Translate

jueves, 14 de agosto de 2008

La invasión azul

Existen muchos tópicos sobre Madrid y sus habitantes, y basta que alguien crea ver algo para acabar viéndolo. Así, podría por ejemplo pensar que la displicencia con la que nos trataron en más de un comercio, no se debía a que esos dependientes en concreto fueran unos gilipollas con un mal día, sino a que realmente fuera cierto el tópico de “la chulería madrileña”. Nunca he sido amigo de las generalizaciones y los prejuicios, y no voy a empezar a serlo ahora, pero voy a desmarcarme con uno que salta a la vista y en el que parece que nadie ha reparado: En Madrid hay cientos de personas con los ojos azules. Es realmente alucinante.

Como ya conté aquí, los ojos captan muchísimo mi atención y el color azul me fascina, así que cuando se fusionan ambos elementos muero de placer. En la tierra del oso y el madroño existe una cantidad ingente de personas con los ojos claros, que me impedían procesar cada mirada de infarto con la que me cruzaba. Eran demasiadas y se me acumulaba el trabajo.
Cuando fui a Londres por primera vez, por poner otro ejemplo de gran capital, lo que más me llamó la atención fue la increíble variedad de mezclas raciales que se daban: gente de rasgos asiáticos con el pelo ondulado o la piel morena, pelirroj@s sin pecas y de rasgos africanos, elementos faciales colocados en rostros a los que no parecían corresponder, y sobre todo y muy especialmente, la supremacía estética, la combinación perfecta, el súmmum de la belleza: ojos claros en personas oscuras. Era para caerse al suelo.

Recuerdo que entre el personal de los centros comerciales se daba mucho la combinación “piel hindú-ojos azulísimos”, y casi no me habría importado pasar todo el tiempo del viaje babándome ante tal visión. ¿Acaso la avalancha de iris marrones se quedó sólo en Canarias?
Pasé todo el viaje en un continuo éxtasis visual, así que me costaría vivir allí con tanto par de ojazos intimidándome en todos sitios.

10 comentarios:

María dijo...

Jajaja, ¡aaay mi pequeño... pequeño!

Doy fe de los "oh Dios mío"'s de Pablo cada vez que veía un par de ojos azules o verdosos. Y es más, corroboro que es cierto.

Cuando Pablo me lo comentó, no me había fijado, pero tan sólo es cuestión de hacer una pequeña estadística durante un rato y efectivamente, abundan mayoritariamente los ojos claros.

Podrían pensar que se trataban de "ojos extranjeros", pero no: lo cierto es que pudimos comprobar que se trataban de ojos autóctonos (o al menos, peninsulares).

Yo tampoco esperaba esta invasión azul.

Oliver dijo...

los ojos claros están supravalorados, según en que caras unos ojazos marrones o negros pueden ser de infarto. Vale que llamen la atención unos ojos azules o gris claro pero el conjunto es lo que viene a dar el atractivo, a cuantos rubios de ojos azules no has visto que no hay por donde cogerlos?
Saludetes

peibol dijo...

Totalmente de acuerdo, por eso puse el enlace a la entrada en la que hablo de ojos bonitos, sin detenerme exclusivamente en los de color claro. Yo me fijo en que sean grandes, expresivos, con una forma bonita, etcétera, y ciertamente hay "miradas azules" a las que no hay por donde coger y ojazos marrones que tiran para atrás, pero como dije, el azul me encanta (no hay más que ver el diseño de mi blog), y donde yo vivo no es que abunden precisamente.

Un saludo

El Zorrocloco dijo...

Es cierto, donde más llaman los ojos claros es en personas de tez oscura. De resto, donde estén unos ojos negros o grises... RrrrRRrrr! xD

Ahora que lo pienso, he venido hace poco de Valencia, y la mayoría de la peña los tenía marrones o negros, curioso... Supongo que cuánto más al norte...

(Por cierto: ¡Hola! xD Caí en tu blog hace un tiempo y dije: "¡Coño, un paisano!". Que parece que todos los blogers que conozco son valencianos o mallorquines...)

Carløs dijo...

Reivindico el color verde por encima del azul ;P Pero personalmente prefiero los ojos marrones, da igual si son claros o muy oscuros...

Reality Bit dijo...

Iba a decir justo lo mismo que carlos, que yo reivindico los ojos verdes. Tengo verdadera pasión por el verde, por encima del azul, me parecen mucho más hermosos. Pero es que sobre gustos...

JuanRa Diablo dijo...

Así que tú eres de los del Nel blu dipinto di blu que cantaba aquel, jeje

Con razón el color de fondo de tu blog, en vez de verde para que pastasen las ovejas...

A mí más que el color es la intención de una mirada lo que me puede desmoronar.
Como anécdota te cuento que en una familia en la que prevalecen los ojos marrones y negros, mi hija Aitana destaca por unos preciosos ojos azules y sí, reconozco que me pierden.

peibol dijo...

A El Zorrocloco:
Me he dado cuenta de que tengo varios post antiguos con comentarios sin contestar; saludarte ahora, que llevamos escribiéndonos el uno al otro, es un poco extraño... pero tamposo sienta mal, así que...¡Hola Zorrocloco! ¡Encantado! XD

A carlos:
No tiene nada que ver el hecho de que tú los tengas verdes ¿no? XD

A Relity Bit:
Yo lo que reivindico son los ojos bonitos, sin racismos :)

A JuanRa Diablo:
En mi familai paterna hay cada par de ojazos que te mueres, y mi abuela los tenía de un azul precioso, pero claro, se metió mi abuelo con sus ojos chicos y marrones de por medio y...


¡Saludos!

JuanRa Diablo dijo...

Ya, jeje. El gen predominate se puso chulito y ganó.

peibol dijo...

Puaj, si... :s