Translate

miércoles, 5 de enero de 2011

Los reyes son los padres

Cuando eres pequeño estás constantemente expuesto a enterarte de lo de los reyes, ya sea porque tus amigos oyen cosas y las comentan, porque los niños mayores quieran joderle la ilusión a los pequeños, o por falta de sutilidad en la tele (este año un anuncio de Toys are us despejó dudas masivamente). Cuando esos peligros acechan y se te pone la mosca detrás de la oreja, ahí está la familia para darle la vuelta a todo y mantenernos la fantasía a cualquier precio. Menos en mi caso. Yo me enteré de que los reyes eran los padres por dos vías distintas, las dos culpa de Tíamaterna (Perra).

En el primer caso estaba yo en mi cuarto, jugando tan feliz con mis juguetes nuevos, cuando Tíamaterna entró y reparó en un cuadro nuevo de El libro de la selva. Desde ahí, y muy entusiasmada, le gritó a mi madre que dónde lo había comprado, que estaba muy bonito. Ella, que estaba en el baño y no podía ver que yo andaba allí, le dio todas las referencias, y con la misma mi tía salió de la habitación y siguió a otra cosa, casi como si sólo hubiera entrado a reventarme la magia del 6 de enero. Me quedé con cara de imbécil intentando hacer conexiones mentales coherentes, porque nada de aquello tenía sentido: ¿Cómo cojones iba a saber mi madre dónde se compraba y a qué precio, si me lo habían traído desde Oriente? ¿Qué clase de broma era esa? ¿Por qué habría de mentir mi madre sobre los reyes? ¿Y si no era mentira…?

Por el bien de mi salud mental decidí pasar aquello y dejarlo arrinconado en la mente, como si conmigo no fuera. Me había despertado la duda, pero no me daba la gana indagar porque temía dar con una respuesta demoledora.
Ahora me diréis que mi pobre tía no tenía culpa, que aunque debería haberse cortado al preguntar por cosas nuevas en enero (era casi seguro que se trataría de un regalo), fue un despiste. Pues bien, ese verano, estábamos en la playa ella, mi primo mayor, el perro que le había regalado “Papá Noel” y yo. Nos encontrábamos bajo la sombrilla tomando el sol, cuando se acercó una amiga de mi tía:

- Oye, ¿y ese perro?
- Ah, se lo regaló Paco al niño por las navidades (¡ZAS!)
- Pues es una monada
- La verdad es que sí. A mí no me convencía la idea, pero al final accedí a comprárselo porque le hacía ilusión.

- (…)

¡Joder! ¡Hay que ser torpe! Sólo le faltó acercarse a mi oído y decirme: “¿Te has enterado Pablo? Los reyes no existen y Papá Noel tampoco. Todo ha sido una farsa y te han engañado toda la vida.”

Por si quedaba alguna duda, al año siguiente, haciendo un belén de plastilina en clase (no entiendo cómo se dio esa situación, ya que mi colegio era antireligioso), nuestra profesora, que tenía un mal día, arremetió contra un alumno torpe, diciéndole en voz alta:

- Total… no sé para que te esfuerzas tanto en hacer a Baltasar si en realidad los reyes no existen.

Malditas revienta infancias… ¬¬


20 comentarios:

$. M. K. dijo...

Yo me enteré de que todo era una farsa a los 6 años y lo descubrí yo mismo a lo Sherlock Holmes debido a unos sucesos extraños en hábitos de mis progenitores. Empecé ha hacer conjeturas hasta encontar una explicación lógica. Si en lugar de devanarme los sesos hubiera estado jugando con los playmobil mi infancia habría sido distinta.

Por cierto, muy sutil la profesora del cole.

Un saludo!

Mery dijo...

Pues yo creo que siempre lo supe la verdad...bueno supongo que no pero no recuerdo en el momento que me di cuenta...lo que si recuerdo es que mi tia me intentó convencer una vez de que existian y casi lo consiguen, me contó una historia sobre que había visto la estrella de oriente de pequeña en el salon y que cuando se levantó por la mañana todo estaba lleno de regalos, yo le dije que imposible y ella me dijo que si que si, que yo la vi, eso te lo pude jurar. En aquella epoca yo idolatraba a mi tia y claro...pues me quedé con la duda, porque mi tia me iba a mentir??existirán de verdad?? y casi casi que me convenció.
Claro que ahora me pongo a pensar, oye tal vez vio una luz pero fijo que eran mis abuelos que la tenian encendida para colocar los regalos....reconozco que a veces pienso aún que tal vez mi tia no me mintió....

Lily dijo...

Buff a mí me lo dijeron muy chiquitita un primo al que aun no se lo perdono claramente..."¿Los reyes?? pero si es tu padre jajjaja" y aun recuerdo ese día como un trauma. Aún así yo me callé y no le dije nada a mis amigos.

Ana dijo...

Pobrecito, mira que enterarte así...y ¿que clase de profesora era esa que iba por ahí robandole la ilusión a los niños y creandole traumas infantiles a todo quisqui?
En realidad si los padres son torpes (como en mi caso) te enteras enseguida, pero no les dices nada porque entiendes que a ellos les hace ilusión que lo sigas creyendo.
Ahora los niños acompañan a sus padres a comprar sus reyes, ¡que cosas!, ¿no?
:)

JuanRa Diablo dijo...

No hay derecho hacer eso con peibolniño. ¡Muy muy injusto!

Yo no me crucé con ningún revienta-ilusiones, por lo que esa magia duró años, tantos que mi madre nos debió ver tan en la parra a mi hermano y a mí que decidió desvelárnoslo ella misma muy sutilmente.

Pero incluso hoy entre nosotros no nos permitimos deslices: son los Reyes y no hay más que hablar!!
Y seguimos poniendo agua para los camellos y nos levantamos con un nerviosismo que no veas :D

Hoy me extraña que mi hijo, que es muy de resolver dudas no se cuestione nada. Ni una sola pregunta. Me da la impresión de que no se lo termina de creer pero prefiere vivir esa ilusión.
Genético! :p

Feliz día, peibol!

PD. ¿Has visto el título del blog 70's? :)

El Zorrocloco dijo...

Que no te has enterado, hombre, que sí que existen, pásate por mi blog. Si es que estamos coordinados... XDDDD

Haciendo muuuucho memoria... Creo que me enteré en clase, y llegué a casa muy indignado, no porque no existieran los reyes, sino porque me hubieran mentido. Muy digno yo incluso de pequeño XDD

Naar dijo...

¿cómo? ¿que no existen? ¿entonces no me van a traer un carro lleno de dinero? ¡mierda!

yo no recuerdo bien cómo me enteré. ni primemayor intentó joderme la ilusión siendo yo muy pequeña (con 3 o 4 años) pero como siempre fue cruel comigo no le hice mucho caso. igual lo decía sólo por joderme. luego en el pueblo de mi padre las niñas de allí me jodieron de todo la ilusión y recuerdo que le dije a mí madre que en qué más me habían mentido. los reyes me importaban un cuerno, el asunto es que nunca he tolerado la mentira...
en fin, sean quien seas, ojalá repartan muchas cosas.

José Luis dijo...

A mí me lo contó mi hermano, que me lleva casi dos años. Recuerdo la sorpresa mezclada con vergüenza y sobre todo que tuvimos que inventarnos una historia creíble para que no le echaran a él la bronca de haber desvelado el secreto. El engaño que duró un poco más de tiempo fue la sorprendente puntería de los Reyes, que milagrosamente conseguían lanzar a un balcón de un 3er piso un puñado de caramelos, año tras año...

Natalia Ortiz dijo...

Vaya... qué mal!! La verdad es que tenían que haber tenido más ojo. No tuvieron ninguna delicadeza, así con sinceridad.
Me he encontrado tu blog en el de Ana (Bohemio Mundi), y tiene buena pinta ^^ así que te sigo!
Si te pasas por mi blog, espero que te guste.
Un saludo!!

Natalia Ortiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sara dijo...

Jajajaja, joder con tu tía, ¿no? xDDD Sutilidad ante todo....La verdad es que yo a veces pienso que los niños se tienen que hacer muuucho los tontos, porque hay cada padre por ahí que tú dices: joder, disimula un poco!! Pero bueno, al menos no llegaste a los 13 años pensando que los reyes aún pasaban con los camellos por tu casa (que oye, eso pasa xDDD) Besos!

Loco dijo...

Pues yo debo de ser de los pocos en los que sus padres se lo dijeron sin tapujos. No recuerdo que edad tendría (creo que unos (8), pero no me dejó marca ninguna ni me traumatizó.

Pero en algo te doy la razón, yo que trabajo con niños, ahora sé que no se debe de romperles la ilusión con este tipo de cosas. La infancia es lo mejor que tenemos y la pasamos, en la mayoría de los casos, sin más pena ni gloria.
¡Con la de problemas que nos ahorrabamos!

P.D: un día contaré las cosas que se escuchan en clase cuando los niños hablan de los Reyes Magos, del Ratoncito Pérez y demás seres fantásticos de este mundo de diosa.

Cintia Fuentes Sánchez dijo...

una entrada muy buena! xD

Aitor Maiden dijo...

Yo me enteré a los 9 y me hice el tonto un par de años mas (como la mayoría supongo).

P.D.: Al abrir tu blog y ver el título del post, he tenido que cerrarlo de inmediato. La razón: mi hermano pequeño está aquí conmigo.

peibol dijo...

$.M.K:

Creo que muchos pensamos lo mismo; si en vez de indagar nos hubiéramos estado quietos, otro gallo nos habría cantado. Supongo que la curiosidad infantil es inevitable... ;)

Mery:

Yo también le intenté mantener la ilusión a mis primas pequeñas varios años, hasta que ya fue imposible. Igual que te pasó con tu tía, ellas dudaban, pero... ¿por qué iba a mentirles yo? :p

Lily:

Hay mucho cabrón suelto, incluso en la propia familia XD, y por alguna razón, los niños mayores sienten la necesidad de largarlo, como si así demostraran más madurez. :s. Enhorabuena por haberlo sabido guardar para ti; no todo el mundo lo haría. :s

Ana (gato):

A esa profesora la odiaba a muerte en aquel entonces… y haciendo memoria veo que no me faltaban motivos. XD Mis padres eran muy torpes, y los dos ejemplos que pongo no fueron sino dos de las muchas veces en que fueron descuidados. :s Estas navidades tuve que pelear a mi tío por hablar de las compras de navidad delante de mi primo pequeño; çel defendía que a esa edad no se entera, y yo le conté cómo me había enterado yo, y por qué tenía que ser prudente, pues aunque parezca que no escuchan, se están quedando con todo. :s

Lo de que los niños acompañen a los padres a comprar me parece un sacrilegio y un sinsentido.

JuanRa:

Si te digo que no me extraña nada que JuanRa, el niño grande creyente, estuviese en las musarañas hasta una edad vergonzosa, no te extraña, ¿verdad? XD

Chapeau por esa política de hablar de los reyes en presencia de niños, que como le digo a Ana, los niños se quedan con TODO. Tu hijo debe andar ya con la mosca detrás de la oreja, y pronto pasará a ser el que finja para mantener la ilusión de sus padres. :p

PD. Entré en el blog 70´s. ¡Qué casualidad! :D

Zorro:

Te pega eso de haber vuelto indignado. Te veo abofeteando a tu madre con un guante por la ofensa, para así ajustar cuentas. XD. Me perturban los colores de Baltasar.

Naar:

¿Por qué esa maldita manía de ir jodiendo las ilusiones? ¡Arg! :s
Al final yo creo que lo que más nos duele es ele engaño, y no el hecho de los reyes en sí; al fin y al cabo, seguimos recibiendo regalos, ¿no?


¡Saludos!

peibol dijo...

José Luis:

Jajajajajajaja. ¡Qué bueno! :D Yo me llegué a preguntar cómo harían para comer galletas y leche de todas las casas sin morir de empacho. En mi casa, para darle más realismo, el cubo de agua para los camellos amanecía volcado. :D

Natalia Ortíz:

Me alegra que te guste mi blog. Pásate por aquí siempre que quieras. Ahora mismo voy a visitarte ;)

Sara:

Sí, lo de la sutilidad no lo tiene muy trabajado, la verdad. Hay padres muy torpes… pero también niños my poco despiertos; lo malo es cuando padres torpes tienen hijos listos. XD

Loco:

¡Claro! La infancia es la época más determinante que tenemos, y también la más corta. Es donde creemos en la magia y lo imposible y cuando descubrimos el mundo que nos rodea. ¿qué necesidad hay de adelantar el crecimiento? :s

¿Para cuándo esa entrada? ¡Queremos más post sobre las ocurrencias de tus niños! :D

PD. ¿Por qué crees que es una Diosa y no un Dios? Seguro que tienes una buena explicación… (huelga decir que soy ateo hasta la médula, así que no tengas miedo a contestar XD)

Cintia Fuentes:

Gracias. ;)

Aitor Maiden:

Es lo que le digo a JuanRa, llega un momento en que pasamos a ser nosotros los que fingimos para mantener la ilusión de nuestros padres.

Siento mucho el desliz del título. Estuve pensando en poner otro título por si acaso, pero luego pensé que quien me lee no son niños, así que no habría problemas. En serio, pido perdón por lo que podría haber pasado. :s


¡Saludos!

Anónimo dijo...

pues yo me cago en tu tia materna.he dicho

Loco dijo...

Jajjajajjajaajja.
Lo de Diosa es por un personaje de un cuento de Terenci Moix. Y me hizo tanta gracia, que me lo he apropiado.
Y yo soy más ateo que el Papa.

Pecosa dijo...

Yo no recuerdo cuando me enteré... Hoy le he preguntado a mi madre y me ha dicho que en el cole, pero yo la verdad es que no recuerdo nada. Será que no me traumatizó tanto, o que ya tenía mis sospechas. Sí recuerdo una Noche de Reyes en las que oí a mis padres envolviendo los regalos mientras se tomaban el whisky (se oían los cubitos de hielo) que les habíamos dejado a los Reyes.


Con mi hermana fue distinto. Ella sospechaba de Papá Noel, así que le dijo a mi madre: "mama, Papá Noel existe?" y ella le contestó "no, y los Reyes tampoco". Toma ya.

peibol dijo...

Anónimo:

Yo no lo hago ahora porque ha pasado el tiempo y la mierda me da asco XD, pero lo hice en su día. Y mucho.

Loco:

No hace falta que jures el ateísmo, igual que no hace falta que lo haga yo tampoco, pero lo advertí por si acaso creías que tenías que andarte con pies de plomo o algo… ;)

Pecosa:

Mis padres eran (y son) tan poco discretos, que lo sorprendente es que no me enterara antes. XD
Veo que tu madre no se anda con chiquitas. ¿No aprovechó para explicarle también cómo el mundo estaba gobernado por las multinacionales y las guerras, y que en realidad los buenos nunca ganan? XD Ya puestos…

¡Saludos!