Translate

viernes, 30 de septiembre de 2011

El árbol de la vida

El otro día fui a ver “El árbol de la vida”, la película más pretenciosa que me he tirado a la cara. Me encanta el séptimo arte y considero que veo buen cine; tengo paciencia con las películas difíciles, porque tiendo a ver la belleza de una historia donde otros pueden ver sólo una escena larga y sin diálogos. No hago esta puntualización para quedar de gafapasta sabiondo, sino para explicar que en este caso creo que nos han tomado el pelo a todos. Cuando uno ve el trailer de la película intuye que va a ser un lenta e intensa, pero no por ello poco interesante. El problema es que el director va de místico y sólo se mira el ombligo, sin pensar que a quien tiene que gustarle es a los espectadores. Si a un enorme porcentaje de gente no le gusta la película o directamente le parece un truño, creo que algo falla. ¿No?


¡SPOILERS!

El filme (que paso a destripar) se sitúa en los años 50, y cuenta la historia de una “típica familia americana” en un barrio residencial, tipo Wisteria Lane, pero con mujeres subyugadas en lugar de desesperadas. Allí viven… eh… la pelirroja (no dicen nombres en ningún momento), su marido Brad Pitt, y tres churrumbeles, uno de los cuales se convierte en Sean Penn al crecer (misterios de la genética). Brad Pitt es el típico padre asperger que no sabe cómo relacionarse con su familia, especialmente con sus hijos; es agresivo, autoritario y déspota. No permite que se dirijan a él como “Papá” sino como “Señor”, y sus hijos, más que quererle, sienten que deben hacerlo (porque a ver quién se atreve a decirle lo contrario). El contrapunto lo pone la madre (¡cosa desaborida, por Dios!), que es quien les ofrece el cariño y comprensión que el otro no es capaz de dar. Uno de los niños (Sean Penn) está martirizado y hasta los huevos del padre, porque es especialmente estricto con él, y como es de esperar, acaba odiándolo y teniendo pensamientos homicidas hacia ese tocapelotas que le hace la
vida imposible. Al final, cuando echan a Brad Pitt del trabajo, se derrumba (es un decir) y le confiesa al hijo que en realidad le metía tanta caña para convertirle en un hombre de provecho, pero que se ha equivocado en la vida, y tendría que haber disfrutado más de lo verdaderamente importante: la familia, la naturaleza, y todas las demás maravillas del señor (sí, tiene un tufo religioso importante). Dicho así la historia puede sonar interesante, y en parte lo es, pero creo que el director se tiró el pedo más grande que el culo, porque el ritmo y los recursos narrativos, de tan alternativos y pesados, aburren a las ovejas. Muertas.

Haciendo un paralelismo con otra película de Brad Pitt, tenemos “El curioso caso de Benjamin Button”. Era igualmente una reflexión sobre la vida y la muerte, el paso del tiempo y la existencia; tenía un metraje largo y se contaba a un ritmo muy pausado. Pero no aburría, porque contaba una historia que te interesaba y no se ponía tan trascendental. Aquí pasa todo lo contrario, llega un momento en que te importa una mierda lo que le pase a los niños, es más, casi estaba deseando que llegara Brad Pitt enajenado, les pegara un tiro a todos, se pegara un tiro él y un fundido en negro indicara que la película había llegado a su final. La primera hora es un documental mudo sobre el origen del universo, deteniéndose con parsimonia en la vida en el
mar, las erupciones, los árboles y… ¡los dinosaurios!
Las imágenes son de una belleza acojonantemente espectacular, de lo más bonito que he visto en el cine, pero también del todo innecesarias. Si quieres que reflexione sobre la vida, no hace falta que me cuentes la mitosis ni el nacimiento del sol. Y lo que es más importante, cuando estoy metido en la historia de la familia y el drama personal del niño, aunque sea a velocidad de tortuga, no me pongas una voz en off susurrando: “padre… madre… la vida…”. ¿A qué coño viene ese mantra?
La madre, que es muy de disfrutar de la naturaleza (es lo que tiene estar todo el día en casa y salir sólo al jardín), nos deleita con eternas secuencias de “A qué huelen las nubes” (sum sum), que se acaban más o menos medio minuto después de que a ti te la sude ver cómo se moja los pies con una manguera.

A todas estas, Sean Penn, enfrentándose al mayor
reto interpretativo de su historia, sale en el futuro, tactiturno, mirando por la ventana, y soltando frases intensas del tipo “qué es la vida, un frenesí, qué es la vida, una ilusión”, para luego atravesar la puerta hacia otra dimensión (literalmente) que no queda muy claro si es el limbo o sus propios recuerdos (apuesto más por lo segundo, por una cuestión de coherencia), en donde se encuentra con toda la gente de su infancia caminando descalzos por la playa y abrazándose, muy idílico todo. Tan idílico como escenas de manos apuntando al cielo y acariciando la orilla que se prolongan hasta el hastío. Cuando sale de ese lugar mágico, sonríe a cámara, lo cual veo como un guiño directo hacia los espectadores, como si dijera: “la pasta que me acabo de embolsar por 10 minutos de actuación y vosotros que os estás tragando este pastel. ¡JUAS!”

FIN DE LOS SPOILERS

Como digo, la parte central de la película, recortándole unos cuantos bastantes minutos está bien, pero todo el envoltorio místico-reflexivo-trascendental toca las narices, no sólo por hacerse pesado, sino porque tengo la certeza de que si la misma película estuviera dirigida por un director cualquiera, la habrían vapuleado sin compasión. Aquí se da el efecto Woody Allen (da igual la película que hagas, siempre te van a vender como un genio).

Leo por ahí críticas de modernos intelectualoides, que dicen que si a la gente no le gusta, es porque “es difícil de ver y no todo el mundo es capaz de apreciarla y comprender lo que nos quiere contar”. Llamadme radical, pero para mí eso es sinónimo de fracaso. Y si a eso le sumas que empieza a ser conocida como la película en la que la gente abandona la sala en masa, apaga y vámonos.

¿Moraleja? Si queréis ver imágenes preciosas en un contexto tedioso e inconexo, acudid al cine más cercano, si sois tan tiquismiquis como yo, y os gusta disfrutar de un buen guión con cierta coherencia y agilidad, guardad vuestro dinero para algo más productivo.

16 comentarios:

Davidaf dijo...

pues tenía pensado ir a verla, pero después de tu resumen creo que voy a pasar xD

Es como aquella pelicula, a tres metros sobre el cielo, fuí a verla con mi novia y no aguantamos más de media hora(acabamos viendo the tourist, muy buena por cierto), y esque era excesivamente pedante y llena de tópicos y sin embargo te la vendían de película maravillosa.

$. M. K. dijo...

1-Desconozco el desarrollo filmico de la peli, pues hace años que no entro a un cine. Sin embargo leyendo hasta el spoiler me ha parecido un tostón, luego no me imagino la pelicula.

2-Woody Alen es un genio. Tiene sus pelis buenas y sus pelis malas, pero hay coherencia en sus guiones.

3-Creo que ya lo mencioné pero Howard Hawkings dijo: En el cime yo sólo tengo 10 mandamientos y las primeras 9 dicen no debes aburrir.

4-Dinosarios??!! Durante la proyección se ha visto algún agnato, de no ser así vaya truño de documental. En los de la 2 te transportan al carbonifero y gratis!!!

5-@Davidaf: No hace falta ser muy avispado para saber que "A tres metros sobre el cielo" olía a truño para vendernos la moto con Mario Casas. La última que vi de cine español fue, agarrense, "El tuno negro" y fui en contra de mi propia voluntad. Desde entonces deje de ver cine español.

6-Quien se habrá comido mis rosquillas? Estaban aquí hace un momento...

Sar@! dijo...

Jajajaja, ¿hicimos bien en no ir a verla, no? No hay nada que odie más que una peli lenta, o de estas de "la hice para mí, y si al público no le gusta, que se jodan". No sé, creo que el cine es entretenimiento, y puedes hacer buen cine, sin sentir que te estás vendiendo. Supongo que hay un punto intermedio.
Parece ser que el cine para las masas es "too mainstream", y no sé, creo que con la crisis de ideas que hay actualmente, intentan hacer truños vendiéndolos de visionarios y mierdas así.
Tienes que ver supersalidos xDDDD.

Superpatata dijo...

Es un horror de película, nosotros estuvimos a punto de salir de la sala. Pero me pasé toda la película diciendo: tranquilos, seguro que ahora se anima la cosa, si sale Brad Pitt no puede ser tan mal. Noooo que vaaaa.
Cuando se acabó la película y nos levantamos, todos los de la sala nos miramos con cara de "nos han timado".
La parte del documental, totalmente innecesaria. Si yo quiero ver un documental no me gasto un pastón en una entrada para el cine, pongo La 2 o National Geographic y punto.
Mi padre escuchó en la radio a un listo de estos de última generación diciendo que si no había gustado la película es porque este país es un país de incultos que sólo ve Cine de Barrio. Yo alucino. Me gustaría a mí ver la cultura que tiene ese.

Un abrazo!!

Take Your Mama Out dijo...

Si ya me daba pereza ir a verla, ahora ya es imposible que vaya.

Gracias Peibol, que hay que ahorrar.

Raquel dijo...

A mi me la han recomendado mucho, claro que mis gustos sobre cine no son tan exquisitos como para disfrutar con este tipo de cintas, ni mucho menos.
Este tipo de cine no puede pretender ser comercial, realmente es para minorias, que no es nada malo, pero es así.
A mi no me llama mucho, prefiero otro tipo de películas con más acción, pero me la descargué (está mal lo sé) así que seguramente la veré un día de estos auqnue despues de leer tu crítica, spoilers incluidos, no sé cuando; algún día que mi vena masoca se infle.
Un saludo Peibol.

Anónimo dijo...

Bravoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!Acabo de decirtelo por mesenger pero lo vuelvo a repetir, lo único bueno que hemos sacado de esta peli es este post y una historia que contarle a la gente para que se rian un rato.
El cabrón del Sean Peen partido del culo al final de la película como bien tu dices pensando: Que pardillos!!!! Yo pensaba lo mismo que super patata, me queria ir pero me decia a mi misma, no puede ser tan mala, sale Brad Pitt y Sean Peen, esto se anima de un momento a otro.....pero que va!!!!!!Compadezco a la gente que pagó 7.50€ por la entrada, por lo menos nosotros pagamos solo 2€
Sabes que he leido que está lider en taquilla???
Como bien tu dices, lo mejor de la peli fue cuando al final la pantalla se quedó en negro y exalamos de forma esperanzadora pensando que era el final...y no!!!!!!!!y nos partimos del culo
JAJAJAJJAJAJJA

Misaoshi dijo...

Pues con Brad Pitt y Sean Bean pensé que daría para algo más.

Por cierto, la describes que es pura mierda, y no dudo que lo sea, sólo el trailer me daban ganas de vomitar.

JuanRa Diablo dijo...

Esto es para coger al director y decirle: Y ahora nos la explicas de pe a pa o te quedas sin sueldo.

Ya ví yo en el cine otro experimento de este hombre: La delgada línea roja, que me hizo dar mil vueltas en la butaca de lo nerviosito que me puso, con tanto limbo extrasensorial psicotrónico y razonamientos profundos a cámara lenta, agggjj

No he visto ésta, pero,mira, al menos tu crítica me ha hecho reír. Algo bueno hemos sacado :D

Un saludo, Peibol

Pecosa dijo...

No iba a leer los spoilers pero como no ha habido nadie que me haya dicho que le ha gustado la película los he leído. La ida de olla de "El Barco" que comentaba tu hermana se queda corta con esto. Le van a dar por saco a la película, yo paso.

Loco dijo...

Yo empecé a verla y la dejé a la mitad. No tenía el día para tanta intensidad.
Está en la carpeta de pendientes.

peibol dijo...

Davidaf:

¡A tres metros venía del libro de Federico Moccia! De ahí no podía salir nada bueno. XD

El árbol de la vida la están vendiendo como la película mística que te va a cambiar la vida… pero lo cierto es que la gente o se duerme o abandona la sala, así que algo falla. :s

$. M. K.:

El desarrollo fílmico de la peli es raro de cojones, que eso en sí no es un problema, pero sí cuando implica que sea leeeeeeeeeeeeenta. El otro día tomé prestada tu mención a los 10 mandamientos de Howard Hawkings al hablar de por qué esta película me parecía un fiasco. ;)

No niego el talento de Woody Allen, a lo que me refiero es a que su figura está tan endiosada, que haga lo que haga siempre le ponen por las nubes. Si Vicky Cristina Barcelona, por poner un ejemplo, la hubiera hecho Pepito Pérez, la crítica la habría hundido.

Por otra parte, eso de dejar de ver cine español por una mala película, me parece tan injusto y fuera de sitio, como si uno dejara de ver cine de cualquier otro lado por la misma razón. ¿Cuántas películas yankis nos hemos tragado que han sido una mierda, y sin embargo no discrimanos a los estados unidos para seguir consumiendo su cine? Se trata de saber elegir bien… y acertar. ;) (Eso sí, Tuno negro es un horror).

Sar@!:

¡Pues menos mal que nos dejamos llevar por mí, que era el reticente, porque de haber sido por ti habríamos ido! Jajajaja
Estoy de acuerdo contigo, el cine es entretenimiento, las películas “personales” son como si el director se hiciera una paja. Lo pasa bien y se queda a gusto, pero a los demás nos es indiferente.

Superpatata:

Nosotros también pensamos en salir de la sala; no lo hicimos porque ninguno de los tres dio el primer paso, y porque supongo que una parte de nosotros quería pensar que de un momento a otro la trama daría un giro. Inocentes…
En mi sala, cuando acabó la película, los 4 que estábamos (supongo que el boca a boca se ha encargado de que la gente no vaya en masa) estábamos o con cara de aburrimiento, o descojonados de la risa, como si no nos pudiéramos creer que ya se había acabado.

A los modernos que van de intelecuales habría que ponerles a ver y oir mierdas visionarias de estas las 24 horas, para ver cómo, en el fondo, anhelan ponerse a escuchar los 40 y ver “Sin compromiso”. XD

Take Your Mama Out:

De nada hombre, pa eso estamos. Si quieres me puedes mandar a mí el dinero de la entrada en agradecimiento. Total… si pensabas gastártelo… XD

Raquel:

A mí me la recomendaron, y no soy especialmente de cine “comercial”, sino más bien lo contrario; me crispan los gags fáciles, los recursos manidos y los tópicos que insultan la inteligencia del espectador… pero cuando se pasan totalmente al otro extremo también me tocan los huevos. Al fin y al cabo, el cine de masas no engaña, te da a entender lo que vende y eso es lo que te encuentras. El otro va de místico y visionario, o lo que es lo mismo: “voy a poner estas idas de bola en la película, y si no gusta, es porque son todos unos catetos.”


¡Saludos!

peibol dijo...

Mery:

JAjajajajajajajjajajajajajjaja ¡Si hay un comentario que estaba esperando, era el tuyo! XD
Nos queda el consuelo de los 2 euros… quizás por eso está líder en taquilla, pero no nos engañemos, esta no va a ser una película que vaya a pasar a la historia como un clásico. Pasada la tontería de ahora, no creo que mucha gente se vaya a acordar de ella. Es más, fíjate en la gente que había en la sala y en todos los que dicen haber andonado la sala u odiarla. Será líder, sí, pero si eso se traduce en gente que se siente estafada, no es un logro como para estar muy orgullosos, ¿no?

Misaoshi:

A mí el tráiler también me tiraba para atrás, pero ese día el cine estaba a dos euros, ya había visto las otras que quería ver, iba a ir con una amiga que quería verla, y… y… ¡no me juzgues! XDD

JuanRa Diablo:

Jajajajajjaja, ¿sabes que ese otro experimento del que hablas, es exactamente del mismo director? XD Supongo que ahora te puedes hacer una idea aproximada de lo que sufrimos en el cine. XD

Pecosa:

Bueno, al menos avisé en rojo y negrita, que no se diga. :p Rompiendo una lanza a favor de “El Barco” (que no la he visto jamás) al menos cumple con su cometido: entretener. Le ponen acción, ciencia ficción y romance, y la gente pasa bien el rato al verla. Aquí le ponen machangadas místicas y reflexiones profundas mientras miran a las nubes, y aburren a todo Dios. ¿Moraleja? Hubiera preferido ver un capítulo de "El Barco", que al menos seguro que me reía. XD

Loco:

No creo que la recuperes nunca, la verdad. A no ser que veas 20 min cada día a la hora de la siesta. XD

¡Saludos!

La serpiente que pudo ser mujer dijo...

Me ha gusstado leer lo que te ha parecido esta 'película'. Esspero que tengas un par de minutos para leer lo que me pareció a mí (aunque yo, viniendo en mi genética, hablo de ella mientras me enrosco, me contoneo y zigzagueo sobre otross temass.)

Saludoss y silbidoss..

peibol dijo...

Hecho. ;)

Anónimo dijo...

jajaj, te acuerdas??? lo he vuelto a leer y he vuelto a ese día, jajaj tenemos una anécdota inolvidable!!!!!

besitos

Mery