Translate

miércoles, 9 de marzo de 2011

El club de los genios

Siempre fui un niño atípico. Lo primero en que se notaba es que era de los pocos que no jugaban al fútbol, y eso es determinante cuando estás en el colegio. Cada recreo y rato ibre que surgía, salían todos despavoridos hacia el patio a vivir apasionadamente cada jugada y dedicarse insultos. Se lo pasaban genial pero a mí no me atraía nada.

Eso hizo que trabara amistad con el otro chico que tampoco jugaba: un asocial que prácticamente no se relacionaba con nadie, y que se expresaba a través de sus impresionantes dibujos. Con él fundé el club de los genios, y juntos vivimos infinidad de aventuras. Ese ratito de recreo que tan corto se nos hacía, nos daba para luchar contra robots asesinos, alienígenas malísimos y monstruos en general. El más temible de todos era “Campanoide”, un híbrido entre humano y cyborg, que quería acabar con nosotros porque sí. Tampoco es que se curren mucho más las motivaciones de los villanos en los cuentos, así que a nosotros nos bastaba con esa explicación.

Lo de "genios" no tenía que ver con un supuesto intelecto superior, sino a que éramos genios como tal, es decir, seres mitológicos que vivíamos en lámparas mágicas, y que contábamos con superpoderes. Yo, como no podía ser de otra forma, era azul, y mi poder estaba relacionado con el agua; podía diluirme, evaporarme o convertirme en hielo; era capaz de crear y manejar masas de agua en cualquiera de sus formas. Además, de otros poderes accesorios como la teletransportación, cambiar de tamaño, o volverme etéreo para entrar en la lámpara.
Mi amigo asperger era naranja, y controlaba el fuego del mismo modo en que yo gobernaba el líquido elemento. Eso sí, podíamos tocarnos sin problemas, y es que todo el mundo sabe que los genios estamos hechos de otra pasta. Entre ambos dibujábamos cómics donde éramos los protagonistas de alucinantes aventuras épicas, algunas ya vividas en días anteriores y otras por desarrollar en las siguientes semanas. Ideábamos utópicos escondites secretos, siendo mi favorito el creado dentro de una semilla de sésamo, que se acabó convirtiendo en nuestro cuartel general (es lo que tiene poder encoger). Además, dibujábamos con todo detalle el interior de nuestras lámparas, porque el genio de Aladdín podría tenerla vacía si quería, pero las nuestras eran viviendas de lujo. Hice muchos de estos dibujos para ir añadiendo mejoras, pero lamentablemente sólo conservo este, que es de los primeros, y por tanto de los más básicos:

Como se puede ver el dormitorio está en la tapa, y si observais con detalle, veréis que lo que está al lado de la cama es “Cosa”, la mano autómata de la familia Addams. De la pared cuelga un cartel de prohibido fumar, quedando patente que mi animadversión hacia el tabaco viene de lejos, y a un lado hay un tobogán que me permitría deslizarme, aprovechando la curvatura natural del asa, hacia mi enorme piscina, en la que vivían delfines y sirenas. ¡Toma ya!
En el fondo de la piscina estaba el cuarto de invitados y el resto de habitaciones típicas de una casa, que ni me molesté en dibujarlas, porque lo que molaba era tener un cuarto grande con tobogán.

La entrada de la lámpara, en el tubo, era una selva (¡con pinos!) habitada por una colonia de osos panda y un mono, y por si no fuéramos ya muchos ahí dentro, vivía con Casper y tenía un schnauzer miniatura. Como más sabe el diablo por viejo que por diablo, y nosotros conservábamos una sabiduría de milenios (yo tenía 9000 años, aunque nadie lo diría), nuestras lámparas se convertían en objetos cotidianos para pasar desapercibidas, al más puro estilo transformers.

Con el tiempo otros se fueron uniendo a nuestro club (lo cual demuestra que aún siendo una frikada, tenía su punto), y conforme iba entrando gente, la adjudicación de poderes era cada vez más absurda. Una vez agotados los cuatro elementos, pasamos al oro, la hierba, la madera y el metal. Esa prostitución de la idea original, unido a que un par de niñas quisieran enrolarse, fue el principio del fin. Nuestra asociación había cumplido una importante labor en la erradicación del mal, y ya estaba cerca de cumplir con su cometido.

Han pasado los años y el club de los genios no es más que un recuerdo entrañable, y aunque sé que sentir interés por el fútbol es mucho más práctico que no hacerlo (facilitaría mucho las relaciones sociales), no cambio estas vivencias por nada del mundo. ¡Abajo Campanoide!




28 comentarios:

Cattz dijo...

Jajajaja, genial :D

Yo fui una niña rara que en los descansos se iba a leer a la biblioteca, pero me molaba hacer dibujos de princesas (era una cursi, recursi) :)

Ana dijo...

Ya entonces tenías una gran personalidad, y encima derrochabas mucha imaginación. Personalmente creo que sonaba mejor lo del "Club de los genios" que eso del fútbol.
Me han encantado los dibujos, sobre todo ese tobogan que va directo a una piscina con sirenas y delfines, ¡eso si que es lujo!, jaja. Me ha chocado lo del prohibido fumar, ¿ya te preocupabas de esas cosas con "9 milenios"?
Saludos
:D

Anónimo dijo...

Está claro que has seguido siendo fiel a los planteamientos de entonces. No sé como andas de poderes ni si has tenido tiempo de arreglar el mundo o al menos el que te toque de cerca, nadar con con delfines y sirenas, tener un tobogan en tu casa, pero no me equivoco al decir que sigues siendo un genio.
Padinton

Nalataia dijo...

Oooooooooooooh! que tierno! aunque yo también me montaba mis historias, nunca se me pasó por la cabeza eso de ser genio de la lámpara!... yo me dedicaba a los planos de casas imaginarias (e imposibles, seamos sinceros) y hacer que mis Barbies se pelearan por un Ken con las piernas rasuradas que aparecía de sopetón en sus habitaciones!¡ XD...

Pues es una lástima que no tengas los otros dibujos de la lámpara... para poder ir de visita necesito saber qué extras ofrece la habitación de invitados... yo, sin wifi no soy persona XD... pero si las sirenas siguen ahí, a lo mejor me lo pienso.

Naar dijo...

pero qué imaginación!!! yo también era un poco asocial. en mi cole me odiaba casi todo el mundo. y solía pasar los recreos escribiendo, pintando o leyendo. aunque mis historias no molaban tanto, jeje.
supongo que a dia de hoy no sabes nada de tu amigo el medio asperger... por que igual está combatiendo el crimen y algún día os reuniréis para la gran batalla contra los super malísimos. bueno, muy divertida la entrada.
un beso.

Raquel dijo...

Que derroche de imaginación! Me encanta el dibujo, sobre todo ese tobagan que va directo a la gran piscina, y el tubo con su selva tropical con osos panda y todo.
Genial, y nunca mejor dicho.
Saludos :)

Martes dijo...

Ya verás, al final todo eso era real, pero en tu vida adulta lo has clasificado como juegos infantiles, hasta que un día tu viejo amigo el genio del fuego venga a buscarte porque "ha llegado el momento", y tengas que recordar cómo usar tus antiguos poderes y POR DIOS QUE ALGUIEN HAGA UN MANGA CON ESTO YA!!

Aitor Maiden dijo...

Estas tardando en venderle los derechos de autor a algun otaku, esto da para una serie japonesa animada de larga duración.

Loco dijo...

Yo tenía 'El club de los mosqueteros' y todo a raíz de habernos disfrazado un carnaval. Pero no quedó en nada.

Y ese dibujo de la lámpara maravillosa no tiene precio.
Yo no conservo ninguno de mis dibujos de infancia.

¿Aún conservas los poderes?
No vaya a ser que te veamos en la 3ª parte de los 4 fantásticos.

Sar@! dijo...

Jajjajajaja, ohhhhhhh!!! Mini Peibol y sus cosas. Yo siempre era la abuela, ya conoces mi trauma.
Por cierto, cómo mola el diseño interior de la lámpara!!! Deberías desarrollar esa idea y escribir un libro pa niños, que fijo que te forras, jajaja. Un beso germano!

papacangrejo dijo...

Que recuerdos, nosotros teniamos un club, emulando a los protagonistas de la colección de "Los 5". Pero también jugabamos al futbol.

Misaoshi dijo...

Qué pasada XDDD

Ya marcabas personalidad, tan azul y superpoderoso xDDDD

Trouble dijo...

Jo tio.. ¿puedo ser de tu club?
De pequeña hacía deberes de matemáticas en el recreo xD
Pero que guay, con dibujitos y todo. Erais una banda muy bien organizada, pero como en todas las cosas de este mundo, cuantas mas influencias mas se desvirtuan las cosas.
Acabo de recordar que yo tambien llegué a hacer un club, se llamaba Bazoca (así de mal escrito). Solo hicimos un pacto, el de perder la virginidad a una determinada edad xD

JuanRa Diablo dijo...

Empleando expresión canaria que he aprendido de ti:
¡Chiquita la imaginación que tenían! XDD

Las entradas con recuerdos de niñez suelen ser mis favoritas (y si encima traen documentos imapagables, apaga y vámonos!)

Ese dibujo de la lámpara por dentro ¡qué grande! Pero se tenía que poder ampliar, que me quedo con las ganas de curiosearlo en detalle.

Y luego...
COLOR: (mancha azul)
EDAD: 9 mileneos
RECIBE EL PODER DEL: AGUA (vasito con agua)
Jajajajajajajajajaja
Y los otros matándose a jugar al futbol... ¡bahhh!

peibol dijo...

Cattz:

Jeejeje, y yo que no te imagino asociada al rollo princesitas y color rosa… XD
Supongo que todas las niñas, en mayor o menos medida, pasan obligatoriamente por esa fase. :D

Ana:

Gracias. :D ¿Verdad que es mucho más atractivo lo de los genios? Al fin y al cabo, mis compañeros de clase sólo podan recordar partidos y más partidos, pero yo recuerdo aventuras en el espacio, en el centro de la tierra o en el bosque. Claramente me quedo con lo mío. :D

El beto al tabaco lo tengo casi desde que nací; es un rechazo visceral que siento desde que tengo memoria. Creo que por eso tengo ahora buenos pulmones, porque siempre me he preocupado de evitar los sitios ahumados a toda costa. XD

Padinton:

Padinton, vas a tener que darme pistas sobre ti para ser más efusivo y conciso en mis agradecimientos, porque no puede ser que siempre me dibujes esta sonrisa tonta en la cara y me dejes sin saber qué responder a tanto halago, y que sigas siendo un anónimo. XD ¡¡GRACIAS!! De verdad. :)

Nalataia:

Es una lástima que no tenga dibujos de las siguientes lámparas ni de los escondites secretos, porque no tenían desperdicio. :o ¡Eso sí que eran casas imposibles! XD

¡Quiero ver imágenes de las barbies peleándose por el Ken metrosexual! ¿Nunca grabaste vídeos cuando estaban en plena acción? XD

La habitación no tenía Wifi porque en aquella época ni sabía lo que era, pero por eso no hay problema, que siendo un genio te pongo wifi y lo que haga falta. ;)
Por cierto, las sirenas llevan varitas porque son mágicas también. Lo digo por si ese dato termina de convencerte…

Naar:

Yo no era asocial, de hecho me llevaba muy bien con todo el mundo, pero los recreos eran otra cosa, y o me iba con las niñas, o jugaba al fútbol, o me inventaba mi propio juego. ;)

La verdad es que no, no sé nada de él, y eso que mantengo el contacto con muchísima gente del colegio, pero él, fiel a su modus operandi, en cuanto se acabó el colegio se desligó de todo el mundo para siempre. Quién sabe si algún me requerirá para la batalla final…

PD. ¿Por qué te odiaban? :( Ahora me has dejado preocupado. :o

Raquel:

Jejejeje gracias, me alegra que te haya gustado. ;) El tobogán era el puntazo de la casa… y una buena forma de despertarse. ¿Te imaginas saltar de la cama directamente a una piscina? ¡Así se te quita el sueño de golpe!

Martes:

Oye, eso mismo le pasó a Peter Pan en Hook, cuando Campanilla viene a dar por él cuando está rozando los 40 y él no se acuerda de quién fue en su niñez. Si a él le ocurrió, ¿por qué a mí no? :p

Jajajajaja, que nadie haga ningún manga hasta que yo no lo registre, ¡hombre ya! XD


¡Saludos!

peibol dijo...

Aitor Maiden:

¿Tú crees? :p Igual si lo perfilo un poco más me saco unas perras con la idea. :D

Loco:

¿Pero hacían algo en el club de los mosqueteros más allá del disfraz? Cuenta, cuenta :D

Yo conservo bastantes dibujos de infancia, pero no tantos como me gustaría, y me jode, porque dibujaba muy bien; para mi edad, quiero decir.

Los poderes ya no están… o sí. Quién sabe. Tendré que ponerme a entrenar a ver si resurgen.

Sar@!:

Jajajajaja, sí, y me sigo partiendo cada vez que lo dices. Pobre…
Al final, como sigais insistiendo, me voy a poner a ello y sacarme unos duros. :D

papacangrejo:

Bueno, una cosa no quita la otra, aunque no sé yo si de haber jugado al fútbol, habría sacado tiempo para derrotar malos, idear escondites y hacer magia imaginaria. :p

Misaoshi:

Es que el azul era el que más molaba, porque con fuego y aire se pueden hacer muchas cosas, pero con agua muchísimas más, ¿no?

Trouble:

Ufff, no sé qué decirte, porque cuando las niñas quisieron entrar y empezaron a poner peros, la cosa empezó a resentirse. Si entraras, ¿acatarías las condiciones? :p

Por cierto, ¿Cumplisteis el pacto del club Bazoka? XD

JuanRa Diablo:

¡Pero ni que poco bien interiorizas el hablar canario, así es como es! XD

Ya tocaba algún recuerdo infantil entre tanta hostilidad y entradas insulsas; sabía que te gustaría. ;)
No sé por qué no se puede ampliar. Si más adelante puedo hacer que se vea más grande, aviso.

Jajajajaja, ¿a qué está bien el carnet? ¡Me encanta! :D


¡Saludos!

La exorsister dijo...

Siempre me gustaron tus dibujos de lámparas con todo lujo de detalle.

El Zorrocloco dijo...

Mai gaud, yo hacía historietas mudas con mi propio personaje, "Analitic", lástima que no conserve ningún dibujo de aquella época. Y curiosamente, años más tarde formé parte de un club secreto llamado los S.T.A.R.S. No teníamos poderes, pero molábamos un pegote anyway xDD El grupo se disolvió cuando uno de los miembros se dejó el carnet en secretaría y cayó en manos del "enemigo", los profesores. Angelicos.

Me encanta cuando descubro estas coincidencias contigo^^

Trouble dijo...

jajaja. Ya empezamos!!! Que hace dos días fue el día de la mujer!!!
El tema del pacto virginal yo al menos no lo cumplí, no sé que haría ella, pero tiene pinta de que tampoco xD

Iria dijo...

Jajajaj, brutal la entrada!!

Me parece increible el dibujo del interior de la lampara con tanto detalle, menuda imaginacion!!

Me se esa cancnion del genio de priincipio a fin :)

$. M. K. dijo...

Siempre me he preguntado como hubiera cambiado mi vida si de peque me hubiese gustado el fútbol (o los coches o las motos) en su lugar me gustaban los aviones y los discos de mezclas. Así que como no podía llevarme los walkman porque me los quitarían junto con el bocata, las cintas que escuchaba en casa las memorizaba y en el recreo a modo de mp3 las reproducía en mi cabeza mientras buscaba un lugar seguro para que no me quitaran el bocata.

Pecosa dijo...

Ay, Peibol, te haces querer tanto...
Qué majico.

Por favor, ¡quiero un carnet de esos!

NOMBRE: Pecosa
COLOR: Naranja
EDAD: 8 milenios (¡jajajaj, me partoooo!)
RECIBE EL PODER DE... ¡DEL TIEMPO! (Parar el tiempo, viajar al pasado, o al futuro... ¡qué guay!)

Campanoide da mucho miedo, mucho. Y esa lámpara, qué decir que no se haya dicho ya. Ni en mis cinco años de trabajos en interiorismo había visto un proyecto tan interesante y espectacular en su diseño y distribución de espacios. ¿Y el detalle de la lámpara colgada de la bolita de la tapa qué? Sensacional, ¡sen-sa-cio-nal!

peibol dijo...

La exorsister:

:)

El Zorrocloco:

De aquella época no, pero sí de más adelante; tendrías que postear aquellos que me enseñaste en tu casa, que si dejas de lado tu autoexigencia, verás como la comunidad blogger piensa que son dignos de postear. :D

¿Qué hacían los S.T.A.R.S?

PD. A mí también me encanta descubrirlas. ;)

Trouble:

Compréndelo, éramos niños, y si los estatutos se formaron entonces, cambiarlos sin contar con el cofundador, me puede traer problemas XDDD

Iria:

Jejejeje ¡ Muchas Gracias! :D Me alegra que te guste, aunque como digo, me hubiera gustado poder colgar una de las lámparas más elaboradas. ;)

$. M. K.:

Serías una persona muy distinta, seguro. Mírame a mí, jugando a los genios mágicos en lugar de jugar al fútbol y disfrutar del colegueo en el deporte; eso me tiene que haber pasado factura a la fuerza. XD

¿Te quitaban el bocata? ¡Cabrones!

Pecosa:

Tú si que te haces querer con tanto halago. :D

El carnet es total, casi más que el dibujo de la lámpara. :D

¡El poder del tiempo! ¿Cómo no se nos había ocurrido? Te habríamos dejado ingresar de inmediato :D

Las lámparas fueron evolucionando, pero siempre siempre ponía el detalle de la lámparita colgada de la tapa. :D


¡Saludos!

H@n dijo...

Yo era de las que jugaba al futbol con los chicos, era, y sigo siendo, un poco la antitía >_<
Las cosas en plan imaginación las dejaba para casa, porque no había nadie en mi clase/cole que me siguiera, malditos todos ¬¬

Take Your Mama Out dijo...

El día que me haga una casa te contrataré como interiorista!

peibol dijo...

H@n:

Pobre... con lo fácil que es empatizar con las niñas y sus conejadas... casi tanto como hacerlo con los niños que sólo piensan en jugar al fútbol. ¬¬

Yo las cosas de imaginación las dejo ahora para los cumpleaños; no me imagino quedando con lguien para hacer manualidades XD

Take:

Jajajajajaja. ¿Estás seguro? Mira que las posibilidades que ofrece una lámpara mágica no siempre son extrapolables a casas reales... :o

Tú verás si te convengo. XD


¡Saludos!

Murciégalo dijo...

Jo tio, me encanta el dibujo. Muy bonita la entrada y muy original lo de jugar a eso. Yo hacía coreografías de las spice girls o los backstreet boys.. me ganas en originalidad :P

peibol dijo...

Jajajajajaja Yo pasé de puntillas por la fiebre de las coreografías de los BSB y las Spice Girls; la gente de mi clase las hacía (sí, tíos incluídos), pero yo era más de superpoderes cósmicos y lámparas maravillosas. XD