Translate

lunes, 20 de abril de 2009

Día 5 – Moma y Soho

Esa mañana fuimos al Museo de arte moderno de Nueva York (Moma), que es el que más ganas tenía de ver, y sobre el que más me había informado antes del viaje. En las primeras plantas había mucho de lo que yo llamo “Me voy a reír en tu puta cara, porque como tengo un padrino en el mundo del arte, voy a conseguir que me cuelguen cosas como folios enmarcados” (no es broma, eran folios sin más), pero a partir de ahí todo fue a mejor… ¡Y tanto que sí!

Vimos obras de Toulouse Lautrec, Klimt , Gauguin, Pollock, Matisse… y por supuesto Picasso, que con todo lo que tenían de él, podrían haber hecho un museo independiente. Me extrañó que no hubiera mucho de Roy Lichtenstein y Andy Warhol, pues tratándose de una de las mayores colecciones de arte moderno del mundo, era de esperar un poco más de representación de los máximos exponentes del pop art. Por contra, descubrí obras de Edward Hopper que no sabía que fueran a estar ahí, y eso me alegró el día. De todas formas, me sentí un tanto engañado, porque no fui advertido de que dos de los cuadros más emblemáticos del museo, estaban en ese momento “de gira” ("La noche estrellada" de Van Gogh, y "La persistencia de la memoria", de Dalí); resulta un poco fraudulento que mucha gente acuda allí atraída por los mismos, para luego enterarse si pregunta (que si no, me hubiera quedado con la duda), de que se los han llevado. La mujer de información me sugirió que fuera por allí en cuatro meses, que estarían los dos, y le dije cambiando mucho las palabras, que yo no cago dinero, así que no lo veía muy posible. Cuando al día siguiente fuéramos a otro museo, nos pasaría exactamente lo mismo: Ni rastro del desnudo de Modigliani o la visión de Paris de Chagall… ¡Gentuza!

Esa tarde nos dedicamos a callejaear por el Soho y las zonas adyacentes, y nos quedamos alucinados con los escaparates de las tiendas; ya mi tía nos había dicho que allí se los curran mucho, y no le faltaba razón. En los grandes almacenes Macy´s, por ejemplo, estaban todos llenos de flores frescas y figuras gigantes, y en algunos comercios era tanta la decoración exterior, que llegaba a costar saber qué es lo que vendían.

Hablando de vender, es curioso el modo que tienen de administrar los medicamentos en los supermercados, que suelen tener una parte de farmacia. Compramos una droga un fármaco prohibido en España, que básicamente hace que caigas dormido como si te hubieran dado un palo en la cabeza, a ver si así el viaje de vuelta se nos hacía más llevadero; y nos fijamos en que las cosas que necesitan receta, se venden a granel, es decir, que si necesitas un medicamento particular te venden la cantidad estipulalda por tu médico, ni más ni menos, y si se te cae una pastilla por el desagüe, te jodes.

Allí, como en todos lados, había quien hablara español, y es que llegas a preguntarte para qué demonios estudias idiomas si hay hispanos hasta debajo de las piedras. En el sector servicios hay un porcentaje de inmigrantes del tropecientos por ciento, y en más de una ocasión te vuelves loco buscando esa palabra en inglés que no terminas de recordar, para encontrarte con que el que te atiende es de Guatemala. Llegaba un punto en el que, según lo morenos que les viéramos, les hablábamos directamente en castellano, y el 90% de las veces respondían con naturalidad. Después está el extremo de mi madre, que le hablaba en español a todo el mundo, sin discriminaciones, aunque llevaran escrito en la frente “Born in the USA”; y a pesar de que le respondieran en inglés, ella seguía hablándoles en español, llegando a desesperarse si no le entendían. Es de las que llevan grabado eso de que “El cliente siempre tiene la razón”, y sostenía que más valía que espabilaran, porque si no hacían un mínimo esfuerzo por entenderla, se iba a otro sitio, que ella no estaba para hacer el ridículo con su inglés de todo a 100. Di que sí.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, que pena que faltaran esos dos cuadros, ya que no todos los días podemos (por lo menos en mi caso) tener un Dalí enfrente (y especialmente esa pintura); por suerte hubo muchas otras para disfrutar.
Te cuento que siempre quise conocer una de esas grandes tiendas americanas; que por ahora sólo he visto en películas, me imagino que se debe poder pasar el día recorriéndolas.
Besos. Ana

Chocolatecontrocitos dijo...

Es verdad, te haces la idea de verlo, por que "está allí" y luego resulta que está de gira, como bien dices... puf, qué put...
Eso de los medicamentos lo había oído, te jorobas si pierdes alguno pero verdad que aquí, a veces, la gente guarda en el baño un almacén completo....
Qué pedazo de viaje te has pegado... qué envidia....

JuanRa Diablo dijo...

Ya me hago una idea de cómo tu familia y tú estuvisteis afilando colmillos de antemano para hincarle bien el diente a Nueva York y sacarle todo su jugo. Qué intenso todo!
Y si te faltaron cuadros por ver será para que haya aliciente en un futuro viaje (quizás ya con hijos y ronchas?)
No veo descabellado que algún día no haga falta saber inglés para comunicarte en todos los USA. Parece que tu madre dejó las cosas claras para que así sea. :P

Dispuesto quedo para patearme el sexto día.
Saludos.

peibol dijo...

A Ana:
Pues sí, una pena, sobre todo porque no sé si llegaré a verlos algún día, y casualmente son dos que me encantan; pero bueno, como dices tú... pude disfrutar de otros, así que bien ;)

Efectivamente se puede pasar el día recorriéndolas, y aún así, siempre te parece que te quedan cosas por ver

A Chocolatecontrocitos:
Es eso, que por una parte es un quebradero de cabeza para los desastrados, pero también un modo de asegurarse de que la gente no se automedique a la ligera, ni consuma cosas en mal estado.

A JuanRa Diablo:
No sabes tú cuánto :p. El viaje del futuro me lo reservo a "con pareja y la piel lisa", pero ya se sabe que no se puede decir "de este agua no beberé", ¿no?

En realidad no se hacía muy necesario, porque si no te entiendes con una persona, siempre puedes acudir a otra.
Ya puedes patearte el sexto día señor Diablo :p.


¡Saludos a todos!

Peter Pan dijo...

ja,ja,ja dile a tu madre, que hable muy despacio que asi la entenderan :) (es de un chiste...)
Pues si, en todo USA la verdad que no hace mucha falta el ingles. Con el castellano vas mas que sobrado :P

peibol dijo...

Si es que no se para qué nos molestamos en aprender inglés. Total... XD