Translate

lunes, 14 de marzo de 2011

Un niño raro

El otro día, cuando escribí sobre el club de los genios, empecé la entrada diciendo que fui un niño raro, y que se notaba a la legua por ser de los pocos que no jugaban al fútbol. En realidad mi intención era escribir qué otras cosas me hacían ser un outsider, pero la nostalgia se apoderó de mí y el post se me fue por otros derroteros. De no haber sido así, habría enumerado, tal y como voy a hacer ahora, un top 5 de cosas que a toda mi clase le apasionaban, y a mí me parecían un auténtico coñazo:


1 – Dragon Ball

Eran unos dibujos estáticos, con eternos primeros planos de caras de mala hostia, en las que unos ninjas vigoréxicos con el pelo como el de Tokio Hotel, hacían ruiditos de estar cagándose haciendo fuerza, mientras fruncían el ceño y apretaban las mandíbulas varios minutos. Acto seguido daban un salto, se liaban a guantazos (igual de estáticos, en la línea de la animación asiática), y sin escatimar en violencia ambos recibían una somanta de palos. Después había un lagarto con muy mala hostia que asesinaba gente a agijonazos, y un conguito con cara de muñeco hinchable que no tenía diálogo. No recuerdo más porque la serie me espantaba; no entendía dónde estaba la gracia de ver muñecos hostiándose capítulo sí, capítulo también, y esa sobredodis de agresividad gratuita me resultaba desagradable. Será que yo soy un blandengue, o que me gustaban las cosas con más argumento, pero cuando veía dibujos buscaba pasar un buen rato y reírme, no tragarme un viacruxis con tintes místicos.

2 –
Chiquito de la Calzada

¡Aargg! ¡No podía con él! Me parecía retrasado, y no cogía la diversión de repetir palabras sin sentido en medio de "chistes" sin gracia:

“Esto es un hombre – ¡Fistro!- que va por la calle y -¡Jarl! ¡No puedo! – se encuentra una mujer que le dice: ¿A dónde vas ¡pecador de la pradera!? ¡Voy a por la gloria de mi madre, Jarl!”

¿Qué mierda era eso?

Recuerdo vivir con horror la chiquito-manía; los graciosillos de turno lo imitaban a la mínima ocasión y todo el mundo se descojonaba; con los imitadores y con el original. Miraba a mi alrededor a ver si es que me había perdido algo, pero no, se ve que era un humor inteligente que no pillaba. Venga, voy a intentar reperir la fórmula:

“Esto es un hombre – ¡Maca!- que va por la calle y -¡Ping! ¡La lata! – se encuentra una mujer que le dice: ¿A dónde vas ¡militante de la noria!? ¡Voy a por tapones para los oidos, Ping!”

Ningún sentido y ni puta gracia, ¿verdad? Pues eso

3 – Los Power Rangers

Otros del mismo palo que los de bola de dragón, aunque en este caso eran actores de verdad. Eran estudiantes que de 8 a 2 iban a clase, pero al salir… ¡Se ponían pijamas de colores y le daban patadas a los teleñecos! ¡Toma ya!

Los malos llevaban disfraces de peluche muy cutres, tipo mascota del equipo de baloncesto, y obedecían a una tía con cuernos (¿Maléfica?), que lo único que hacía era reírse en voz alta por ser malísima. ¡Muahahahahahaha!

Con los años el power ranger rojo se pasó al porno, la amarilla murió, otro fue condenado por asesinar a sangre fría a una pareja, y a los demás se los han comido las cucas. Estaba claro que esa gente no podía acabar bien.

4 - Los Tamagotchi

- ¡Hey tío! ¡Tengo un tamagotchi!

- ¿Y eso qué es?

- ¡Es una mascota virtual!

- Osea que no existe, ¿no?

- Claro que existe, mira, es esto.

- ¿Y qué hace?

- Pues nada, está aquí en la pantalla, y tienes que estar pendiente de si tiene hambre, se hace caca o tiene sueño, porque si no lo cuidas se muere. ¡Esta guapísimo!

- Ya... ¿Y si se muere qué haces?

- Le das al botón de reset y vive otra vez.

- Entiendo… ¿me dijiste que te había costado 3000 pesetas? ¬¬


5 – El chavo del ocho

Otra absurdez del estilo de chiquito de la calzada, es decir: hombres "maduros" haciendo el imbécil, y provocando carcajadas por poner muecas y repetir muletillas 800 veces por capítulo. La acción se desarrollaba en el patio interior de una comunidad de vecinos, en la que padres e hijos rondaban los 40 y todos eran retrasados. La serie era aburrida y aberrante, pero oír decir al chavo su “¡No más que me da una rabia!” mantenía a la audiencia enganchada hasta el siguiente episodio. Absolutamente Inexplicable.




¿Soy el único que ponía los ojos en blanco con estas cosas, o hay más gente ahí fuera?

29 comentarios:

Martes dijo...

Yo de acuerdo con todo, con dos matices:

- No veía Dragon Ball porque mis padres no me dejaban, pero hacía la colección de cromos y me encantaba.

- Los Power Rangers me encantaban, pero es que estaba dentro de su target de edad (unos 6 años).

¡Qué fuerte lo que cuentas del Ranger rojo! Voy a ver si consigo alguna peli, a ver qué tal su capacidad interpretativa...

Holly Golightly dijo...

Hay más gente, te lo aseguro. Yo tampoco podía soportar la series Beverly Hills 90210, espantosamente traducida al español como "Sensación de vivir". Los viernes por la noche, cuando todas mis amigas veían ese bodrio, yo hacía una sesión contínua de Parker Lewis can't loose; The black Adder; Star Trek; The red dwarf y The young ones (Gracias, Canal 33...).

Trouble dijo...

Has herido mis sentimientos. Aquí hay un problema y es que en mi colegio yo era la única a la que le gustaban esas cosas... asi que no lo entiendo. Fui la rara de clase toda la vida teniendo gustos exactos al rebaño que tenías por compañeros en clase. Esta claro que venir de un pueblo perdido del norte es la clave. Lo bueno es la actitud, sean cuales sean tus gustos.

Anónimo dijo...

Solo imagino algo peor y es a chiquito de la calzada haciendo porno vestido de power ranger, tirándose al chavo del ocho mientas este muestra una típica mueca de dragon ball estreñido. Heavy heavy, heavy.
No sé como pasamos de la mermelada de Heidi a ese cuadro.

Nalataia dijo...

No eres el único! No estás solo! A mi Dragon Ball me daba miedo (por eso veía Oliver y Benji), Chiquito me parecía la persona más subnormal que existía en la Tierra... y por voluntad propia! Los Power Ranger eran sumamente ridículos: no hay "adolescente" que le tenga miedo a un peluche gigante! primos, esa es la palabra, unos primos. El tamagochi tenía su gracia si eras algo sádico, como yo, que quería uno para matarlo de hambre... y eso de "el chaval del ocho" ni me suena... pero por el vídeo... me alegro de que no me suene.

Yo es que era más de programas de humor catalán, Pingu, Arare, Doraemon y jugar con mis Barbies XD

Va a resultar que "El edificio de las ovejas" si es mi lugar ^^

Naar dijo...

yo también debo ser rara. de acuerdo con todo. nunca me gustó el manga y odio bola de dragón. los power ranger me parecieron patéticos siempre y tampoco los veía. la época chiquito me hizo pensar que no volvería a reirme nunca y jamás tuve un tamagochi porque me parecía una mezcla entre cursi y absurdo insoportable.
era una marginada del cole... igual era por esto...

$. M. K. dijo...

Como ya te comenté yo era "rara avis". Aunque yo no vo Bola de dragón hasta que la echaron en Cuatro y no se puede decir que fuera un "otaku". Curiosamente ahora me leo los mangas que salen en la biblioteca, pero para pasar el rato.

Hoy día mientras todos ven esos programa basura del corazón o realitys, yo veo una peli o algun documental en el canal Odisea.

Los lunes ponen una serie de investigación sobre errores tecnocos de aviación en el National Gegraphic, y en la 2 echaban una serie documental sobre el origen de las especies humana y su evolución desde el Homo erectus hasta el Sapiens con eso ya te haces una idea de lo raro que soy =P

Un saludo!

Cattz dijo...

- $. M. K. ¡Desastres aéreos! Me flipa ese programa, es alucinante como pueden llegar a saber las causas de los peores accidentes en las investigaciones posteriores(que suelen tardar años). Es como CSI pero a lo bestia.

- Peibol, a mí Dragon Ball me hacía gracia para verlo una vez cada dos semanas, igual que Oliver y Benji. De otra forma allí no pasaba nada por mucho que vieras cada capítulo. En ese sentido Ranma 1 1/2 era muchísimo más entretenido, pasaban cosas en cada capítulo y lo que molaban eran las relaciones entre los personajes, no que se pegaran entre ellos.
Lo de Chiquito fue algo horrible, de hecho lo borraría de la existencia colectiva si pudiera. Eso y el Pozí y casi todo lo que salió de ese "Esta noche cruzamos el Mississippi" que nunca llegué a ver pero aún así tuve que sufrir. De hecho creo que es el origen de una ola de basura que arrasó al tiempo Telecinco y nunca permitió que volviera a ser un canal entretenido.
Los Power Rangers es como los teletubbies: estaba enfocado a un sector de edad en el que no me encontraba ni me había encontrado nunca, yo era de los Bioman japoneses :D
Tuve un Tamagotchi que me regalaron con el único propósito de conseguir que cuidando el bicho aquel me acordara de tomar la píldora: fracaso en ambos sentidos.
Y el Chavo del Ocho tiene en mí el influjo de lo viejo que vi viendo muy pequeña, pero no me gustaba verlo. Me gustaban las imitaciones que hacía mi amigo Dani(actualmente él tiene 36 añazos).

JuanRa Diablo dijo...

Cómo leches funcionarán los cerebros para que una misma cosa pueda resultar muy divertida para unos y una brasa para otros. ¡Me lo expliquen!

De todo lo que nombras lo que más nervioso me pone es lo de las imágenes estáticas eternas de Dragon Ball, (también en Oliver y Benji) Esa gota de sudor, ese tembleque de caras, ese destello detrás... ¡¡qué tortura contra la paciencia!!

Digo yo que siempre habrá algo por lo que pareceremos raros a los demás.
Cuando digo que La vida de Brian nunca me ha hecho reír, la gente no se lo explica, pero así es. Y eso que la he vuelto a revisar a ver si es que entonces no la entendí...

Y leo por aquí cuánto se odia a Chiquito y a mí me cae fenomenal. Me hace gracia nada más verle, aunque no abra la boca. Me ocurre lo mismo con Torrente, que representa lo peor de lo peor, pero que como personaje me parece genial.
O con Woody Allen, que es amado y odiado a partes iguales. A mí me parece divertidísmo y hay quien no lo soporta.
Bah, los raros sois los demás y yo el perfecto :p

Un saludo raruno

PD. Me doy cuenta que de aquí hay tema para entrada. :)

Islander ! dijo...

Jajaja, no sé, yo creo que la mayoría caímos en todo lo que nombras, con mayor o menor duración. Luego vienen los arrepentimientos jeje. Eso sí, Chiquito de la Calzada sí que no, jamás lo entenderé.

Trouble dijo...

Coño, rectifico en una cosa. Odiaba, odio y odiaré lo que me queda de vida a Chiquito.

Aitor Maiden dijo...

Has tocado mis dos pilares de la infancia, que son Dragon Ball y los Power Rangers.

Pero los otros dos, junto a Doraemon, los odiaba.

Loco dijo...

Como decía Jack el Destripador, por partes:

1) Dragon Ball:
¡No me perdía ni un solo episodio!
Y por supuesto en gallego. Aunque después de ver el gráfico, tengo que darle la razón.
Qué conste que sólo vi Dragon Ball. Ya cuando fue Dragon Z y demás, deje de verlo.

2) Chiquito:
Yo tampoco entendí su humor y no creo que lo entienda nunca. Y eso que mi sentido del humor lo abarca todo. Pero Chiquito me supera.

3) Los Power Ranger:
Sólo diré una frase; 'Yo siempre quise ser el Power Ranger Rojo'.
No digo nada más (bueno sí, que era más divertido verlo en gallego)

4) Tamagochi:
No os lo vais a creer pero la semana pasada uno de mis alumnos llevó uno a clase que era de su hermana. Yo me quedé ojiplático y sus compañeros no dejaron de pedírselo.
En mi época me pareció de lo más surrealista. Pero mira ahora algunos juegos de la DS. Que si cuida gatos, perros, caballos, hamsters, etc...

5)El Chavo:
De esto no digo nada porque nunca lo vi y no sé de que va.

Queda demostrado que yo también era un poco friki.

Irene dijo...

Sí hay más gente!
Yo no veía Dragon Ball no lo entendía solo hacian que pelearse... no le veía el sentido
Tampoco veía los powers rangers... era más de lo mismo Y a chiquito nunca le vi la gracia.
El chavo del ocho me queda lejos, no lo recuerdo...

Sí yo también era la rara de la clase y con motivos, era la única que no queria salir al patio... me queria quedar leyendo o jugando al ajedrez en clase

Viajera Perdida dijo...

De acuerdo en todo salvo en lo del chavo del ocho, que me encantaba.

Hace poco vi un capítulo por nostalgia y no entiendo por qué me gustaba tanto.

peibol dijo...

Martes:

Yo estaba dentro del target de edad de Dragon ball y los Power Rangers, pero no había forma, y mira que alguna le puse ganas, por eso de tener de qué hablar en los recreos, pero es que el rechazo y la vergüenza ajena eran viscerales. :s

Cuando des con la peli del power ranger, pásate por aquí pa que me digas si cumple con tus expectativas interpretativas XD

Holly Golightly:

Es un alivio saberlo, aunque me extraña lo del “canal 33”; cuando yo era pequeño sólo había un par de canales, y de Internet ni hablamos, así que o veía la tele que veía todo el mundo, o no la veía. ¿Dónde contabas tú con ese canal 33? :o

Trouble:

Claro, yo no me sentía un marginado por eso, ni pasé por imponérmelo para encajar, pero oye, de vez en cuando se echaba de menos poder encajar más en las conversaciones. ¿no? XD

Anónimo:

¡Dios! ¡Mis ojos! ¡Saca es imagen de mi cabeza! XDD

Nalataia:

¡Pero qué gustazo tanta coincidencia! Me alegra que te encuentres cómoda quí; tienes la puerta abierta siempre. ;)

Naar:

¿Con todo? ¡Sí señor! Eso es hacer pleno y lo demás es tontería. Me extraña que no haya salido ningún talifán trasnochado de dragon ball (que los hay a puñados); el punto sería encontrar a alguien que estuviera de acuerdo conmigo y que, además, fuera del mismo sexo. XDD Entre chicas es normal que los power Rangers o dragon ball pasaran más de largo. Aún así es un gustazo saberlo, y más con el tema de Chiquito y los Tamagotchi, que eso sí que fue universal, y no discriminaba entre edades o géneros. ¡Bien por nosotros, los raritos! :D

$. M. K.:

Parece que todos los que me han comentado eran los raros de clase, tanto, que empiezo a sentirme normal. XDDD Elegir activamente lo que ves (en este caso documentales o películas) es lo mejor que puedes hacer; yo hace años que deseché la tele y la sustituí por seriesyonkis, que la vida es muy corta e Internet muy amplio, como para tragarnos bodrios sin necesidad.


¡Saludos!

peibol dijo...

Cattz:

Se podría decir que ambas series eran como las novelas, que se les volvía a coger la trama enseguida, ¿no? :p

Yo recuerdo haber visto Ranma en su momento, que sólo por ese punto autoparódico de bizarrismo, ya me llamaba más la atención, y porque fuera mejor o peor, era entretenida sin necesidad de patadas en la cara, labios sangrantes y ceños fruncidos.

Jajajajaja muy bueno lo de hacerte relacionar (aunque sin éxito) tamagotchis y pastillas, ¿de quién fue la idea? :p

¿A que al final va a resultar que había más odiantes de Chiquito de lo que yo pensaba…? :o

JuanRa Diablo:

Porque si a todos nos divirtiera lo mismo sería un coñazo ;)… otra cosa es que yo me frustre con el embrujo hipnótico al que sucumbió todo el país con Chiquito. Fue alucinante y aún me cuesta asimilarlo.

La animación de ese tipo, me digan lo que me digan los radicales, siempre me parecerá una basura: es pobre, rígida, violenta y repetitiva. No gracias.

Woody Allen es divertido, pero cuando hace el mismo papel 945 veces, me satura.

PD. Yo con La vida de Brian me he reído, pero más por las coñas derivadas de otra gente que con la película en sí. Me gustó, me hizo gracia, pero no llego a los niveles de desencaje de mandíbulas.

Islander !:

A la exorsister y a mí nos pasaba algo raro, y es que aunque había cosas que nos gustaban, nunca llegábamos al fanatismo ni lo expresábamos como los niños de nuestra edad. Tengo que preguntarle a mis padres qué demonios hicieron, porque llegamos a sentirnos raros. ¿Sabes lo duro que era que siempre te mandaran a hacer redacciones sobre ídolos, y que mientras la gente hablaba de cantantes o personajes, nosotros nos quedábamos con la hoja en blanco? ¡Dios! ¡Estábamos muertos por dentro! XDDD

Aitor Maiden:

Y aún habiéndolos tocado, ¿qué me dices de tus pilares? :p

Loco:

¿Bola de dragón? ¡Pero Loco! ¡Si trabajas con niños! ¿Y si toda esa violencia se te hubiera quedado guardada y sin expulsar, y ahora te diera por canalizarla verbalmente contra ellos? ¡Hay que ser más previsor! XD

No sabes el subidón que me da leer todos los comentarios de incomprensión hacia el fenómeno “Chiquito de la Calzada”, al no ser una cosa infantil sino que atrapó a todo el mundo, llegó a darme qué pensar sobre por qué lo odiaba tanto si todos lo adoraban. XD

¿Tamagotchis? ¡Qué heavy! Al final todo vuelve, y si no mira las eternas resurrecciones de yoyós, diábolos y juguetes clásicos.

No sabía que doblaran los dibujos al gallego. Tengo que buscar algo en Youtube ahora mismo. :)

PD. Intuyo que te refiereas a el Power Ranger que se pasó al porno, porque uno de los otros rojos (ha habido chiquicientos porque la serie sigue en antena), fue el que asesinó a una pareja.

Irene:

Estoy que no quepo en mí de satisfacción. ¡Todos mis lectores eran raritos a los que tampoco les gustaba lo que a mí me espantaba! ¿Te imaginas lo bien que lo habríamos pasado todos juntos en el colegio? Aayy…

Viajera Perdida:

Revisionar gustos de la infancia o adolescencia es una trampa mortal y un gran golpe a la autoestima. Ponte un tarde a ver trozos de series de entonces en youtube, y tu amor propio bajará un par de puntos. XDDD

¡Saludos!

Ana dijo...

Yo aún sigo poniendo los ojos en blanco, ¡uff! Me uno a tu club, jaja.
:D

H@n dijo...

En nombre del Zorrocloco diré:

¡Cállate Kimberly!

Caótica dijo...

Buffff... a mi es que la gente que va de "especial" y de "diferente", me dan un poco de grimilla.

Murciégalo dijo...

Asombrada estoy con lo de los Power Ranger :O. No sabía que habían acabado tan mal. Sí, en realidad, yo tambiénme tragaba todo eso...pero era joven :P. Una vez tuve un sueño erótico con Vegeta... Es que molaba su pelo verde... y era tan malote... jo jo jo

Pecosa dijo...

Dragon Ball al principio no era tan violenta, y tenía puntazos humorísticos que a mí me hacían mear de risa. Como dice el Loco, a partir de Dragon Ball Z se les fue la pinza.

Chiquito me hizo gracia durante un tiempo, reconozco que decía muchas de sus paridas, pero, como con Dragon Ball, luego se me hizo cansino.

Respecto al resto, totalmente de acuerdo: ni tamagochis (¡para eso juego directamente a los Sims!), ni power rangers (en mi vida he visto un episodio) ni chavo (¡qué cosa más cutre! ¿cómo pudo causar tanto revuelo?)

Sar@! dijo...

Jajajaajajaj, pues concuerdo contigo en casi todo, es la suerte de ser una chica y que no me tuvieran que gustar esas cosas necesariamente xDDD. Lo de los power rangers es muy WTF!! La verdad es que la serie era mala de cojones, y dragon ball es que jamás me atrajo una mierda...los dibujos asiáticos en general (menos Oliver y Benji xDDD) no me gustaban demasiado.
Sí, ser un niño atípico es una jodienda, yo jamás tuve un tamagochi, me parecia una mierda jajaja, preferia jugar el Tetris con la consola tuneada de los chinos que me regalaron. Si es que....
Besos!!!

peibol dijo...

Ana:

Pues bienvenida al club entonces :D; cuantos más seamos, mejor.

H@n:

Jajajajajaja. Me sorprende que nadie se lo dijera a ella en ningún capítulo. Habría sido épico. :D

Caótica:

Me has dejado pensativo, porque esa gente a mí también me causa rechazo, y no creía que hubiera proyectado esa imagen, aunque ahora que releo la entrada no es difícil que lo parezca. En cualquier caso, mi intención no era decir “mirad qué diferente soy; adoradme por ser tan genuino”, sino más bien un “me sentía raro porque a todo el mundo le gustaban cosas que a mí no me gustaban… ¿verdad que no soy el único?”

Murciégalo:

¡Dios! ¿Vegeta? (He tenido que mirar el Google para saber quién es); está casi a la altura de las chicas que decían que Simba estaba bueno. XDDD

Pecosa:

Yo no sé cuál es cuál, sólo recuerdo puñetazos, gente que caí de espaldas sobre rocas, partiéndolas, y labios sangrando. Ni zeta ni nada, me quedo con Pinky y cerebro. XD
Creo que lo de chavo es lo más WTF de la lista, porque no era cutre, sino lo siguiente. ¿Sería ese su encanto? :o

Sar@!:

Ahí estamos; tú estabas exenta de culpa por ser chica, pero yo era un perro verde… con manchas moradas. XD Aunque mira, con el tiempo me ha servido pa poder escribir entradas como esta, así que no hay mal que por bien no venga. XD ¿no?

¡Saludos!

El Zorrocloco dijo...

¿En serio con seis/siete años analizabas las series así? Dios, y luego soy yo el que no tuvo infancia XDDDD Imagino a tu madre diciéndote "¿Quieres ver Club Megatrix?" y tú: "Por favor, madre, eso es para retrasados. Volveré a ver Ciudadano Kane one more time, por favor" XDDD

^^!

peibol dijo...

Jajajajajajajjajajajajajajaja

Pues te diré que yo mismo me recuerdo viendo los Power rangers y pensando: "¿pero qué puta mierda es esta?"

Fuimos raros Zorro... pero no nos ha ido tan mal, ¿no? :p

Take Your Mama Out dijo...

Coincido en todo menos en los Power Rangers! A mi me tenían enganchado!!!

Así he acabao, que me trago cada bodrio de serie...

a1 dijo...

Jajaja, yo vi un capitulo de los power rangers este año y no podia parar de reirme!, los efectos eran aun peores de lo que recordaba ( le lanzan a uno algo parecido a flechas : plano pecho de al que se lo lanzan, corte, mismo plano con las "flechas" ya pegadaa, jajajajajaja) y los power rangers eran el enemigo numero uno de la ciudad!!!: esta el pobre
Mounstrito de dos metros con planes tan malevolos y retorcidos como dar patadas a los cubos de basura y llegan los power rangers a "soluciona el problema" y acaban todos midiendo lo que rascacielos y derribando unos cuantos..... JajajajajajajajajajJAJAJA, me encanto!!, es casi como ver pelis antiguas con dinosaurios en stop motion

peibol dijo...

Take:

Jajajajaja. Todos tenemos algún guilty pleasure de esos...

a1:

¡Es que eran horribles! XD Yo el otro día vi por curiosidad un pedazo en Youtube de Xena; tantos aos oyendo que era horrible y yo sin haberla visto nunca. Me picaba la curiosidad, y... ¡era horrible! Dios mío, ¿cómo podía la gente tragárselo? XD




¡Saludos!