medio ambiente no tiene derecho a que se le proteja. Tu tienes deberes porque la sociedad te los exige, y por lo tanto esos derechos tambien te los da la sociedad, pero hay otros derechos básicos y fundamentales que tenemos todos, personas, animales y plantas. Que un par de cromosomas te diferencien de un ratón no significa que ese mérito nos pertenezca. Ese par de cromosomas no los diseñaste tú, ni ninguno de nosotros.
Y esta no es sólo mi opinión, resulta que los derechos de los animales están reconocidos y legislados, puedes buscarlos cuando te apetezcan. Así que tú opinión sobre que no tienen derechos es exactamente del mismo valor que la que pueda tener un musulman radical en cuanto a los derechos de sus mujeres o hijas.

Pétalo dijo...

Peibol, si, en la facultad de veterinarios hay un porcentaje altísimo de veterinarios! XD

Murciégalo dijo...

Es una animalada y se puede seguir manteniendo la tradición con festejos como los San Fermines y muchos más que no hacen ningún daño al animal. Creo que en Portugal, los toreros sólo se dedican a esquivar al animal, pero ni les clavan nada ni los matan al final. Vamos, eso he oído, sería una alternativa para la gente a al que le guste ésto.

Pecosa dijo...

Ya se ha dicho de todo, así que poco más puedo aportar. Ya sabes que estoy contenta de ser catalana y española y saber que en un añito y medio no se torea más aquí.

Por otro lado, muy bueno el artículo del blog que enlazas. No se puede decir más claro.

¿Mayor Oreja puede ser más gilipollas? Da asco.

Mi viaje de Chihiro dijo...

Me alegré tanto de que por fin prohibiesen los toros aqui...no lo sabes bien!

Es que no puedo con ningún tipo de maltrato animal, sufro muchísimo. Te doy la razón en que, aunque huela a politiqueo, es lo más positivo que han hecho en Cataluña desde que se empecinaron con la mierda del estatut y sus pijadas, de verdad, estoy tan harta de que nos metana todos los catalanes en el mismo saco..

Ahora, además de aguantar que me traten de independentista (que no me siento ni sentiré nunca sólo catalana), también los hay que me tratan de "mata-tradiciones" pero como tu bien dices, me la pela. ( O el equivalente a eso en una chica...jajaja)

POr algo teniamos que empezar, paso a paso, ya llegará el dia de prohibir el toro de la soga, el embolao, aquel al que le tiran dardos en Coria y un laaaaaaaargo etc...Y no sólo maltrato a toros sino a todo tipo de animal.

Yo no concibo algo divertido cuando de por medio hay sangre, sufrimiento, humillación y mucho dinero. De ninguna manera. Bravo por tu entrada!!

José Luis dijo...

Para Pétalo. Veamos, mi frase "no tiene derechos por la misma razón..." se explica sola con la siguiente: "son conceptos que se aplican...". O sea, que no es que una cosa lleve a o implique la otra. Así, por ejemplo, a un señor en coma o a un retrasado mental o a un niño no se le pueden exigir tantos deberes como a un humano formado y socializado pero sí disfrutan de derechos porque son "de los nuestros" aunque "ya no" o "no del todo" o "todavía no", respectivamente. Cuando digo humano formado y socializado me refiero al perteneciente a una sociedad civil actual, que se edifica desde siempre sobre la explotación sistemática de la Naturaleza. Queda feo decirlo, pero es que los homo sapiens somos la releche. Esa pequeña diferencia genética con nuestro primos animales no es moco de pavo: significa un cerebro, la autoconciencia y la facultad de explicar simbólicamente el mundo y nuestra pertenencia a él. Cosa que -¡ay!- hasta el más listo de los papagayos, o incluso de los delfines, del Loro Parque está lejos de intuir. Digo yo que en algo tiene que manifestarse esa pequeña diferencia, ¿no? Pues se traduce en que los humanos dominamos el mundo y sus criaturas y sólo nos frena nuestra compasión en esa explotación "cruel" de las plantas y los otros animales. Pero las plantas no tienen derechos. Las lechugas no deciden el momento y circunstancias de su muerte, lo hace el agricultor y a nadie parece chocarle esa arrogante imposición, ese atropello de sus derechos. ¿Derecho a qué? ¿A una vivienda digna? Las cabras no tienen derecho a que un abogado las asista de oficio cuando son detenidas. Pero entonces, me dirás, ¿por qué está onjetivamente feo tirar a una cabra viva de una torre? porque -atención- en la medida en que reconocemos en los animales nuestros rasgos, o sea, cuanto más vertebrados-mamíferos-primates, más compasión (palabra clave) desarrollamos. Si la fiesta fuese tirar a una cucaracha desde el campanario, nadie diría que es una atrocidad. Piensa en eso. Pero es un animal con sus genes y sus cromosomas y su maravillosa maquinaria bioquímica igualita a la nuestra. Así que se concluye que sí parece haber diferencias de trato en nuestra relación con los otros animales y que eso indica la inexistencia de esos fantasmales derechos fundamentales de los que hablas. Por cierto, el papel lo aguanta tó y estoy seguro de que a alguien se le habrá ocurrido ponerlos en negro sobre blanco. No me apetece buscarlos. En cuanto a los derechos humanos y civiles en otras culturas, léase la islámica, estoy de acuerdo contigo en que muchos son una afrenta a nuestros valores, léase los de la cultura occidental, y quiero que sepas que cuando se presente, o quizá cuando tú presentes otra iniciativa popular legislativa contra esos abominables usos y costumbres de los musulmanes radicales en suelo español que ofenden nuestra sensibilidad, yo firmaré encantado.
Pero volviendo a los toritos, a diferencia de muchos jablantines, servidor sí ha estado en una corrida, y además histórica porque fue una rarísima vez que se indultó un toro en una plaza de primera categoría, en Valencia, verano de 1993. Como en el fútbol, la percepción del espectáculo difiere abruptamente de verlo en la tele a verlo en vivo, pero debo decir que ver al pobre animal sufriendo fue desagradable y no compensó los otros valores (estéticos, antropológicos...). Así que por mí que desaparezcan las corridas, ¿vale? Repito que para mí el meollo de este asunto es de ética, moral, y política, y trata de hasta qué punto pueden/deben los Parlamentos legislar sobre cuestiones morales. Solo eso. Por último, recomiendo la lectura de
http://www.elpais.com/articulo/opinion/Rebelion/granja/elpepiopi/20100316elpepiopi_11/Tes
N.B. el bloguero Peibol puede dar fe de que de hecho trato a los gatos no como iguales sino como dioses y que hablo mucho con ellos...

peibol dijo...

Pétalo y José Luis:

¡Madre mía la que se ha montado aquí! ¡Esto me pasa por no ir contestando los comentarios a tiempo!

Ambos se han ido tanto por las ramas (en el buen sentido, es decir, que han recurrido a comparativas y ejemplos más allá del que nos ocupa), que me veo incapaz de empezar a apoyar o rebatir punto por punto, y que eso a su vez genere más y más comentarios kilométricos.

Ambos hablan juiciosamente, y en general no se puede decir que estar con uno implique estarlo en contra del otro, así que paso de enfrentamientos. XD
Pétalo tira por los derroteros que apunté y la filosofía que comparto, así que tengo poco que añadir a su argumentación.

A José Luis le podría decir que, tal y como he aclarado en la entrada, no entré en temas políticos de oportunismo o memoria histórica, porque sencillamente no era lo que me interesaba; que lo que quería era hablar de lo inaudito que me resulta pensar en espectáculos así y, lo que es peor, en aficionados disfrutándolos. Sin entrar ahora en consideraciones de por qué un toro es más que una cucaracha, aunque podría argumentarlo haciendo un paralelismo sobre lo que dices de que ser un animal superior te da una serie de privilegios :p, creo que tratándose de maltrato animal explícito e injustificado no hay que andarse con medias tintas del tipo: “Bueno… bien bien no está… pero podría ser peor… y además nos da dinero y tal”.
No digo que de la noche a la mañana se pueda decir: ¡A la mierda todo!, porque no es así como funcionan las cosas, y estamos hablando de algo muy arraigado en la sociedad y con ramificaciones infinitas; creo que sencillamente no tendría que haber existido nunca, igual que tantas atrocidades históricas, y va siendo hora de tomar cartas en el asunto para que en el futuro sea sólo un recuerdo.

¡Anda que no se hace difícil discutir contigo cuando sacas tu verborrea enciclopédica! Y es que esa reflexión sobre la dominación del medio por parte de los seres humanos, sólo frenada por la compasión, es tan interesante como deprimente. Aún así no creo que el planteamiento que nos guíe deba ser “Estamos en la cima de la evolución así que la naturaleza me puede comer la polla”. ¿no?

PD. Doy fe del amor incondicional (y perturbador) de Jose Luis hacia los gatos; los únicos seres en el planeta (por encima de cualquier ser humano, qué paradoja), que le hacen bajar todas las barreras y entregarse a ellos sin reservas.

Murciélago:

A mí sin embargo, los Sanfermines también me parecen una salvajada. No tanto como las corridas de toros, está claro, pero el concepto en sí tampoco me termina de gustar.

Y lo de la alernativa del toreo Light… pues qué quieres que te diga. Pseee… es mejor, pero puestos a elegir preferiría que nunca hubiera existido el planteamiento original, como para pararse a pensar en “rebajas”.

Pecosa:

El tío al que enlazo es muy bueno. Te recomiendo leerlo, porque aunque a veces se pasa de furcio, son pocas las veces que se le puede recriminar algo. ;)

Mi viaje de Chihiro:

¡Pero si estás viva! ¿Dónde andabas? :D

Me alegra encontrarme con cada vez más catalanes coherentes, y hartos de toda la tontería que hay en torno al nacionalismo de tu tierra, que parece impregnarlo todo.

Yo, como tú, no es sólo que no lo conciba como divertido por lo que implica para el animal, sino porque no imagino qué clase de “animales” son capaces de disfrutar viéndolo. :s


¡Saludos

Blog A dijo...

La gente se rasga las vestiduras pero se ha hecho por votación y ha ganado la mayoria, eso se llama democracia no siempre llueve a gusto por eso se llama democracia.
Que genera dinero no es una excusa para mantenerlo, tambien lo generan las drogas y es ilegal.
Espero que poco a poco se consiga eso y mucho más y lo de los zoos, y los pollos criados con amoxicilana y los cerdos con estres. pero vamos poco a poco con buena letra hay cosas que desaprender

peibol dijo...

Blog A:

Es que esa es la democracia que tenemos. Se aprueba algo, y a los que no les gusta (que siempre son los mismos), lo solucionan armando bulla y crispación.

Yo tampoco concibo la excusa del dinero (la trata de blancas también lo da, y nadie lo ve con buenos ojos), y como tú, confío en que esto sea el principio del fin ;)


¡Saludos!