Translate

martes, 16 de junio de 2009

Millonarios en crisis

El otro día pusieron un reportaje que, según supe luego, tuvo aún más audiencia que los pesos pesados de la competencia; de modo que fueron más los que vieron la copia de callejeros el programa de reportajes de la uno, que quienes se decantaron por el refrito de Aquí no hay quien viva “La que se avecina” o el show de Hugo Silva y Mario Casas “Los hombres de Paco”. TVE ofrecía en su “Comando actualidad”, una visión de cómo afectaba la crisis a los más pudientes.

Para ello, visitaron casas de ricos y muy ricos, algunos de los cuales estaban muy inquietos por la posibilidad de tener que renunciar a la vida acomodada que llevaban; los que de verdad están podridos de dinero, y saben que siempre lo estarán, no podían evitar mostrar lo felices y realizados que se encontraban.
El desfile de casonas con golf privado, coches de lujo, comida de gourmet y caprichos imposibles, daba envidia y grima a partes iguales; y es que una cosa es acomodarte a vivir bien porque te lo puedes permitir, y otra es ser gilipollas y derrochador. Uno de los matrimonios a los que entrevistaron en Marbella, contó que cuando el dinero fluía a borbotones por la ciudad, los nuevos ricos perdieron la cabeza y malgastaron sus fortunas como si fueran infinitas; llegados a la situación económica actual, ahora recurrían a ellos, para pedirles cantidades desorbitadas con las que solventar sus malas gestiones.

Por donde no pasa la crisis es por quienes tendrían que vivir mil años para gastar todo lo que tienen, y en consecuencia, se ven "obligados" a comprar sólo lo más caro y exclusivo, aún cuando la relación producto-precio es del todo inconsistente, como en el caso de teléfonos móviles a 32.000 euros (y a mí que me parecía caro el iPhone…).
La máxima personificación del despilfarro más gratuito, la encontramos en un hombre que monta unas fiestas en la playa acojonantes, con colchones en la arena y cientos de “amigos”, y que se gasta sumas indecentes en carísimo champán… para dispararlo con una pistola de agua ¬¬. De hecho, llegaba a decir que él ni siquiera bebía, que lo que compraba era la botella, pero lo de dentro le daba igual, y algo debía hacer con el líquido. El ¿cerebro? detrás de ese razonamiento tan inconsistente, era un anticristo de la lujuria que llevaba una camiseta con el lema “Hot macho”, muy consciente de su poder de seducción; el que reside en su cartera.
Mientas hablaba con el reportero, animó al mismo a echarle un repaso a sus putillas conejitas; lolitas muertas de hambre, que a cambio de una parcela de buena vida, ríen histéricamente huyendo (y a la vez disfrutando) de sus descargas de champán… y de lo que no es champán imagino que también.

Uno de los momentos estelares del programa fue la conversación en una de las casonas, entre reportera, señora y asistenta:

-Señora: Ella es Rosa, que lleva trabajando aquí 16 años... mucho tiempo... Y muy bien, ¿verdad?

-Asistenta: Sí sí... muy contenta (cualquiera se atreve a decir lo contrario con una cámara enfocando)

-Reportera: ¿De dónde es usted, Rosa?

-Señora: De Guinea Ecuatorial - se apresura a contestar la otra.

-Reportera: ¿Y cuánto tiempo lleva aquí, Rosa?

-Asistenta: Veintipico años (esta vez responde por sí misma)

-Señora: Si es de la familia ¿eh? Rosa es una parte importante; le consultas cosas... (¡Y además sabe dar la patita!)

-Reportera: ¿Sí? ¿Qué cosas le consulta?

-Señora: Pues no sé… cosas… problemillas de esos de todas las familias.

-Reportera: ¿Se dirige a usted como Señora?

Las dos se apresuran a decir varias veces que sí; Rosa con los ojos más abiertos y ella con cierta sonrisa de satisfacción:
Sí sí, sí sí sí Sí.

-Reportera: El trato de señora es importante…

De nuevo un sí al unísono, al que Rosa se adelanta brevemente.

-Señora: Yo creo que es importante, porque nos conocemos mucho y nos llevamos muy bien, pero el trato siempre…no sé… creo que es importante mantenerlo (unidireccionalmente, claro, que una cosa es decir que es de la familia, y otra que "el servicio" se coja confianzas).

A pesar de las muestras de ostentación y frivolidad recogidas a lo largo de todo el programa, el fragmento que más repercusión ha tenido ha sido la intervención de Carmen Lomana, de profesión… millonaria; la entrevistaron mientras compraba en una boutique de lujo, y además de dejar evidencia de que las infiltraciones de botox deben hacerse con cuidado para que no lleguen al cerebro, nos regaló perlas como estas:

-¿Cuántas piezas (de ropa) puede tener en casa, Carmen?

Uy! Muchísimas… Hay algunas de hace muchos años… pero no te creas, a veces no me las pongo, y de repente, me pongo algo que tiene 5 años (¡¡Como los pobres tía!!)

-¿Cuántos armarios tiene en casa?

-No tengo armarios; tengo habitaciones.


-(…)

– ¿Este cuanto puede costar? (un reloj de lujo)

-¡Esto no es un mercadillo para estar dando los precios!

-Pero hay gente que necesita saber cuánto vale para ver si se lo puede llevar…

-Pues vienen, ven cómo les queda, si les gusta, y entonces deciden.

-¿Se ve comprando por ejemplo Carmen, en un rastrillo?

(Mirada perdida al intentar buscar esa palabra en su base de datos)

-O en un mercadillo -se apresura a añadir la reportera, para ponérselo más fácil.

-¿En un mercadillo? ¿De esos que hacen en los pueblos? Me divierte mucho, pero la verdad es que no he ido nunca ¬¬ (frase claramente inspirada en la pifia más célebre de Sofía Mazagatos); debe ser muy divertido (¡Buff! No sabes cuánto; comprar ropa interior en la calle, debe ser como ir a Disneylandia).

Aunque sin duda, la frase que más vueltas ha dado en los zappings y la red, ha sido la de las clases de pobres que hay, y el modo en que estos afrontan la situación:

...el pobre de siempre, que ha estado pidiendo y tal, bueno… está acostumbrado; lo peor es la pobreza en las personas que bueno… han tenido un trabajo, viven bien, y de repente se encuentran que les embargan la casa, que no tienen paro, ¡Ay! Unos dramas…

Acto seguido habló de cuánto le gustan sus nuevos zapatos.



Alguien debería explicarle que los pobres no se generan espontáneamente, y que haya o no haya crisis que pueda desembocar en la autodecadencia, muchos de ellos vivían de forma digna antes de perderlo todo.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno es que yo alucino en colores. Lo peor de todo es que esta gente esta acostumbrada a ser así, a comportarse así y lo ven tan normal, tanto que la ordinaria eres tu por no ser como ella. Alucinante en serio. Yo creo que lo que nunca hay que perder es la cordura y tener los pies en la tierra. No nos vamos a engañar, todos hemos soñado con ser ricos, lo hemos soñado y lo soñamos pero nuestra idea es en plan tio gilito, que estaba podrido en pasta pero se dedicaba a salvar vidas etc...yo como esa señora no quiero ser ni muerta vamos.

Mery

Nils dijo...

con lo sencillo que es ser un millonario decente y siempre hay imbéciles derrochando...

El extraño desconocido dijo...

Al menos estos subnormales gastan el dinero. Los millonarios tacanyos son todavia peores!

En fin, sea como sea, estos videos mejor ni verlos porque siempre por un motivo u otro esta gente me toca la moral.

Saludetes VArios

peibol dijo...

A Mery:
¡Me ha encantado tu comentario! De pe a pa... ¡Sí señor! :).
Yo también estoy de acuerdo en que por muy entullado que estés, y al margen de lo que hagas con tu dinero, hay que mantener siempre los pies en la tierra, porque si no, se acaban diciendo barbaridades como las de esta señora.
No nos engañemos, si tuviéramos dinero seguro que también nos permitíamos caprichos; pero derrocharlo por gusto (como en el caso del champán) cuando sabes que otros lo necesitan, me parece estúpido e inmoral.

Un beso nené... y a ver cuándo sale ese guión de cine con el que sacarnos de pobres XD

A Nils:
¿Son cosas mías, o percibo tono irónico en tu comentario? XD
A ver, como le digo a Mery, es obvio que si tienes dinero te des caprichos, pero malgastarlo tontamente me toca las narices; no es ya una cuestión de que tengan que donarlo porque sí (que podrían), sino que coño... un poco más de sentido común, y menos de frivolidad.

A El extraño desconocido:
Ahí tienes razón; más triste son los casos de multimillonarios rácanos, que viven como pordioseros, pero le dejan su fortuna a los gatos...

Mi tío, que es abogado, llevo la herencia de un hombre entullado hasta lo último, y que sin embargo comía bocadillos de sardinas para no gastar. Murió como un mendigo.

Por cierto, me he fijado en varios comentarios, que no escribes con eñe... ¿en qué país estás? :o


¡Saludos!

Io dijo...

Pues siempre se puede recurrir a las frases lapidarias para estos casos: "Seguro que no son felices", "Era tan pobre, tan pobre, tan pobre que sólo tenía dinero", etc.

Lo que yo le preguntaría a esta dama (imagino que el dinero otorga ese título a quien no necesita demostrarlo) es si se ha molestado en hacer una encuesta entre los pobres de toda la vida para afirmar que "ya están acostumbrados", porque dudo mucho de que se haya acercado a menos de 50 metros de ninguno.
También le preguntaría el nombre de los periódicos que se lee por la mañana, no sea que el "Vogue" y el "Hola" hayan pasado a la categría de periódicos y yo no me he enterado.
También me gustaría saber si guarda el queso manchego en esa sortija, porque yo tengo una quesera que creo que es más pequeña.
Y por último le recomendaría una operación en las cuerdas vocales, porque con esa voz parece un travesti.

Es increíble lo dañino que puede resultar el dinero cuando toma posesión de uno.

Gracias por pasarte por mi blog.

Besos.

P.D. A mí me daría repelús si una empleada me llamase señora. El trato, como dice la prójima, hay que mantenerlo siempre. Pero el trato humano, no el que fomenta el servilismo.

Anónimo dijo...

Hola, la verdad que con esta gente no sé si reírme o llorar, a veces no puedo creer el mundo de fantasía en que viven y la forma de pensar que tienen (insólito!), pero como dicen por ahí: "el que tiene plata, hace y deshace".
Muy bueno el chiste de Quino, son mis preferidos. Besos. Ana

Io dijo...

Se me olvidaba. Me encantan tus ovejas :D

JuanRa Diablo dijo...

Gilito empezaba por Gil.
Luego llegaron los Gil y pollas ( o los Gildeánforas que les llamo yo)
Me imagino perfectamente a la Maripili del video viendo plácidamente el reportaje en la tele y exclamando lo monísima de la muerte que iba, y, por supuesto, sin analizar lo más mínimo nada de lo que dijo.
Vivir para ver...

A veces me he preguntado cómo cambiaría mi vida si de repente me convirtiera en multimillonario. ¿Me volvería así? ¿Hará el exceso de dinero mutar a uno en un ser tan vacío?
Porque lo que a mí se me ocurre es que si diariamente el dinero en el banco ya me rentara un sueldazo, antes que ir disparando litros de champán me divertiría mucho más ver la cara de gratitud de gente a la que podría ayudar. Aunque no les solucionara la vida, pero qué maravilla poder saldarle una deuda a una familia así, por la cara, o vestir y alimentar a un mendigo una semana o pagar una ortodoncia o una operación a un niño sin recursos, o yo que sé, mil cosas.
En serio, más divertido que llenarse los dedos de oro sí me parece.

PD. Las pifias no tienen desperdicio :D

Anónimo dijo...

Pablo eres un pelota.... ;-)

Mery

peibol dijo...

Io:
Frases lapidarias y tópicas, y que sin embargo tienden a ser verdades como una casa, especialmente la de "ser tan pobre que..."; la pobreza de espíritu me espanta, y abunda casi tanto como la económica.

Como decía Susanita, la amiga clasista de Mafalda, "los pobres lo son porque quieren, porque si no, comprarían casas mejores y no esas chabolas"; es un claro ejemplo de la burbuja de irrealidad en la que viven las personas pudientes, que no son capaces de ver (o no quieren), que hay mundo más allá de El corte inglés.

Yo también me quedé perplejo con lo de los periódicos... una persona que leyera dos cada mañana, aunque fueran de los más sesgados, no podría pensar así.

Lo del trato de tú o ústed, lo contemplo cuando se da entre las dos partes, al margen de la posición laboral de cada uno; desde que uno lo respete y el otro lo viole, es "el señor" el que está siendo maleducado.

Un saludo, y espero seguir viéndote por aquí ;)

PD. ¿Verdad que las ovejas son geniales? :D

Ana:
Quino es un genio; algún día debería dedicarle una entrada como Dios manda... o como ya he hecho aquí, rescatar más viñetas suyas para mis escritos.

En cuanto a lo de esta señora... estoy convencido de que tanto botox la ha dejado tonta; no encuentro otra explicación.

JuanRa Diablo:
Seguro que sí; de hecho, lo más que habrá mirado es si se le ven arrugas en los primeros planos.

Yo siempre he pensado que sería un buen millonario, porque tengo la dosis justa de vanidad y la parte necesaria de altruísmo, como para darme algún capricho y vivir con menos preocupaciones, sí, pero también para hacer de este mundo un lugar mejor; no podría hacer lo del gilipollas de la pistola de agua sin sentirme imbécil, sabiendo que con ese dinero que estoy tirando a la basura, podría salvar vidas.

¡Qué mundo!

PD. ¿Gildeánfora? ¿What?

¡Saludos!

El kioskero del antifaz dijo...

joer... se me ha metido el comentario que iba en esta entrada en la de los testigos de Jehova.

No sé donde tengo la cabeza. Imagino que tanto rico en crisis me han dado tanta, pero tanta pena... que me he descolocado ;-) Ja!

El extraño desconocido dijo...

En Alemania. Bien es cierto que podria cambiar el teclado al modo español, como acabo de hacer, pero luego lo que me pasa es que no encuentro los signos de admiración, interrogación, entrecomillado...

Buena observación, my friend!

Anónimo dijo...

El video no tiene despercio. Bueno como dijeron en un comentario anterior, por lo menos sigue gastando y aportando dinero. Para ella no hay crisis. Percibo que cada vez que le preguntan que hace en el día a día,o como se organiza su jornada sale como muy a la defensiva("Siempre hay que hacer gestiones"). No sé, es díficil que se ponga en otras situaciones,cuando ha crecido y se ha rodeado de gente como ella. Da bastante pena la verdad...

Anónimo dijo...

Por cierto,en el comentario anterior se me olvido firmarejeje

Lucyinthesky

peibol dijo...

Mery:
(No había visto tu segundo comentario)
De pelota nada, es que me gustó, en serio. Desde luego... ¡Encima que te digo cosas bonitas! XD

El kioskero del antifaz:
No pasa nada; ya la leí, y te la comento allí de todas formas. ;)

El extraño desconocido:
¿Has visto? No se me escapa una :p. Es que me había quedado con ese detalle en más de una ocasión, y claro.. dos o tres veces pueden ser casualidad o dislexia, pero a partir de ahí hay que sospechar ;)

¿Cómo es que andas en Alemania?

Lucyinthesky:
Sí, pero gasta poquito por solidaridad... ¡Si es que es más buena! Seguro que cuando pasa delante de una maruja, se tapa las joyas por ética, para no despertar envidias y frustraciones.

Lo de ponerse a la defensiva es cierto, pero fíjate que igualmente da una respuesta de lo más ambigua... y es que no es fácil decir que se dedica a tocarse las narices y estar guapa...

¡Saludos a todos!

Indo dijo...

ay, madre, los pobres... jejejeje
yo es que soy de la idea de que todos estos irán como mínimo al infierno. es inmoral por completo gastar, perdón, derrochar cantidades descomunales en cosas que no se necesitan, que no se sabe ni lo que son.
creo que todos tenemos derecho a la dignidad, a vestir o calzar lo que nos guste y a tener una casa decente. todos deberíamos tener acceso a esas cosas básicas.
pero el derroche, tener sirvientes (ojo a la palabreja), el gastar miles de euros en tirar champan o en infiltrarse botox o en pieles y joyas me revuelve las tripas.
uf, no voy a extenderme que me enciendo, pero bueno.
me ha gustado mucho el post.
un beso.

Fran dijo...

Bueno, queremos capitalismo a saco y ahi lo tenemos, lo malo es que la mayoria de esta gente no ha llegado ahi por sus méritos ni por su profesión ni por supuesto por su cerebro. Yo, no sé, creo que eso de los despilfarros, llegando a un nivel debería mostrarse, no como mira que tontos y que extravagantes son, sino mira que hijos de la gran puta con lo que podrian ayudar con un minimo esfuerzo.

JuanRa Diablo dijo...

Sí, sí, gildeánforas, como lo oyes. Es una expresión mía.

Y sí, sí, una entrada sobre Quino. Es único dándole al dibujo y a la cocorota.

peibol dijo...

Indo:
Lo curioso es que cuando le preguntan en qué trabaja, saca las uñas y da evasivas, pero luego no se corta un pelo en lo demás; se siente cómoda pregonando su poder adquisitivo, pero no admtiendo que se rasca la barriga todo el día.

Como digo, me parece normal que la gente que se vea desbordada de dinero se de ciertos caprichos, pero cosas como lo del champán para disparar o el móvil de los cinco millones, me parecen que es como decir: "Fíjate, tengo este dinero que no sé en qué gastar, y en lugar de hacerlo en algo útil, sea para mí o para quien lo pueda necesitar, voy a tirarlo a la basura... porque yo puedo".

Fran:
Llevamos años oyendo que el capitalismo es el cáncer de nuestra economía, que el sistema no se mantiene por ningún lado y que hay que reformularlo; tras el boom de la crisis se insistió en esta última idea, y al final resulta que si no gastamos dinero... nos vamos todos a la mierda. Creo que lo mejor va a ser hacer borrón y cuenta nueva; iré llamando a los extraterrestres para que vengan ya a destruir nuestra civilización.

JuanRa Diablo:
No, si asumo que es una expresión tuya XD, sólo que por más que lo pienso, no termino de entenderla; ¿un ánfora no es una especie de vasija? :o

Me apunto lo de Quino ;)

¡Saludos!

JuanRa Diablo dijo...

Yo no sé la de veces que entraré al día a tu blog... Es que no me sacio, jeje.
Correcto lo del ánfora, pero no le busques lógica. También suelo decir:
"¡¡Me cago en San Petersburgo mártir, fundador de la Roma Imperial!!"
Y ponte a buscarle una lógica a eso!

(Si contestas a esto tendremos que pasarnos a chatear :D)

peibol dijo...

Jajajaja, tú que entras varias veces al día, y yo que recibo avisos cada vez que lo haces y escribes... mala combinación esta ¿eh? XD. Eso sí, me encanta que así sea :D. Yo le mando cojones a Sandra, o invento expresiones a partir de otras, pero todo dentro de una cierta lógica... XD

En fin. Un saludo, y entra cuantas veces quieras, que no me canso de verte por aquí ;)

Anónimo dijo...

A pesar de que ya escribí mi opinión hace unos días. Ahora me he puesto a pensar, verdaderamente no seríamos nosotros también de esa manera si fueramos ricos y millonarios?? porque la excentricidad es un rasco caracteristico en los ricos. El dinero pudre....pero que desahogado te sientes coño!!!

Mery

peibol dijo...

A ver, no te digo yo que no es posible que uno se volviera un pelín más frívolo, pero hay algo que no cambia; la inteligencia y el sentido de la realidad, los tienes o no los tienes; y esta gente NO lo tiene en ningún lado. No creo que por muy rico que fuera hicera algo como comprarme vaqueros de varios millones o decir animaladas como las que dicen.