Translate

miércoles, 3 de noviembre de 2010

La vecina de siempre

El piso en el que vivo es el mismo en el que se crió mi padre cuando era pequeño. Mis abuelos se mudaron a esta casa cuando él rondaba los 10 años; estuvo aquí hasta que se casó, y pasado un tiempo (concretamente cuando yo cumplí los 12), volvió, resultando que mi habitación es la misma en la que mi padre pasó gran parte de su vida. En ese tiempo de ausencia mis abuelos siguieron viviendo aquí, y luego lo hizo mi tía. Vamos, que en 4 décadas este piso siempre ha estado ocupado y visitado por familiares.

El resultado de esto es que conocemos muy de cerca a la vecina de enfrente, “M.”. Como es lógico, "los mayores" tienen una relación más estrecha con ella, pero las muchas veces que he tratado con ella en estos años, me ha transmitido muy buenas vibraciones. Es una mujer mayor pero con la cabeza muy buen puesta, muy atenta y que me ha sacado de más de un apuro, ya sea para darme aceite, huevos o sal en un momento dado, dejarme hacer una llamada de teléfono, prestarme algo de dinero, o recoger mis llaves para dejárselas luego a otra persona. Una vecina perfecta con mayúsculas.

Hace poco fui a dar con ella llevando mi chilaba (en casa siempre voy con chilaba), y me contó que ella también tenía una y que le parecía súper cómoda. De ahí derivamos a hablar de Marruecos, de cómo había conocido a su marido y de sus viajes familiares a Algeciras. La conversación concluyó con que la próxima vez que hiciera cuscús me iba a invitar, y regalándome unas babuchas que su marido había comprado hacía tiempo, pero que nunca llegó a estrenar (es viuda). Como digo, un encanto de mujer.
Ayer al volver de clase me fijé en un cartel que había en el ascensor. Mi vecina M. había muerto del cáncer que le detectaron hace 10 días. De piedra me he quedado.

Como creo que la mejor forma de recordar a alguien es haciendo énfasis en lo que de verdad le caracterizaba, en lugar de recurriendo a los cumplidos de bondad habituales en estos casos, rescato una anécdota que vivió con mi tía hace un par de años:

- Mi tía: Oye, ¿has visto a Maripili (otra vecina) últimamente? Hace tiempo que no la veo.

- Mi vecina M.: Ah, pues no sé. A mí es que me venía cada dos por tres a hablarme del Opus para convencerme de que me uniera, hasta que un día me cansé y le dije: ¡A mí todo eso me parece una secta y una tontería! … ¿Y te puedes creer que desde entonces no me habla? :o

¡Qué grande! Te echaremos de menos, M.


(Puse el vídeo por el paralelismo con la anécdota; lo digo para que no haya malinterpretaciones :o)



20 comentarios:

Islander ! dijo...

Yo este año ya me he llevado dos sorpresas de ese tipo, de las que no te esperas pero ni de coña. Es un shock tremendo.

En fin, siempre quedarán esas anécdotas para recordarla ;)

Violeta dijo...

Jaja, lo que dice Stewie también es lo que a mi se me hubiese pasado por la cabeza responderle a la petarda del OPUS (y a la mayor parte de mi vencidario, pero esa es otra historia).
Qué bonito que la recuerdes con una sonrisa, qué bonito que la recuerdes sencillamente...
Un saludo

papacangrejo dijo...

Lo siento por ella aunque seguro que tuvo una buena vida, y por ti, no probarás su cuscus. Además, gracias a ti, ahora seremos muchos más los que tengamos un buen receurdo de ella.

Lily dijo...

Un precioso homenaje

Raquel dijo...

Qué pena. Lo siento, la verdad es que tener vecinos así es una bendición.
Espero que esté donde esté, descanse en paz.
Un saludo.

Indo dijo...

a veces la gente se va y sólo nos queda despedirnos así, con un sencillo homenaje y recordando lo bueno.

Anónimo dijo...

Pensaba que eras sólo los menudos quienes hacían aflorar tu ternura pero haciendo un repaso en tus entradas me he reencontrado con las despedidas a tu abuela , y a aquella amiga que inspiro la entrada de La novia y que confieso que por segunda vez me arranco unas lágrimas.
Realmente eres un tio con sensibilidad y eso por un lado es bueno para quienes comparten la vida contigo y hasta cierto punto malo para ti porque la vida no para de golpearnos y la gente como tu acusa los golpes.
Siento lo de tu vecina. Un abrazo Padinton. (escribo poco pero te sigo casi cada semana)

JuanRa Diablo dijo...

Vaya hombre, no esperaba ese desenlace. Lo siento.

Parece que lo normal sea que encontremos pegas con los vecinos pero es una gozada cuando hay buena armonía con ellos.
En mi edificio somos 5 familias y de momento muy buen rollo.

En fin, quede en este otro "edificio" tu homenaje a ella.

Un abrazo.

PD. Ya solo te falta la alfombra voladora ;)

peibol dijo...

Islander!:

Claro; mientras haya anécdotas nadie muere realmente. ;)

Violeta:

Lo de Stewie es lo que más de uno habríamos querido decir en muchas ocasiones (como esta). ¿Cómo no recordarla cuando fue ayer? XD

papacangrejo:

Bonita reflexión lo de los recuerdos transferidos. ;)

Lily:

Gracias. ;)

Raquel:

Di que sí. Con las historias que cuenta la gente de sus vecinos (sin ir más lejos la de encima de mi piso es una escandalosa), M. era una bendición. :o

Indo:

Cierto. :)

Padinton:

A mí lo que me emociona es pensar que con mis entradas llego a provocar emociones tan fuertes en los demás. Muchas gracias... a pesar de que preferiría no tener una razón para escribirlas. :s

Es curioso que digas lo de la sensibilidad, pues aunque creo que lo soy, por otra parte soy bastante arisco y no lloro nunca. Un caso raro el mío...

Me encanta verte aparecer cada equis meses y tener la certeza de que sigues presente. Un abrazo ;)


¡Saludos!

Violeta dijo...

Jaja, nené, lo de "qué bonito recordarla" es un modo de hablar, ja, qué literal tú.
Un abrazo

anasisterdiablo dijo...

¡Qué lástima!...pobrecita..espero que tubiera familia y gente a su alrededor que la acompañara en esta desenlace..Me da mucha pena imaginármela sola en su casa y enferma..
Ahora teneis un piso vacío enfrente...ya veremos qué os depara el futuro...Te imaginas que se muda allí una vecina misteriosa joven y guapísima? o una pareja de gays super divertida? o... tal vez,con muchísima suerte, otra vecian ideal,como lo fue "M".

Pecosa dijo...

¿Qué está pasando con los cánceres! ¡Dios, están por todas partes, basta!

En fin, en cualquier caso es bonito que la recuerdes. Me ha encantado la contestación a la del Opus y como lo has relacionado con el vídeo de Stewie. Eso es ser francos y lo demás son tonterías.

(¿Vas por casa con chilaba? Aix, si es que eres tan tierno...)

Ana dijo...

¿Así que usas chilaba? no, si tenías pinta de ser un sibarita en toda regla, jaja...
Siento mucho lo de tu vecina, por como hablas de ella tuvo que ser una mujer estupenda. Por lo menos es bonito que la hayas recordado así.
Un beso
:)

peibol dijo...

Violeta:

Jajajaja. Ya ya, si te entendí; era por no resultar tan solemne en todas las respuestas. ;)

Anasister:

De piso vácío nada; su casa era la de Bernarda Alba, siempre llena de gente entrando y saliendo; hijos y nietos presentes todos los días y a todas horas. Compañía no le faltaba, desde luego.

Vamos, que el piso seguirá ocupado mucho tiempo, aunque sea como punto de encuentro.

Pecosa y Ana:

Es que el vídeo de Stewie es genial... y bastante aplicable en realidad. XD

Toda mi familia paterna va con chilaba por casa, y además chilabas de Marruecos compradas en tiendas de verdad, nada de la mierda que venden para los guiris. :D La que tengo ahora es la tercera, y es taaaaan bonita. :D

En otros aspectos no puedo opinar, pero como vecina, y por lo que se podía ver a partir de ahí, era genial. ;)


¡Saludos!

JuanRa Diablo dijo...

Anda! Creo que es la primera vez que te he dejado sin palabras :0

Anónimo dijo...

Hola sr. Peibol,

Gluups !!!, 10 días y fundido en negro!!!...Asco de vida.

Saludos. Mari.

Música dijo...

que bonito homenaje rey, siento la pérdida, espero que esté con su marido en chilaba sonriendo mirando tu entrada, sonriendo eternamente.

Murciégalo dijo...

Ahí quedan anécdotas para recordar. Eso siempre quedará :)

El Zorrocloco dijo...

Ya te lo dije in person, es una pena, sobretodo cuando es tan repentino =/

La anécdota ya la había escuchado, pero siempre creí que había sido tu tía la que soltó ese zas. Tu vecina era una crack ;)

peibol dijo...

JuanRa:

¡Anda! :o Eso lo soluciono en un momento; aquí va la respuesta a tu otro comentario:

En mi otro edificio, como bien sabes también había muy buen rollo, y en este no es que no lo haya, sino que sencillamente pasamos más los unos de los otros. Son todo gente mayor o familias nuevas que van a lo suyo. Es una lástima, y M. era una feliz excepción, pues aunque no hubiera una relación tan cercana como para hacer cenas en casa de unos y otros, sí que prestaba ayuda si la ocasión lo requería.

Siempre quise tener una alfombra voladora...

Mari:

Di que sí, aunque casi mejor así, que no una muerte larga y agonizante. :s

Música:

Jejeje. Gracias. Aunque no sé si allá arriba llegará la Wifi ;)

Murciégalo:

¡Claro! Triste la vida de aquel que no dej anécdotas para el recuerdo. :o

Zorro:

Le pegaba a mi tía, la verdad, y es que en este caso se juntaron el hambre y las ganas de comer. XD


¡Saludos!