Translate

viernes, 23 de septiembre de 2011

El final (definitivo) del verano

El martes por la noche volví de Valencia, y el miércoles ya estaba entrando a mi primer día de clase… cuando los demás ya llevaban cuatro, así que no he tenido tiempo para remolonear mientras me adapto. Empiezan las clases y con ellas el fin de la buena vida; me toca ponerme en serio en la autoescuela, estudiar a diario y retomar el gimnasio, que entre unas cosas y otras he estado de un comemierda que ríete tú de el de “Supersize me”. Al menos me he reencontrado con la gente de clase, que siempre es una alegría.

Os dejo un par de instantáneas del viaje, mientras me hago a la idea de que se acabaron los interminables días de playa. Ainss…

Pues nada, si hay que robar se roba.

Sé que las cánones de belleza irreales de los maniquís no ayudan a la autoestima de la gente, pero... ¿realmente era esto necesario? :o

España... ¡y Olé!

El Mercado


No recuerdo cómo se llamaba esa calle, pero es de lo más bonito que he visto en Valencia.
El último día fui al parque Gulliver, que me había quedado pendiente de la última vez. Para quienes no lo conozcais, se trata de una enorme estructura repleta de toboganes, que vista desde lejos tiene la forma de un hombre tumbado sobre la arena, concretamente el intrépido Gulliver, que como en el cuento, se ve rodeado de diminutos hombrecillos que lo inmovilizan.

Y colorín colorado, este viaje se ha acabado.

9 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

:)
(Sigh)

Take Your Mama Out dijo...

Se nota que no has hecho más que sufrir y sufrir... POBRE!

papacangrejo dijo...

A todos nos ha llegado el momento, pero a ti te ha llegado de fiesta jeje.

Raquel dijo...

A veces se agradece volver a tener responsabilidades, horarios y deberes; esa fase nos suele durar poco, también es verdad, pero disfruta de esta vuelta a la rutina, por ahora no asquerosa.
Me han gustado las fotos de Valencia, en especial la del mercado y la de esa calle tan bonita.
Un saludo y por cierto felicidades por el cumple de tu blog.

$. M. K. dijo...

Ya se sabe que robar pa' ná es tonteria XDD

Algún día tenía que llegar, como yo sigo sin saber lo que son unas vacaciones pues los cambios de estaciones apenas noto la diferencia, salvo que la piscina está más tranquila y puedo descansar de tanto niño.

A mi tambien me gusta la foto de la bici, me recuerda a Holanda =P
Un saludo!

Anónimo dijo...

Ponte a currar chaval, o ¿crees que puede vivir de gorra toda la vida?.

peibol dijo...

JuanRa:

;)

Take:

Sí, soy un desgraciado. XD

papacangrejo:

Sí, y casi prefería que me hubiera llegado de forma normal, para que el shock no fuera tan grande. XD

Raquel:

No voy a mentir, yo en el fondo lo agradezco, porque me encanta lo que estoy estudiando y la gente con la que estoy en clase, así que no supone un suplicio. Pero claro, entre ir a clase y a la playa... :p

$.M.K:

La calle de la bici (que es la misma que la de la librería con mesita por fuera) es preciosa. Tengo que enterarme de cómo se llama. ;)

Anónimo:

¿Me conoces de algo? No estoy de brazos cruzados en mi casa, sino estudiando, y el viaje lo pagué con mi dinero. ¿Dónde está el problema exactamente?


¡Saludos!

Pecosa dijo...

Los maniquís feoa también tienen sus derechos. ¡No a la discriminación de maniquís! ;)

Preciosa la callecita ésa, qué cucada.

¡Feliz inicio! (Aunque llego con retraso, lo sé...)

peibol dijo...

Jajajajaja lo tienen, pero no sé a qué viene ponerle esa cara. Daba miedito...