Translate

lunes, 18 de agosto de 2008

Olímpicos de la nada

No entiendo el consenso social que impulsa a todo el mundo a ver las olimpiadas para regocijarse con los victorias de individuos aislados.
En general me da por saco la atención que se presta al deporte televisado, no tanto porque a mí me aburra de forma atroz, sino porque me enferma ver el fortísimo instrumento de manipulación colectiva en que se ha convertido. Sin ir más lejos, no hay más que fijarse en la vergonzosa cantidad de tiempo que se dedica en los informativos a hablar de ello, algo que lejos de estar propiciado por los gustos particulares de Matías Prats o Pedro Piqueras, es una medida que ha venido instaurándose poco a poco por parte de los “mandamases”, que han ampliado paulatinamente ese pequeño espacio de “sociedad”, hasta hacer que nos parezca normal dedicarle casi el mismo tiempo que a las noticias reales.

Podría desarrollar una crítica hacia las olimpiadas, por considerar que además de ser un interesante encuentro internacional en el que practicar deporte, son una feroz competición fuertemente politizada, controlada por las grandes corporaciones y movida por intereses millonarios. Asimismo, podría exponer que al igual que nuestras ligas de fútbol habituales, los juegos olímpicos suponen una variante más del tradicional opio del pueblo, siendo un arma de distracción masiva como en su día fueron el circo o la religión. Pero no sólo no es el tema que me ocupa hoy, sino que no estoy en contra de que a la gente le guste ver deporte (¡sólo faltaría!), más bien me frustran las endebles motivaciones que llevan a algunos a hacerlo, lo moldeabes que resultan ser los gustos de la masa, y el chaqueterismo por moda al respecto. Además, ese enfoque en el que no me apetece entrar está mucho mejor desarrollado aquí .

A mí, qué quieren que les diga… el deporte me gusta practicarlo, no verlo, y es que aunque todo es ponerse, no encuentro el atractivo de pegarse religiosamente al televisor, para ver cómo una serie de personas anónimas se dejan la vida en conseguir reconocimiento para su carrera y su país. Me hace mucha gracia ver cómo la gente se adjudica los méritos de nuestros paisanos en Pekín con el mayor de los orgullos, como si de verdad hubieran hecho algo para que lo consiguieran y por lo que sentirse realizados; es algo normal, pero a partir de ciertos límites resulta perturbador. En ocasiones no puedo evitar sentir cierta vergüenza ajena al escuchar a quienes tienen pinta de no haber hecho ejercicio en su vida, analizando con detalle las habilidosas hazañas llevadas a cabo por nuestros jugadores, criticando sin compasión las meteduras de pata, y meandose encima de la emoción al auto atribuirse con convicción los logros ajenos, como si fueran ellos mismos quienes sudaran los uniformes.

Más inaudito que eso me resulta que haya quien se levante de madrugada para ver las pruebas en las que participa España, especialmente cuando se trata de modalidades que normalmente le importan una mierda al espectador en cuestión.
¿Soy el único que sintió vergüenza ajena desde el primer día, cuando de la noche a la mañana todo el mundo se convirtió en un apasionado del tenis por Rafa Nadal, un enterado en motociclismo por Dani Pedrosa, o sobre todo y muy especialmente, un experto en fórmula uno por Fernando Alonso? Nunca jamás nos habían interesado las carreras de coches, y cuando las televisaban lo hacían en canales “secundarios” o a horas intempestivas. Ahora no sólo les reservan un horario favorecido, sino que sales a la calle y tienes que aguantar que el mismo imbécil que hasta ayer no sabía que un coche tenía cuatro ruedas, te diga entusiasmado algo como: “¡Vaya carrerón el de Alonso! ¿Eh?”. Lo que hay que aguantar…

14 comentarios:

Imantada dijo...

jaja no se, a mi me alivia, al menos cada 4 años cesa ese bombardeo futbolero y el mundo se abre a ver nuevos deportes.

Taedium dijo...

Es la primera vez que te comento, aunque reconozco que te leo siempre. El caso es que, aunque estoy de acuerdo en algunas afirmaciones y creo que el deporte esta sobrevalorado hoy en día, tengo la sensación de que has generalizado demasiado. En fin, me quedaré con el último parrafo. Es una cosa que odio, la gente que se "apunta" a ciertos deportes porque un español ha triunfado (debe ser por eso que no soporto a Alonso, Nadal...etc).

Pd: probablemente te preguntarás qué co*o hago escribiéndote ésto pero bueno. Es que me indigné jaja

Sigue publicando, en general me gusta mucho tu blog (excepto cuando te metiste con Pequeña Miss Sunshine, aunque he de reconocer que en un primer momento a mí tampoco me gustó pero si la analizas un poco puede que tu idea cambie)

Bueno, saludos y ¡sigue publicando!

peibol dijo...

Hola taedium! Ya sé quién eres! Te conozco por nuestra amiga común como "un amigo que siempre te lee pero al que le dolió que no te gustara pequeña miss sunshine" XD.
Aclaro desde ya que lo que me no me gustó fue el bombo inmerecido que se le dio, no la película en sí ;)

En primer lugar muchas gracias, me halaga saber que tengo lectores escondidos ;). Creo que soné más apocalíptico de lo que pretendía; el deporte es maravilloso y es genial que haya quien se emocione viéndolo, pero es cierto que tiene mucho de negocio, y aunque respeto que a cualqueira le puedan gustar las olimpiadas (a casi todo el mundo, de hecho), me llaman la atención los comportamientos y actitudes absurdas que se producen alrrededor de las mismas (o del fútbol, o de cualquier deporte). En cualquier caso, lo que quise destacar fue ese oportunismo facilón de adorar de repente un deporte porque gana un español, pero creo que quise abarcar tanto en la introducción general que se me descompensó el artículo.

Y después de este pastel... me voy a investigar tu blog, Un saludo y hasta pronto

Nils dijo...

y ahora todo el mundo entiende de hockey, waterpolo y gimnasia deportiva... vergüenza debería darles.

Anónimo dijo...

En fin, no es que yo me quiera meter contigo siempre, cosa que no es cierta, pero parece ser que no cohincidimos en muchas cosas. Primero que no te gustaba esa efición que surgio por ver la final de españa en la eurocopa, que por cierto terminaste viendola, y ahora que no te gusta que la gente se reuna a ver los deportes. No es que no te guste...que no lo entiendes, tal vez yo creo que te lo puedo explicar desde mi humilde opinion. A mi en la vida me ha gustado el futbol, ni el tenis, ni las motos, pero cierto es que de vez en cuando me quedo pegada a la television. Yo soy una de las fervientes admiradoras del juego de Rafa Nadal, nunca habia visto un partido de tenis hasta que un dia haciendo zaping y sin darme cuenta me quede viendo a Rafa como ganaba, y oyendo como los comentaristas lo ponian por las nubes, me dije a mi misma, coño este tio tiene que ser bueno...y asi empeze. No es lo bueno, lo apasionante ni lo maravilloso que sea el deporte, es lo que ha conseguido una persona en toda su carrera, mas alla de que sea español o chino, Rafa Nadal es el numero uno del mundo, este año lo ha ganado todo!eso es una azaña o no?coño yo me siento bien no solo porque sea español, un español mejor jugador del mundo, sino porque alguien logro destacar poco a poco y sin tonterias. En cuanto a las olympiadas, no soy debota pero me gusta verlas, esos deportes que nunca he practicado y que ellos hacen como si nada, no estoy hablando de ciclismo y cosas de esas que la verdad que no me llaman nada, estoy hablando de natacion, de gimnasia deportiva, yo una vez hice el pino puente y me rompi la cabeza!!! nunca jamas lo he vuelto a intentar y ver que la peña esa hace mortales invertidos con flikflak y piruetas...es increible, lo veo porque me gusta y porque ojala lo pudiera hacer... nose tal vez en vez de hacerte tantas preguntas sobre porque la peña hace esto o lo otro en masa, deberias sentarte a ver ese porque ya que descubriste uno de ellos cuando te sentaste a ver el partido de la final de españa. Besitos guapo!!!!


Mery

María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hanna moody dijo...

A ver... ¡que cese la caza de brujas!.
¿Pueden dejar de tomar la entrada como un ataque personal y pillar la ironía al asunto?. Entiendo y en cierta medida comparto algunos atices de los comentarios que han dejado pero a ver... ¿es que no han leido nunca este blog?.
Hay que pillar el matiz irónico y en esta entrada es innegable que si nos ponemos en la piel de alguien que lleva toda su vida siguiendo la natación. si en esta época se encuentra a un fulano que nunca ve nada y que ahora trata de darle lecciones, se sentirá indignado.
Por favor... respiren un poco y traten de pilar la gracia antes de sulfurarse. SOBRETODO SI NO CONOCEN AL AUTOR.

peibol dijo...

Me ha sorprendido la reacción general de la gente, no porque pensara que iban a estar de acuerdo conmigo forzosamente, sino porque no consideraba que pudiera herir tantas sensibilidades. Me parece que se me ha malinterpretado, pues se me reprochan cosas que NO HE DICHO e ideas que han sido mal comprendidas. Creo que hay quien se lo ha tomado como un ataque personal, quedándose con lo anecdótico y no con la idea general, que es lo que suele pasar cuando uno topa con un texto que toca su fibra sensible.

Me gustaría puntualizar un par de cosas, como que no es cierto eso que dicen de que “no me gusta que la gente vea deporte”, de hecho expongo claramente que no es eso lo que me molesta (¡sólo faltaría!), sino el bombo que se la da al mismo, y las reacciones que tienen ALGUNOS al respecto. Al contrario de lo que al parecer ha dado la impresión, no considero borregos a quienes le gusten las olimpiadas o cualquier otro deporte, entre otras cosas porque entonces todo el planeta sería borrego, y nadie puede ser tan arrogante.

En cualquier caso, quise expresar mi indiferencia personal hacia el deporte televisado, lo cuestionable del injustificado protagonismo que se le da, mi hartera de que no se hable de otra cosa, y la falta de criterio de quienes se apuntan al carro (el que sea), tan pronto como se vuelven a bajar, no tanto porque lo hagan sin saber muy bien de qué va la cosa, sino por sentar cátedra enseguida cuando no tienen ni idea, algo que dejó bien explicado Hanna Moody en el segundo de los comentarios que me escribió.

Está muy bien que el mundo se abra a otras modalidades deportivas de vez en cuando, pero una cosa no quita la otra, y que me hagan gracia actitudes populares extremas de ciertas personas, no significa que esté en contra del deporte de masas ni de quienes lo ven. Un saludo, y espero que quien se haya sentido ofendido comprenda que no era en asoluto mi intención. Eso va en especial por quienes han escrito un comentario en mi contra, y después lo han borrado porque algo o alguien les ha coartado.

Un saludo a todo el mundo

oliver* (en diferido) dijo...

A mí tampoco me gusta ver deporte por la tv, no por nada sino porque me aburre hasta morirme. No tengo nada en contra de la gente que lo hace. Lo que no soporto es el contagio que supone en todos los temas de conversación posteriormente al evento deportivo de turno. No sé qué añadir ni me supone ningún aprendizaje ni un aporte significativo en lo que a mi periplo vital respecta. Me la trae al pairo el oro de Nadal y de cualquiera. No me siento mejor o peor español en función de las medallas, copas o lo que sea que gane el equipo que nos "representa".

Este es tu blog y se supone que te sirve para expresar tus ideas, al que o les guste que no lo lea. Deberías de pasar un poco de los comentarios porque si no lo haces tu blog ya no será tu blog y, para mi, perdería interés.
Saludos

Anónimo dijo...

Niño guapo yo espero que mi comentario no te haya sentado mal, tu sabes que yo siemrpe le saco el reves a todo lo que dices pero de forma way, espero no haber metido la pata...en fin...losiento guapo...

Mery

Hanna Moody dijo...

Que rueden cabezas Peibol, que rueden cabezas...xD

El Zorrocloco dijo...

Yeja, te habrás quedado relajado después del post. Se te notaba indignado xD

(Cantidad de comentarios kilométricos, my god o__O)

Totalmente de acuerdo en lo de Fernando Alonso. A mí todo lo que sean carreras en general me aburre de cojones, y lo de la fórmula uno fue un WTF! impresionante cuando se puso de moda...

peibol dijo...

Oliver:

Mil gracias Oliver. De verdad. Empecé a preocuparme porque gente cercana a mí me sacó las uñas, pero... ¡qué coño! tienes razón. :)

Mery:

Jajaja, dont worry, me gusta eso de "siempre le sacó el revés a todo lo que dices". ¿Por qué nunca estamos de acuerdo? XD

Hanna Moody:

¡Y que no jueguen al fútbol con ellas! XD

El Zorrocloco:

GRACIAS. Es un WTF increíble, con o sin modas. ¿Qué coño le pasa a la gente?


¡Saludos!